Este Humble Bundle es un buen modo de ayudar a la comunidad LGBTQ

A veces es difícil saber como apoyar causas ajenas sin entrometerse en ellas, sin pretender apropiárselas. Por eso hemos decidido enseñaros un modo de colaborar con la comunidad LGBTQ, la cual ha sufrido un duro golpe estos días, que además va con el espíritu propio de esta página: los cómics.

Hoy es un día trágico para la comunidad LGBTQ. Como es lógico, muchas personas no necesariamente pertenecientes a la comunidad querrían poder ayudar, pero no saben cómo. Por eso hemos decidido mostraros una posible solución, que además va con el espíritu CANINO: con muchos cómics. En el nuevo Humble Bundle LGBTQ puedes conseguir un puñado de cómics, con temáticas o personajes LGBTQ —entre los que están The Mirror of Love, del maestro Alan Moore, y un cómic que hizo mucho ruido durante el 2015, Starve, de Brian Wood y Dave Stewart—, aportando cualquier cantidad de dinero desde un dólar. Pero si te rascas el bolsillo y pones quince dolares o más puedes conseguir joyas imprescindibles como Heart of Thomas de Moto Hagio o Julio’s Day de Gilbert Hernandez. Parte del dinero recaudado irá la organización It Gets Better, una comunidad de apoyo para gente LGBTQ.

Ya no tienes excusa para no hacer nada. A partir de un dolar no puedes sólo conseguir un puñado de cómics chulos, sino también, y mucho más importante, ayudar a personas con menos privilegios que algunos de nosotros.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

2 comentarios

  1. Olga dice:

    Muy interesante y gracias por el recurso, voy a pillármelo. Lo que no entiendo es por qué crees que lo LGTBQ es una causa ajena. Igual que la pobreza, medio ambiente, violencia machista.. Nos afecta a todas y todos.

    1. Álvaro Arbonés dice:

      Si digo que la LGTBQ es una lucha ajena (a mí) es porque no estoy representado entre esas siglas, estando del lado privilegiado de la ecuación: el del cis heterosexual. Por extensión, no me cabe a mí hacerme abanderado de su lucha, sino hacerme a un lado y, en la medida de lo posible, ayudar del mejor modo posible. No «ajena» por tanto en el sentido de «no incumbencia», sino en el sentido más amable de «a mí no me afecta personalmente, pero considero un deber cívico apoyar su lucha».

      ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *