[Crítica] Die Antwoord: ‘Mount Ninji and Da Nice Time Kid’ – Sudáfrica demente.

dieantword

Cuarto disco de los sudafricanos y nueva patada directa al estómago del buen gusto y la corrección política. Y es que Ninja, Yolandi Visser y DJ Hi-Tek, más conocidos como Die Antwoord, no quieren suavizar sus intenciones ni llegar a un público mayor domesticándose, y eso mola.

Con Mount Ninji and Da Nice Time Kid (2016) no hacen nuevos fans, pero los que comulgamos con su fórmula nos volvemos aún más acólitos de su causa. Unos héroes del recorta y pega, locos por el slang y el folklore urbano de Ciudad del Cabo (una de sus señas de identidad) que parecen salidos de un cruce posible entre Asesinos natos (1994), Domino (2005) y el cine de John Waters puesto en anfetas: a Die Antwoord se les mete dentro del saco del rap alternativo (aunque ellos sean fans de Eminem), la música rave (el Music for the Jilted Generation (1994) de The Prodigy es básico para entender su sonido), y el trap (la versión más cruda y deslenguada del hip hop).

Ahora bien, lo que realmente son es una banda de pop. De hecho, hacen su propia versión de lo que ellos entienden como música popular. Una amalgama inabarcable de referentes musicales y visuales que los hace reconocibles al instante. Algo al alcance de muy pocos grupos. Sirva como ejemplo más reciente la canción y el video de “Banana Brain”, primer single de su nuevo disco. Siete minutos de zapatilla con sustancia que ilustran un clip que parodia (el sentido del humor, otro elemento clave del imaginario antwoordiano) la noche en que supuestamente se conocieron Ninja, en su rol habitual de adulto corruptor, y Yolandi Visser, en su faceta marca de la casa de lolita viciosa.

La prueba irrefutable de que Die Antwoord son una de las mejores y más interesantes bandas de pop de la actualidad es que, como veníamos a decir antes, han creado su propio paradigma. Y lo vuelven a dejar claro en Mount Ninji and Da Nice Time Kid. Un trabajo que demuestra que eso del pastiche, normalmente utilizado en sentido peyorativo, puede ser un arte mayor.

La chicha de lo nuevo de los sudafricanos se concentra en la primera mitad del disco, y empieza con la enloquecida We Have Candy. Una invitación a pasarse al lado oscuro de la vida que incluye un mensaje envenenado a Kanye West y Kim Kardashian, y un arreglo-sample que al menos a mí –llámenme loco- me recuerda a la canción central de Flash Gordon (1980) de Queen. Acto seguido la cosa sigue arriba con la citada Banana Brain y Daddy. Esta última cercana a la mejor versión de M.I.A., con Yolandi de protagonista escupiendo ordinarieces como si se tratara de una pitufina en celo.

Las colaboraciones estrella llegan con la ralladura poligonera de Gucci Coochie y la participación de una sensual Dita Von Teese; el homenaje al rap de los noventa con Shit Just Got Real que cuenta con la voz invitada de Sen Dog de Cypress Hill (grupo fetiche de Die Antwoord); el actor Jack Black haciendo de Oogie Boogie en la gótica y teatral Rats Rule; y la de un niño de siete años, Lil Tommy Terror, en las irreverentes Wings on My Penis (referencia a una de las imágenes de promoción más famosas de los sudafricanos: los penes voladores) y U Like Boobies?.

Otros highlights de este nuevo parque de temático de Ninja, Yolandi Visser y DJ Hi-Tek son los pasajes relajados pero oscurísimos y marihuaneros de Stoopid Rich y Fat Faded Fuck Face. O ese final en lo alto casi a lo happy hardcore de I Don’t Care. Resumiendo, Die Antwoord lo han vuelto a hacer. Y lejos de repetir simplemente una fórmula, aquí lo que hacen es fortalecerla. Su chiste sigue teniendo mucha gracia. Y que dure.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

die-antwoord-mount-ninji-and-da-nice-time-kid-2016-2480x2840

'Mount Ninji and Da Nice Time Kid'

Año: 2016
Con este nuevo álbum, los sudafricanos no hacen nuevos fans, pero los que comulgamos con su fórmula nos volvemos aún más acólitos de su causa.
Artista: Artista: Die Antwoord
Sello: Sello: God