El extraño caso del Goya de segunda mano de (posiblemente) 1991 (ACTUALIZADO)

goya

La liebre ha saltado hace apenas unas horas en Twitter: una conocida cadena de tiendas de segunda mano está vendiendo una estatuílla del Goya al Mejor Guión Original de 1991 por unos módicos 4.999 euros. Para empezar, ha costado ponerse de acuerdo acerca de quién fue el galardonado ese año. Y en segundo lugar, decidir si era auténtico.

La liebre saltó la noche del día 26 en Twitter, en la cuenta de J.P. Rodríguez: una estatuílla, aparentemente auténtica, del Goya al Mejor Guión Original de 1991 se vende por 1991 en un Cash Converters de Vitoria.

La discusión comienza porque, para empezar, es complejo ponerse de acuerdo: aunque la etiqueta pone que es el Goya a Eduardo Bajo Ulloa por Alas de Mariposa (1992), que es lo que afirma la web de los Goya, la inscripción del año 1991 podría pertenecer al año 1990, que en ese caso ganó Montxo Armendáriz por Las cartas de Alou. Enter Montxo Armendáriz.

Armendáriz enseña el Goya en su propiedad, con la placa del año 1991 y que ganó por Las cartas de Alou. Es decir, con el año coincidente en la placa parece más o menos claro que o bien es una falsificación, o bien es una copia de la fundición, creado para pruebas o para cualquier otro proceso de la producción de la estatuílla.

Pero el periodista de El Correo Oskar Belategui parece tener otra opinión.

Pese a las reticencias de Armendáriz, podría ser un error de la Academia. Se vuelve a poner sobre la mesa el nombre de Bajo Ulloa y la auténtica procedencia de la estatuílla. ¿Será genuína? Seguiremos pendientes de la inesperada y (posiblemente) última polémica tuitera relativa al cine español de 2016.

Actualización (22:56) : 

Una tuitera señala que en 1992 se entregaron estatuíllas marcadas con el año 1991: o sobraron del año anterior o fue un error de la Academia. Todas las miradas apuntan, ahora sí, decididamente, a los Bajo Ulloa.

ACTUALIZACIÓN 27-12-16: El Periódico desvela el misterio: el dueño del Goya es Eduardo Bajo Ulloa, que actualmente trabaja como camarero en un bar de Vitoria. Lo dejó en depósito en el comercio, con lo que si se vendiera (algo acerca de lo que la propia tienda tiene sus dudas) el dueño se llevaría el dinero pactado, que fijó el propio Cash Converters.

ACTUALIZACIÓN 30-12-16: Juanma Bajo Ulloa sale al paso de las insinuaciones y sospechas como solo él sabe hacerlo: enseñando su Goya y pasándose Internet.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *