[Entrevista] Bruce LaBruce: “La energía creativa y la energía sexual son indivisibles, y mi energía artística abarca ambas”

bruce-labruce-img030-min

Después de verle en La Casa Encendida, donde participaba en el ciclo Princesas y Darthvaders, me enamoré completamente de Bruce LaBruce, artista provocador y provocativo. Interactuante y protagonista de su propia obra, siempre cargada de tintes políticos, ideológicos y reivindicativos. En cambio, en lo personal, el cineasta canadiense es sencillo, humilde, humano.

Tomamos café durante más de una hora en el piso que suele alquilar Bruce LaBruce cuando recala en Madrid. Está aquí debido a su trabajo, rodando, pero no deja de ser una casualidad preciosa que su presencia coincida con la celebración del Orgullo en la capital, ciudad bandera de equidad y respeto, al menos durante estas dos semanas de festejo por la igualdad.

Ruth García (RG): ¿Cuál fue tu primer acercamiento al cine? ¿Qué películas te marcaron en aquellos primeros años y cuáles fueron definitivas a la hora de tu desarrollo profesional como cineasta?

Bruce LaBruce (BLB): A pesar de que mis padres eran granjeros, con educación primaria, eran grandes cinéfilos y amaban el cine clásico de Hollywood. Así que veíamos películas clásicas en la televisión, como las de Billy Wilder o las de John Ford. También solían llevarnos a la drive-in cada fin de semana en el verano, pero realmente no se interesaban en sí por la cartelera. Así que mis hermanos y yo terminábamos viendo un montón de películas de serie B, filmes que probablemente no deberíamos haber visto a una edad tan temprana, películas como Rasputin y La muñeca de trapo, con Zsa Zsa Gabor. También recuerdo de mi infancia las cintas de Don Knotts y Jerry Lewis, y clásicos de Disney como BambiDumbo Fiel amigo, éstas últimas particularmente traumatizantes.




RG: ¿Recuerdas el momento en que sientes que quieres dedicarte al cine?

BLB: Planeé ser escritor de ficción y crítico de cine desde muy joven, probablemente desde los diez años. Vivía en una granja aislada y sólo teníamos dos canales de televisión, así que el Late Show de los fines de semana era mi guía de cine, y tenía un gran impacto sobre mí. Veía todas las películas que proyectaban en el cine más cercano de la ciudad, a menudo dos veces. El CBC, la Canadian Broadcasting Corporation, emitía películas para adultos que yo vi siendo adolescente, como That Cold Day In The Park de Robert Altman. Cuando la vi de adolescente, la encontré tan perversa y retorcida sexualmente que pensé que debía ser así lo que llamaban pornografía… y acabé rehaciéndola como mi primer largometraje, No Skin Off My Ass (1991). 

RG: Toronto: ¿por qué sigue siendo tu base? Háblanos sobre la escena punk y el movimiento LGTB allí, cuéntame sobre los cambios y la evolución entre el momento en que te mudaste hasta ahora.

BLB: Toronto, o Bore-onto, como a veces lo llamo, es una metrópolis que ha crecido muy rápido, pero sigue siendo un poco aburrida, así que cuando estoy allí me dedico a trabajar sin tantas distracciones. Toronto tuvo una increíble escena artística, escena queer y escena punk en los ochenta cuando iba a la Universidad, algo que duró hasta principios de los años noventa. En la década de los ochenta, Toronto tenía un muy buen videoarte y una gran comunidad, y varios lugares para películas experimentales como The Funnel.

RG: Otros artistas canadienses como por ejemplo Peaches, con la que estuve charlando para Caninomag hace unos meses, y tiene una manera provocativa de expresar su mensaje en todas sus actuaciones (teatro, también…) deciden trasladarse a Berlín. Además creo que Alemania tiene una importante industria porno.

BLB: Muchos músicos y artistas de Toronto han terminado trabajando en Berlín. Mi productor de siempre, Jurgen Bruning, fue visualizador y comisario de cine en la galería de arte de Hallwall en Buffalo, Nueva York, y posteriormente vino a Toronto para buscar películas que exhibir. Vio mis primeras películas y me llevó a Buffalo para mostrarlas, y luego le pedí que produjera mi primera película en super 8, No Skin Off My Ass. Bruning ha terminado produciendo o coproduciendo la mayoría de mis películas. Empecé a ir a Berlín a trabajar en ellas a finales de los noventa. He filmado seis o siete películas en Berlín, y he hecho cuatro o cinco producciones teatrales. Susanne Sachsse, que ha aparecido en cinco o seis de mis películas, me llevó a dirigir teatro en el Teatro HAU. Jurgen Bruning y yo nos ganamos una reputación como pornógrafos con mis primeras cintas sexualmente explícitas, No Skin Off My Ass, Super 8½ (1994) y Hustler White (1996), a pesar de que las consideramos películas artísticas con sexo explícito. La etiqueta “porn” era una espada de doble filo: nos dio mucha notoriedad, pudimos exhibir mis películas en grandes festivales de cine internacionales, pero también nos marginó como meros pornógrafos, con el esnobismo que eso acompañaba. Así que decidimos abrazar nuestra identidad como pornógrafos, y Jurgen co-fundó la primera compañía porno de Berlín, Cazzo Film, a finales de los noventa, en la que dirigí mi película Skin Flick (1999). Hice tres películas para la compañía porno de Jurgen: Skin Flick, The Raspberry Reich (2004) y LA Zombie (2010). Para cada proyecto hice una versión softcore y una versión hardcore, la primera más adecuada para festivales y salas, y la última distribuida bajo títulos alternativos por compañías pornográficas.

Bruce LaBruce

RG: Has estado filmando en Madrid durante unos días y también has dado una charla en La Casa Encendida. ¿Qué piensas de la libertad cultural en ciudades como Toronto o Berlín, y también en Madrid, donde tuviste alguna que otra situación dramática en 2012 con la exposición Obscenity en La Fresh Gallery?

BLB: Toronto siempre ha tenido una actitud más liberal hacia el sexo en algunos aspectos, a pesar de que también ha tenido una gran presencia policial y una infame historia en cuanto a censura cinematográfica. Toronto siempre ha tenido una fuerte cultura gay, eran habituales los baños o saunas gays abiertas 24 horas, incluso con la crisis del SIDA, cuando San Francisco y Nueva York tuvieron que cerrar sus saunas gays. Toronto también tiene numerosos clubes de striptease para hombres y mujeres. Pero todavía no se puede comparar con Berlín, que tiene una energía sexual muy vibrante y numerosos militantes en clubes. Madrid tiene algo de eso también, pero también es una ciudad mucho más conservadora y religiosa en general.

RG: Madrid es la capital de España, un país fundamentalmente católico…

BLB: Sí, cuando expuse Obscenity en La Fresh Gallery en Madrid, comprobé la gran controversia que generó este espectáculo en el que se refleja intersección entre el éxtasis sexual y el religioso. El alcalde de la ciudad trató de cerrarla, había piquetes y manifestantes fuera de la galería, y el día después de la apertura alguien lanzó un artefacto explosivo a través de la ventana delantera de la galería. Utilicé la hostia sagrada, la oblea, como símbolo de erotismo y de censura, haciendo también de los modelos visionarios ciegos del sexo. Utilicé muchas caras famosas  y artistas españoles como modelos, por lo que el espectáculo obtuvo mucha atención. No sólo fue condenada por los católicos… ¡sino por la Fundación Francisco Franco! Pero la exposición contaba con personajes como Alaska y Mario Vaquerizo, Rossy De Palma, en general todos los estaban detrás del proyecto lo apoyaron. Manifestaron que era una necesaria como oposición artística contra la censura y el moralismo católico, con su historia anti-gay.

Bruce LaBruce

RG: Esa forma de ver el arte como oposición artística la llevas al extremo no solo el sexo explícito, sino también a través de los papeles femeninos en el porno… Háblame de todas estas particularidades de tu punto de vista sobre el sexo, el movimiento punk, el uso del Super 8, la inclusión del director en la cinta como actor y participante…

BLB: Vengo de una perspectiva queer punk o queercore, un movimiento que ayudé a crear en los años ochenta. A diferencia de la corriente principal gay y la corriente principal del punk, intentamos ser inclusivos, y no marginar de todos modos basados en raza, clase, o género. He hecho varias películas ahora que incluyen ejecutantes transgénero en escenas sexualmente explícitas. Siempre tengo personajes femeninos muy fuertes en mis películas, como forma de reacción contra el sexismo y la misoginia que encontramos en la corriente gay y punk. Los personajes femeninos de mis película son a menudo cineastas, por lo que controlan la narrativa, o dirigen la mirada de la película, la forma en que el público ve la película. Por lo general son los personajes más políticos e intelectuales.

RG: La banda sonora de tus películas es muy particular también, tú la eliges, también participas en el proceso creativo…

BLB: La música es siempre un componente fuerte en mis películas. He coleccionado bandas sonoras de películas, por lo que a menudo cojo canciones de filmes de los sesenta para mis películas. También he usado mucha música punk underground, y la he combinado de maneras inesperadas con la música romántica de Hollywood. Suelo recurrir a música hecha por gente que conozco personalmente que son músicos y que están en diferentes bandas.

Bruce LaBruce

RG: Cuando echo un vistazo a sus película, tus fotos, tus proyectos en general puedo ver claramente una intención de mantener la independencia, también en la forma en que financia los proyectos como The Misandrists (2017).

BLB: The Misandrists es una secuela de mi película de 2005, The Raspberry Reich. En esa película, Gudrun, líder de un grupo de aspirantes a terroristas, cree que la monogamia heterosexual es una construcción burguesa que necesita ser aplastada para lograr una verdadera revolución. Con ese fin, ella convence a sus acólitos varones heterosexuales a tener sexo entre sí para probar su celo revolucionario. Pero al mismo tiempo que promueve los ideales y el idealismo de la era de la revolución sexual y del pensamiento izquierdista radical, la película también actúa como una crítica a la extrema izquierda, particularmente en su tendencia a no practicar lo que predica ya su cooptación por la corriente principal como “chic radical”.

The Misandrists se refiere a otra célula de posibles terroristas, pero esta vez es un grupo de separatistas lesbianas feministas esencialistas llamado el Ejército de Liberación Femenina (FLA), cuyo objetivo es aplastar el patriarcado y marcar el comienzo de un nuevo orden mundial femenino, un mundo sin hombres. Para financiar su revolución y expresar sus creencias ideológicas, su estrategia es hacer y difundir su propia pornografía feminista femenina. La líder de la FLA es la Gran Madre, que, junto con su amante, Dagmar y otras tres compañeras, dirige un internado católico para chicas rebeldes que actúa como un frente para sus actividades terroristas. Cuando Isolde, una de las ocho niñas a su cargo, encuentra a un joven lesionado radical de izquierda en el bosque, lo esconde en el sótano de la escuela y comienza a amamantarlo para curarlo, sin que nadie lo sepa en la casa excepto su camarada Hilde, que está enamorada de ella. Cuando este y otros secretos son finalmente revelados, la casa es azotada por sus actos. Como The Raspberry Reich, The Misandrists también está ambientada en 1999 y funciona como una sátira y crítica a ciertos aspectos de la extrema izquierda, incluyendo el feminismo de la segunda ola, y como una celebración de los ideales feministas. La película tiene algo de pequeño remake de la cinta de 1971 de Don Siegel El seductor, pero también hace referencia a una serie de otras películas, incluyendo Doce del patíbulo (1967) de Robert Aldrich y la película de 1970 Bambule, dirigida por Eberhard Itzenplitz, basada en un guión de Ulrike Meinhof. The  Misandrists es también un homenaje a las películas eróticas softcore de los años 60 y 70, como Las ciervas de Claude Chabrol y El imperio de los sentidos de Nagisa Oshima.

RG: ¿Dónde te sientes más cómodo? ¿Teatro, como fotógrafo, como director, como actor? 

BLB: Mi enfoque principal y mi dedicación es hacer cine. Pero cuando trabajo en otros medios -fotografía, teatro, trabajo en galerías de arte, performances, danza- siempre viene del mismo lugar esa expresión artística y sexual. Creo que la energía creativa y la energía sexual son indivisibles, y mi energía artística abarca ambas.

RG: Por último, una pregunta muy personal: ¿cómo es ahora tu relación con Rick Castro, con el que has colaborado en numerosas ocasiones y que ha formado parte de tu vida sentimental.

BLB: He tenido colaboraciones artísticas y cinematográficas muy fuertes con un número de artistas muy intensos, como GB Jones y Rick Castro, y estas relaciones terminan en rupturas muy dramáticas y emocionales. Para mí, una gran colaboración artística es como una relación de amor, y como todos sabemos, las relaciones amorosas más grandes a menudo se queman o de ellas surge una supernova. Creo que sucede en las carreras de todos los artistas intensos y comprometidos.

Bruce LaBruce

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *