13 cómics para sobrevivir al verano

03 vision apaisado

Sabemos por experiencia que resguardarse al frescor de las viñetas alivia los rigores estivales, así que hemos preparado una selección de títulos lo más variada posible para que nadie se quede sin la protección solar de un buen tebeo.

En la selección canina de narrativa gráfica para este verano hemos procurado que haya un poco de todo: superhéroes, temática histórica, costumbrismo, western, humor salvaje, viajeros del espacio, psicópatas creativos, memorias familiares, épica mitológica y hasta adaptaciones bíblicas. Novedades recientes para todos los gustos para leer fresquitos y a la sombra.

1. El Ala Rota, de Antonio Altarriba y Kim

01 ala rota portada

Empezamos la selección con una lectura tan impresionante que va más allá de secuela de El arte de volar (2009), donde Antonio Altarriba reconstruía la biografía de su padre a partir de su suicidio en una residencia de ancianos. Anarquista marcado por la Guerra Civil, el exilio y el regreso a una España infeliz, su peripecia vital servía para un ejercicio de memoria histórica tan poderoso que tardó en revelar su carácter incompleto. “¿Y su madre?”, formulada por una lectora, fue esa pregunta la que abrió los ojos del guionista al injusto rol otorgado a su madre, apenas un mero contrapunto beato al protagonismo masculino. En realidad, lo fácil había sido narrar la vida del padre, generosa en hechos pese a la derrota, y no la de alguien que nunca alza el vuelo por la silenciada lesión física referida en el título, pero más aún por ser mujer y por buscar refugio en la represión religiosa. Es en esa existencia muda y anónima donde El ala rota arma su complejidad y se aleja de la simple condición de secuela.

Algo parecido sucede en el apartado gráfico. Oculto durante años tras las historietas de Martínez el facha, el intenso trazo underground de Kim se hace más sutil, sabe ser despiadado en el retrato brutal de la España profunda que abre la historia; austero en la crónica final de un matrimonio nacido de la desesperación; y preciso en el tramo dedicado a la represión que el franquismo practicó en sus propias filas para perpetuar el silencio de la memoria, una página oscura de nuestra historia reciente. El resultado es un cómic que te deja, literalmente, impresionado y sin aliento.

2. María lloró a los pies de Jesús de Chester Brown

02 Maria lloró

Puntal del tebeo alternativo canadiense, Chester Brown publicó en 2011 Pagando por ello, exhaustivo relato gráfico de sus experiencias como cliente habitual del sexo de pago. Lejos del típico y poco afortunado “diario de un follador”, se erigía como alegato a favor de la prostitución realizado por alguien necesitado de ella ante su incapacidad para las relaciones estables. Tras aquella reflexión, discutible pero seria y razonada, ahora reincide en la temática desde una perspectiva sorprendente: la adaptación de diversos pasajes bíblicos. Por un lado, nos encontramos con la historia de algunas de las mujeres (Tamar, Rahab, Rut, Betsabé) que según el Evangelio de San Mateo conforman la singular genealogía de María. Un linaje de féminas poderosas que prosperan gracias a su sexualidad, algo que Chester Brown interpreta como un mensaje en clave sobre la verdadera condición de prostituta de la madre de Jesucristo. En paralelo a ese discurso se intercalan diversos pasajes (Caín y Abel, El hijo pródigo, Los talentos) donde se honra rebeldía y desacato.

Obra profusamente anotada, rozando lo conspiranoico y con la obsesión propia de su autor, el resultado arroja dos ideas muy sugerentes: la presencia en la Biblia de mujeres fuertes e independientes que desafiaban un patriarcado pretérito gracias al libre uso de su cuerpo; y, sobre todo, una lectura alternativa del libro donde se premia al insumiso y se castiga la ciega obediencia religiosa. Es ahí, en lo segundo, donde la cabeza del lector se pone del revés.

3. La Visión de Tom King y Gabriel Hernández Walta

03 vision portada guiri

El tebeo Marvel del año, una maravilla objeto de un merecido hype, ese que hay que leer aunque tu vicio por lo superheroico no sea el de antes, capaz incluso de levantar simpatías entre quienes se mantienen a distancia. Pero primero pongamos contexto. En los últimos años discurre una corriente subterránea que podríamos llamar la Marvel indie, concepto imposible y contradictorio por naturaleza pero útil para explicar rapidito la situación. Tebeos como The Superior Foes of Spider-Man, el Hawkeye de David Aja y Matt Fraction o la Spiderwoman de Dennis Hopeless y Javier Rodríguez, entre otros, tienen en común, cada uno a su manera, un retrato cotidiano de la vida del superhéroe. No es una novedad, claro, porque eso está en la raíz de los tebeos Marvel desde su nacimiento, pero el tono es contemporáneo, original y empapado de frescura. El otro contexto es el protagonista, La Visión, miembro esencial de Los Vengadores desde 1968. Un sintezoide creado por Ultrón para destruir al grupo del que, en cambio, acabará formando parte, cautivado por las emociones humanas. Aunque el personaje tiene mucha historia tras de sí, en especial su relación sentimental con la Bruja Escarlata, no es necesario conocerla para disfrutar del tebeo -primer gran acierto- porque lo que prima aquí es su condición de inteligencia artificial y su pertenencia a esa gran tradición de la cultura popular que va de Frankenstein a Hal 9000, del replicante Roy Batty al Astroboy de Tezuka.

En el fenomenal tebeo de Tom King y el melillense Gabriel Hernández Walta, Visión es un androide que anhela humanidad y una vida corriente. Para conseguirla, y ese es el punto de partida, se crea una esposa y dos hijos adolescentes, una familia de inteligencias artificiales instalada en un barrio residencial en un simulacro de normalidad de clase media. Llena de humor sutil y diálogos brillantes, a medio camino entre la comedia de enredo y el thriller doméstico, los conflictos matrimoniales, vecinales y generacionales mostrarán que intentar ser humano puede acabar resultando muy perturbador.

4. La muerte de Stalin, de Fabian Nury y Thierry Robin

04 muerte stalin

De un tebeo de superhéroes rarito pasamos a un producto del mainstream europeo que, sin apartarse de los estándares de la BD comercial, resulta de lo más afortunado. Toda una sorpresa, porque el dibujo de Thierry Robin es tan eficiente como fiel a la tradición realista a la que pertenece aunque, eso sí, el guionista Fabian Nury ofrece más garantías: un profesional en lo suyo del que destaca su asociación con Brüno (Atar Gull, Tyler Cross) o su capacidad para el género histórico (Érase una vez en Francia).

Que este sea un cómic de lectura adictiva es mérito de sus autores, claro, pero también tiene mucho que ver el material del que parte: las últimas horas de Stalin y la inmediata pugna por heredar su poder que se desata entre los miembros del Soviet Supremo. En el texto que se incluye al final, el historiador Jean Jacques Marie da con otra de las claves que hacen que el cómic funcione tan bien: “quizá no sea el relato más exacto de los hechos, pero sí el más verídico”. En un suceso envuelto de secretos, las licencias históricas son inevitables y la cuestión es armarlas de verosimilitud. Relato coral lleno de intrigas políticas, La muerte de Stalin es un absorbente juego de tronos en el Kremlin.

5. Los Ángeles de María de Roberto Bartual y Julián Almazán

05 angeles maria

Del mainstream francófono pasamos a la autoedición patria con un estimulante y divertido tebeo que se suma a la subterránea corriente de apropiación pop de nuestra cultura reciente. Se trata de una tarea necesaria pero no exenta de riesgos al requerir perspectiva de derribo y subversión más o menos sutil además de cintura con la nostalgia. Aquí, tres niños con poderes obtenidos tras una aparición mariana son entrenados por un jesuita experto en exorcismos y un grupo de monjas, las Hermanas Bastardas de Santa Teresa, cuyo brazo incorrupto fue robado por Hitler y ahora está en manos soviéticas. Ambientado en 1986 y con un estilo gráfico que remite a South Park, el tebeo se enriquece con la simulación de recortes de prensa de la época, un prólogo del doctor Jiménez del Oso o un capítulo de novela juvenil al estilo de Enid Blyton. El resultado es una simpática y fresca reinterpretación de algunos mitos pop del tardofranquismo, la transición, el nacionalcatolicismo y la España sobrenatural.

6. Museum de Ryousuke Tomoe

06 museum

Continuemos con un poco de manga para redondear el carácter variopinto de nuestra selección, y como en verano tira mucho la novela de género y el thriller policial, lo suyo es acudir directamente a un seinen con asesino en serie que, además, tiene la ventaja de ser una historia que se cierra en tres volúmenes (eso sí, el tercero aún no está a la venta, pero poco le falta).

Buen ejemplo de manga ejecutado con la limpieza narrativa propia de los nipones, es necesario reconocer que no se trata de la historia más original del mundo sino todo lo contrario: la sombra de Se7en de David Fincher (1995) aún perdura, y aquí es tan evidente como la de Saw (2004), al fin y al cabo una consecuencia de aquella. Tampoco pasa nada por eso, claro, y más cuando aquí el plus lo supone la mirada oriental para este tipo de historias, que no se anda con remilgos a la hora de explicitar violencias y perturbar nuestras miradas. Un psicópata aficionado a dejar escenas del crimen creativas (cadáveres en bloques de resina, estómagos repletos de clavos) establece un macabro juego con un policía adicto al trabajo y su familia. A partir de ahí, más o menos lo que se espera pero con un ritmo y contundencia que pide a gritos adaptación cinematográfica al estilo de la coreana I saw the devil (2010).

7. La industria de los sueños 2 Pura Fórmula de Paco Alcázar

07 la industria

Ya que nos hemos puesto cinematográficos, mejor ir al grano con esta antología de humor gráfico a cargo de una de nuestras firmas de cabecera: Paco Alcázar. Segunda antología de sus viñetas para la revista Cinemanía, nada ni nadie relacionado con el séptimo arte queda a salvo del universo trastornado propio del creador de Silvio José, el gemelo siniestro de todos nosotros. Pequeñas píldoras de delirio a base de crossovers aberrantes (¿cómo sería Amelie con música de Bernard Herrmann?), secretos de Hollywood, ucronías fílmicas, modas absurdas, evidencias de derribo y, en definitiva, reflexiones cinéfilas propias de una mente enferma.

8. Un gusano en la fruta de Rabaté

08 gusano en la fruta

Inesperada recuperación de una novela gráfica del francés Pascal Rabaté realizada en 1997, justo antes de que iniciara la portentosa adaptación del Íbicus de Alexis Tolstoi (2009) que le dio a conocer por estos lares. Curiosa mezcla de costumbrismo rural y thriller provinciano, narra las peripecias de un cura recién llegado a un pueblo donde un reciente asesinato se relaciona con el enfrentamiento entre dos familias viñateras. El suceso despierta la vena detectivesca del protagonista, pero las buenas intenciones de su investigación no evitaran que afloren los demonios locales, y es que como dice el refrán: “Pueblo pequeño, infierno grande”. Aunque quede lejos del estupendo Revienta cerdo (2013), donde un tebeo de Gil Pupila servía de inspiración para un crimen, tras el costumbrismo campechano y coral se oculta mala leche a toneladas, y eso lo hace especialmente recomendable para quienes disfruten de la crónica negra de la Francia provinciana.

9. Todos los hijos de puta del mundo de Alberto García Vázquez

09 hijos de puta

Al abrir al azar cualquier página de esta antología lo más probable es toparse con el rostro de alguno de nuestros principales políticos. El efecto, luciendo un título tan demoledor, hace que el vínculo mental entre insulto e insultado sea inmediato, y aunque la historieta inicial que lo explica no tenga políticos, la virulencia de ese humor salvaje campa libre y sin complejos por todo el libro. El responsable es el polifacético Alberto González Vázquez, que además de cortometrajes, videoclips o guiones para televisión también dibuja cómics sin saber dibujar, otro atrevimiento suicida que sumar a su humor bestia y ofensivo. Para suplir esa carencia de oficio acude a la rotoscopia y el calcado de fotografías, y lo que podría ser un desastre no solo funciona sino que también se explota como recurso narrativo.

Recopilación de material publicado en Orgullo y Satisfacción y El Mundo Today, no solo ejerce el noble arte de la sátira hacia el poder político, sino que también practica la tradición de lo grotesco. Nuestros principales líderes protagonizan historietas que se inician con una normalidad que se va deformando hasta caer en brazos de lo delirante como si esto fuera lo más normal del mundo. Pero por muy bestia que acabe siendo la propuesta final, con la irrupción de tabús tremebundos como el consumo de drogas, la pederastia y la necrofilia, aunque no lo parezca, la sutilidad está presente, como una culebra gestionando la subversión con insólita elegancia.

10. Los dientes de la eternidad de Jorge García y Gustavo Rico

10 dientes eternidad

Esta espectacular adaptación de diversos pasajes de la mitología nórdica tiene tras de sí diez años de trabajo y una complicada singladura editorial. Tuvo una primera versión publicada en 2011 que quedó inconclusa hasta hoy, a la espera de una segunda entrega que como tal no existirá nunca porque sus autores, tras el tiempo pasado desde entonces, han optado por reunir la historia completa en un único álbum y, además, redibujar buena parte de lo que pudo leerse entonces.

Aunque el mito nórdico del apocalíptico Ragnarok y sus protagonistas es familiar para los lectores de tebeos gracias al Thor de Stan Lee y Jack Kirby, aquí la perspectiva juega tanto con la épica de la batalla como con el heroísmo intimista de la menos conocida historia de Gilfy, un guerrero atormentado por la traición al que el destino reserva un papel importante. El relato pide textos grandilocuentes, y eso ralentiza un poco la lectura, pero el espectáculo visual es tan grande que hace inevitable la inmersión y el acomodo ante una rebosante ópera gráfica que se alimenta de múltiples influencias tanto del cómic (Calatayud, Kirby, Max, Breccia) como del arte pop psicodélico (Wes Wilson, Víctor Moscoso, Heinz Edelmann).

11. Alfa, Beta, Bronson de Ramón Rodriguez y José Ramón Grela

11 alfa beta bronson portada

¿Qué no habíamos puesto ninguna novela gráfica costumbrista? Pues venga. A ver, aquí el punto de partida es un género en sí mismo: chica deja a chico, chico pierde el trabajo, chico conoce chica. Vamos, la comedia más o menos romántica de siempre enriquecida con elementos cercanos: el chico trabaja en una tienda de cómics y, tras el despido, se va de backliner en la gira de un grupo de música del que fue fundador y que luego abandonó por amor, justo antes de que se convirtieran en una banda de éxito. Ingredientes idóneos para el costumbrismo generacional pero que por sí mismos no garantizan nada.

¿Qué lo hace mejor, entonces? Por un lado, hay mucha naturalidad y escasa impostura en su retrato de lo que es un grupo de gira, algo que se explica porque su guionista es más conocido por su faceta musical como The New Raemon, es decir, que conoce bien lo que describe. Por otro, el dibujo, que vale, quizá no guste a todos ni convenza de entrada por estático o por la dureza de su trazo grueso, pero que funciona bien, se atreve con todo y acaba teniendo como fruto una lectura fluida. Aunque quizá lo que más nos gusta es el buen gusto de sus muchas referencias musicales, comiqueras y, especialmente, cinematográficas, con un par de paréntesis dedicados a comentar las mejores películas de justicieros urbanos o de relaciones de pareja anómalas.

12. El olor de los muchachos voraces de Frederik Peeters y Loo Hui Phang

12 olor muchachos voraces portada

En esta casa somos muy entusiastas de los westerns rarunos, más si son colindantes con lo fantástico, así que no podíamos pasar por alto una aportación tan brillante como esta. De entrada, la presencia del suizo Frederik Peeters garantiza la exquisitez gráfica, quien tras el impresionante diseño de vegetaciones extraterrestres de Aama ahora brilla en su recreación del paisaje del Far West, en sí mismo un elemento fundamental del género. Por otro, un guión firmado por la polifacética autora de origen vietnamita Loo Hui Pang (escritora, cineasta independiente, colaboradora de Houellebecq, artista de vanguardia), de la que nada habíamos visto aún por aquí.

Western atípico ya con el protagonismo de una expedición formada por un antipático geólogo, un fotógrafo de turbio pasado y un mozo para todo, la historia está llena de múltiples matices y se desarrolla a partir de la secreta homosexualidad de uno de sus miembros pero no se detiene ahí, ni mucho menos: pasiones desenfrenadas, utopías radicales, naturaleza salvaje, pistoleros espectrales, secretos, poderes sobrenaturales y chamanismo comanche en sus dosis justas. Vamos, lo que viene a ser un tebeo rico en detalles y generoso en lo gráfico.

13. Ciencia Oscura de Rick Remender y Matteo Scalera

13 ciencia oscura portada

Y ya que vamos de géneros, acabamos con uno de ciencia-ficción desmelenada al amparo del sello Image (que tanta alegrías nos da, todo hay que decirlo) cuyo tercer volumen acaba de aparecer. La serie tiene un regusto muy de revista de los ochenta y su premisa es un poco una puesta a punto de Perdidos en el espacio (1965-1968), solo que aquí la familia es bastante disfuncional y se completa con otros personajes de ingrato carácter. Con ideas tan interesantes como la de una corporación de científicos anarquistas, la puesta en marcha de un portal dimensional aboca al grupo a un descontrolado salto entre mundos con la gracia de que nada garantiza la supervivencia de los personajes principales, a lo que se suma una imaginación pletórica para el diseño de criaturas y paisajes alienígenas. Juega la baza de un ritmo trepidante, a veces demasiado, mientras construye un musculado desmadre de realidades donde ciencia y alquimia se confunden como generadores de caos cuántico. Aunque no sea un tebeo perfecto, la ración de fantaciencia y sentido de la maravilla que propone puede ser de lo más disfrutable si uno se deja llevar.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *