Escapando del más allá: el gran Houdini llega a Madrid

Espacio Fundación Telefónica inaugura su nueva exposición Houdini, las leyes del asombro. La muestra es un homenaje al mundo de la magia y podrá visitarse en su edificio de Gran Vía hasta el próximo 28 de mayo. Ya la hemos explorado y estas son nuestras impresiones.

“Houdini no era mago. Era escapista” mediante estas palabras David, el personaje interpretado por Ricardo Darín en Kamchatka (2002), describía al gran Harry Houdini, el artista del escape. Aquel hombre prodigio del escenario resulta fascinante para cualquier niño, aunque la definición de Darín en la película, a pesar de deberse a la pura admiración, no era del todo acertada: “Houdini fue un gran mago. Quizá no el mejor, pero sí el más conocido. Reinterpretó una parte de la magia e inventó una nueva rama: el escapismo”.

Las palabras pertenecen a María Santoyo, comisaria de Houdini, las leyes del asombro, la exposición que Espacio Fundación Telefónica acaba de inaugurar en su edificio de la Gran Vía de Madrid. La muestra ofrece un recorrido por la historia de la magia, sus orígenes, su evolución y sus curiosidades. Un paseo apto para todos los públicos que resulta indispensable para cualquier seguidor de este arte del espectáculo. Espacio Fundación Telefónica complementa la exposición con una amplia oferta de talleres que pueden reservarse y consultarse a través de su página web. Dirigidos para todos los públicos, cuentan incluso con la presencia de leyendas como Juan Tamariz.

Los orígenes de la magia

houdini_sala_5

La idea es presentar a Houdini como una figura a través de la que reflejar una época. No nos hemos limitado a seguir su biografía. Eso sería lo fácil y lo fácil no nos va”. Miguel Ángel Delgado, el otro comisario de la exposición, lo tiene claro: Houdini es un personaje perfecto para mostrar al visitante las delicias de una época apasionante, la de la modernidad.

El paseo es envolvente. Comenzando por los primeros magos, los orígenes de la magia y el freak show, la visita nos recibe con un “pasen y vean” en el que también se nos presenta al primer mago moderno: Robert Houdin. “Es el primero que pone frac y chistera a los magos” explica Miguel Ángel “es el inspirador de Houdini, aunque después Houdini renegara de él”.

houdini_sala_2

Todo lo que explica Miguel Ángel Delgado es fruto de la pasión y la admiración. La historia de Eric Weisz, un emigrante de origen austrohúngaro afincado en Estados Unidos es cualquier cosa menos rudimentaria. Eric comenzó con los juegos de cartas para más tarde zambullirse en el mundo de Robert Houdin, que le llevó hasta la obsesión. El asombro fue tal que incluso homenajeó a su maestro bautizándose con un nombre artístico basado en su honor. El mundo estaba ya preparado. Había nacido el gran Houdini.

Tercera parte de una trilogía

Carteles, libros de época, cromos, grabados de la magia de los salones del S. XVIII, la exposición invita a curiosear entre su rica colección de objetos. También encontramos juguetes ópticos, cajas de magia originales e incluso primeras ediciones de la colección privada de Rafael Amieva, una de las eminencias de la historia de la magia en España y que ha colaborado estrechamente en la exposición. De hecho, sus comisarios presumen de haberse encontrado con muchas facilidades para componerla: “Tenemos la suerte de que siempre encontramos verdaderos entusiastas. Las instituciones oficiales y los museos colaboran incluso más allá de su estricto deber. Nuestra experiencia es maravillosa”.

houdini_ana_4_cartel

Con piezas procedentes del INEF, del Museo de la Policía, el Museo del Romanticismo o La cripta mágica (sala de magia de referencia en Madrid) María Santoyo y Miguel Ángel Delgado son defensores de las colecciones cercanas tanto privadas como institucionales. “Haber sido comisarios de las exposiciones de Tesla y Julio Verne ayuda” reconoce Miguel Ángel. “Esta es la tercera gran muestra que realizamos con el mismo equipo. Somos los mismos de siempre; el arquitecto, el audiovisual, el diseño gráfico… Nos entendemos y vibramos en la misma onda. Tenemos claro lo que queremos. Aquí todo el mundo aporta su creatividad”.

También han echado mano de verdaderos artesanos. En la sección de Escape, el corazón de la muestra, se explica la gran aportación de Houdini a la magia. El equipo ha recreado el ambiente opresivo de una jaula en la que hallamos una réplica exacta de la camisa de fuerza de Houdini. La obra es un original de Gloria Díaz, figurinista que ha trabajado para producciones como Juego de Tronos (2011-) o La Catedral del Mar (2017), y que ha recreado la prenda al detalle. Los remaches, la costura, el tratamiento de la tela, todo es artesanal.

Houdini, mago de la comunicación

houdini_ana_6_escapismo

Continuando por la zona del escapismo, nos topamos con la primera edición de Cómo hacer bien el mal (1906), una colección de trucos escrita por Harry Houdini que traía de cabeza a la policía. “Houdini fue un gran mago pero podía haber sido un gran delincuente” nos murmura Miguel Ángel. “Se escapaba de las celdas más seguras de los sitios que visitaba. Retaba a todo el mundo. Si viviera hoy en día, estoy seguro que haría todo lo posible por escaparse de Guantánamo”.

Ególatra, narcisista, vigoréxico, el perfil psicológico de Houdini haría las delicias de muchos psiquiatras actuales. La zona de La gran ilusión, dedicada a la promoción y al espectáculo, explica cómo Houdini atrapaba al público con sus estrategias de comunicación. “Era un pionero. Al principio no tenía un duro e ideaba de todo para aparecer en los periódicos. Tenía un enorme control de la comunicación y se dio cuenta de que la prensa era un fenómeno de masas. Su forma de promocionarse es increíble. Podría darse un curso para publicistas con el caso Houdini”.

El código Houdini

houdini_ana_1_caja_magia

Otras secciones complementan la muestra: Lo que creen tus ojos, donde se incide en la neurociencia y la ilusión óptica; Citius, altius, fortius, que explica el nacimiento del interés por el deporte de la sociedad moderna así como Código H, la más inquietante y oscura. Mucha gente iba a verle con la esperanza de formar parte de los que le vieran morir” explica Miguel Ángel. “En aquella época había una obsesión por la muerte y el más allá. Era verdaderamente morboso”.

El nombre de la sección se refiere, precisamente al Código Houdini, dos palabras secretas que el mago compartió con su mujer antes de que uno de los dos muriera. El objetivo era poder comunicarse uno con el otro desde el más allá, anécdota que en la exposición sirve para plantear un reto: el visitante podrá encontrar las letras ocultas que forman las dos palabras en una serie de cuadros con fotografías espíritas. Houdini es mucho más complejo de lo que pensamos” concluye Miguel Ángel. “Recogió todo lo que había en el momento, aportó mucho”. También confiesa que es prácticamente imposible obtener piezas del propio Houdini. “Los coleccionistas americanos son muy recelosos y no sueltan nada. Les da pánico que los objetos crucen el Atlántico. Pero eso la ha enriquecido. No es una exposición fetichista. Abarca mucho más”.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

3 comentarios

  1. Almendra dice:

    Planazo. Siempre me ha encantado el mundo de la magia, y pinta estupendamente. GRACIAS

  2. Perra de Satán dice:

    Buah, no me la pierdo.

  3. Francisco dice:

    En Valencia, en un pueblecito de 3.000 habitantes hay un museo de la magia que tiene una pequeña exposición permanente sobre Houdini, quizás la única con carácter fijo existente e España, exhibiendo como pieza principal un enigmático y aún no descifrado mensaje autografiado por Harry Houdini un año antes de su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *