[Crítica] ‘Caspa’ – Del chiste malo como una de las Bellas Artes.

Conocida en Instagram como La Mandanga, Noemí Rebull comparte estreno con la división papel del interesante sello Crispis Ediciones recopilando sus descacharrantes ripios ilustrados a base de juegos de palabras de diferentes iconos de la cultura pop. En su panteón de celebridades las estrellas de Gandia Shore comparten altar sin tapujos con descubridores históricos y héroes de la tele de los ochenta recién salidos del after.

En su conferencia Cómo se hacen los chistes, acaecida originalmente en la Sala Sapiens de La Casa Encendida de Madrid y recuperada hace unas semanas en el III Ciclo de Comedia Extraña de la librería La Central, el prolijo humorista gráfico Mauro Entrialgo desvelaba, como un Tamariz de la guasa, la mecánica de su trabajo. Lo hacía gracias a un pequeño grimorio manufacturado en el que separaba la “materia graciosa” en sus diferentes elementos, recogiendo la teoría de que los chistes en realidad tienen más que ver con la matemática que con la literatura, son álgebra cerebral a base de ecuaciones que estallan en forma de carcajada cuando nuestra cabeza las resuelve y encajan todas las piezas.




Dentro de esta gramática de la risa, el autor vitoriano entendía lo que llamamos habitualmente “chiste malo” como una variable de especial éxito entre los propios humoristas y aficionados al género, entendiéndolo además no como un artefacto fallido sino precisamente como una maquinaria que funciona por sublimación de lo evidente, que revienta el juego intelectual estampándose directamente en en el resorte humorístico de nuestro cogote. Si tenemos en cuenta todo lo anterior y le sumamos el hecho de que, por regla general, cuanto más restringido es el número de personas con el que compartimos los referentes del chiste será inversamente proporcional a la gracia que nos haga el mismo, toparnos con la obra de La Mandanga, alias instagramero de Noemí Rebull, es toda una alegría para nuestra generación de (pre)millenials enganchados a la iconografía pop.

Por las 44 páginas que dan forma a Caspa desfilan jamones de Björk, Falanjitos y Principotes que se dan la mano con celebrities como Ylenia, Micki Minaj, Friday Kahlo o la tumba de Johnny D.E.P. Todo ello con una estética naif sin temor a cierto trazo de MS Paint y en la que se encuentran sin temor la concisión del trazo de Kate Beaton con los memes deliberadamente feístas del pato Dolan, Spoderman y compañía.

El volumen, impreso en primoroso rosa y negro, supone la primera referencia en papel de Crispis Ediciones, “plataforma editorial al servicio de la juventud” que hasta la fecha se había centrado en conjuntos musicales de corte moderno con referencias que iban del pop delicado de Alex Casanova a la electrónica tribalista de Nistra o el garaje blacklipero de Sen Senra. Un eclecticismo que comparten seguramente con la ilustradora barcelonesa, que no duda en juntar en su galería de retratos a Pinochet o los Pxxr Gvng con clásicos de la Disney o imaginar a Sonia y Selena como agentes al servicio del III Reich, que como todo el mundo sabe, era un reno con la nariz roja.

Cuando un juego de palabras es redondo, témelo. Olvidarás para siempre el significante original y ante su significado se abrirá una nueva dimensión de posibilidades semánticas, muchas de ellas peligrosas. Por eso se persiguen los chistes: porque cuando alcanzan su perfección aurea se vuelven alquimia. Ya no son chistes, son conjuros. Y con la magia, amigos y amigas, poca broma.

¡Brexit!

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caspa

Año: 2017
Cuarenta y cuatro bocados de humor tonto para tu amigo más idiota (y querido)
Editorial: Crispis Ediciones
Autor: La Mandanga