Laforet, Matute, Aldecoa y Martín Gaite: atreverse a ser escritora tras la Guerra Civil

Inmaculada de la Fuente recupera su ensayo Mujeres de la posguerra y lo presenta en una nueva edición, ampliada, renovada y enriquecida. En Canino hemos devorado el libro y asistimos a la presentación del mismo, celebrada el pasado 8 de marzo.

Hay libros que se anuncian con fastos y mucho boato, que llevan detrás una estratégica campaña de marketing. Por el contrario, hay otros que salen a la calle con intención de seducir por sí mismos, defendiéndose sobre todo con la calidad de su texto. Si lo consiguen y llegan a tus manos, concluyes que te has topado con la gran cosecha del año.

Mujeres de la posguerra (2017) podría encuadrarse perfectamente en este grupo: el de los libros gran reserva, esos pequeños lujos que sorprenden en cada temporada. Inspirado inicialmente por el estudio de Nada (1942) de Carmen Laforet, el libro se detiene en las biografías de varias escritoras que sufrieron el efecto de un atroz denominador común: la guerra civil. Tras la guerra, nada quedaba en las despensas, nada en el horizonte… sólo una sociedad en descomposición” explica la autora, Inmaculada de la Fuente-: “El franquismo impuso una nueva mujer que era la negación de la republicana. Ellas fueron expertas en seguir adelante con lo puesto”.

Ana María Matute, Carmen Martín Gaite y Josefina Aldecoa

Ana María Matute, Carmen Martín Gaite y Josefina Aldecoa.

Carmen Laforet, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite y Josefina Aldecoa se empeñaron en ser escritoras, tal vez en la peor época para serlo. A pesar de tener el mundo en contra, desarrollaron sus obras enfrentándose tanto a la falta de recursos como al nacionalcatolicismo que llegó tras la contienda, una época de retroceso que tiñó el mundo de negro. Basándose en sus vidas y el análisis de sus obras, Mujeres de la posguerra traza un recorrido fundamental sobre las relaciones entre estas escritoras y la influencia de otras, como Las sinsombrero, también presentes en la recopilación. Es una visión de conjunto. Una mirada generacional que nos retrata el transcurrir de una época. Estas escritoras vivían con los condicionamientos del resto de las españolas, pero sin creérselos” -nos cuenta De la Fuente-. “A través de sus biografías podemos leer nuestra historia y la de nuestras abuelas”.

A pesar de tratarse de un ensayo de más de quinientas páginas, el libro se devora con avidez. Hace más de una década, hubo un primer avance con la editorial Planeta, pero Inmaculada de la Fuente decidió enriquecer el texto y presentar una obra más amplia y renovada. Lo hace ahora con la editorial Sílex, muy comprometida con la recuperación de figuras históricas, y que también ha contado con los maravillosos retratos de Eugenia Ábalos para la portada del libro. Es necesario recuperarlas” -nos dice Cristina Pinedo, editora del libro-. “Las redes sociales están contribuyendo a rescatar estas historias. A dar visibilidad a lo que no tenía luz. Ellas eran unas precursoras. Tanto que hasta se divorciaron… Eran muy valientes. Fueron necesarias en esa época”.

Tan necesarias, que cualquiera de ellas supone un claro referente para las generaciones posteriores, pues fueron mujeres que se desarrollaron rodeadas de pedazos y con un régimen en contra. “Hemos perdido lo que consiguieron. Hay que reivindicar lo que ellas hicieron”, concluye Pinedo. Con libros como Mujeres de la posguerra, el camino queda abierto.

portada-mujeres-de-la-posguerra

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *