[Crítica] ‘Magistral’ – La literatura como duda, no como convicción

Entre las promesas jóvenes de la literatura española destacaba por méritos propios Rubén Martín Giráldez. Y con su segunda novela, Magistral, sigue interpelando al lector ávido de una experiencia que vaya más allá de la mera inclinación pasa-páginas.

Cierta clase de lecturas son difíciles de calificar. Son tan ambiguas, exigen tanto al lector que cualquier juicio crítico al respecto exige la total anulación de la subjetividad por parte del que las aborda. Algo imposible para ser humano alguno. De ahí el lugar común de “o lo amas o lo odias” que, si bien rara vez es cierto, en un puñado de ocasiones sirve para explicar la sensación que dejan aquellos libros que deciden transitar no los caminos habituales de la prosa literaria, sino algún terreno agreste más próximo al de la imaginación sin cortapisas o al del estilo como única condición necesaria para hacer literatura. Cuando no ambas al mismo tiempo.

Rubén Martín Giráldez es la clase de escritor que se siente cómodo transitando más allá de los caminos habituales del medio. Prosista prodigioso, siempre sumergido en mundo más acá del nuestro —que, si tuviéramos menos vergüenza, definiríamos como una mirada lynchiana hacia la peor parte del espíritu español—, ha firmado en Magistral un ejercicio narrativo sustentado sobre un monólogo interno que deja pocos asideros para el lector que busque acción en la literatura. Y está bien que sea así. Quien busque acción trepidante o un apego enfermizo hacia el naturalismo, ¿qué hace leyendo la segunda novela del autor de Menos joven (2012), la primera road movie a caballo que no es movie ni realmente es road porque es un programa de radio que es un libro sobre la arbitrariedad (o no) de la cultura? A sus libros hay que acudir sin prejuicios, con los guantes puestos, esperando dejarse los nudillos contra la cara de un rival invisible en forma de tinta y árboles muertos.

51c8DLFUPoL

Y aquí hay mucho que pelear. Magistral es todavía más adusta, exigente y difícil que Menos joven, la cual tampoco era sencilla, recrudeciendo sus formas hasta dejar al borde del abismo lo que consideraríamos las pautas clásicas de la narrativa. Aquí sí podríamos encontrar un problema para cierta clase de lectores. Al carecer de conflicto, al menos de uno evidente, el lector puede dudar de si se encuentra un ejercicio de estilo o ante una parodia excesiva. Su posible respuesta no importa demasiado, pues su público potencial sería el mismo en ambos casos: el connoisseur, el lector de raza, aquel que lee no sólo para descubrir el enésimo giro de guión, sino también para disfrutar la lectura en sí misma. Aquel capaz de leer más allá de las palabras.

Consideremos acertada la segunda tesis. Consideremos que es alguna forma de parodia. Entonces, tenemos dos posibles interpretaciones: que sea una parodia crítica con la literatura española contemporánea, alineándose entonces con el discurso de la muerte de la novela que tanto gusta en los medios, o una gigantesca parodia de cierto pensamiento arrastrado propio de los intelectuales de este país, alineándose con la idea de que tanto la lengua como la literatura son más flexibles que las tragaderas de sus gerifaltes. ¿O es acaso posible que sean ciertas las dos opciones?

No tenemos respuesta para eso. Ni siquiera tendría sentido que hiciéramos una sinopsis del libro o que intentáramos sumarizar sus tesis, sus conclusiones o sus acontecimientos; cualquier intento de alcanzar la objetividad en este libro es un ejercicio de futilidad. Los libros como Magistral, los autores como Martín Giráldez, no buscan convicciones, sino dudas: cada lector, cada lectura, debe marcar su propia interpretación. Y lo que digamos nosotros importa poco.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Magistral

Año: 2016
Una novela extraña, difícil, llevada con un pulso estilístico impecable que demuestra, al menos para cierta clase de lectores, la calidad literaria que atesora su autor.
Editorial: Edita: Jekyll&Jill
Autor: Autor: Rubén Martín Giráldez