Cine


clown

«The day the clown cried», a la Biblioteca del Congreso

Se trata de la gran película maldita de Jerry Lewis: una producción en la que el objeto de la comedia era tan manifiestamente incorrecto que, avergonzado, el legendario cómico decidió retener los negativos e impedir su visionado a nadie más allá de un selecto grupo de inversores que pudieron catarla, no sin notable escándalo, cuando estuvo montada.