Prepucios fuera: ¿quién fue circuncidado antes y por qué?

cirucuncision-portada

La circuncisión es una operación quirúrgica a la que se someten miles de hombres cada año, gran parte de ellos durante los primeros meses de vida. Es una operación muy sencilla, y consiste simplemente en cortar el prepucio, la piel que protege al glande. Muchos hombres deciden operarse por higiene, por recomendación médica, para corregir una fimosis, o incluso por motivos estéticos. Sin embargo, la práctica de la circuncisión, a nivel global, suele estar ligada en la mayoría de los casos a cuestiones culturales y religiosas.

Si pensamos en la circuncisión, es bastante lógico que la primera idea que nos venga a la cabeza sea la de un hombre que profesa la religión judía. Tendemos a pensar que el ritual de la circuncisión es propiedad exclusiva de los judíos y que fueron ellos los primeros en practicarla. Aunque eso no es cierto.

Para las familias judías, la circuncisión es uno de los rituales más importantes de la vida del creyente. La ceremonia tiene lugar al amanecer del octavo día después del nacimiento del bebé varón y es el padre del recién nacido quien debe encargarse de organizar la celebración. En general, la circuncisión es cosa de hombres: hecha por hombres para festejar la llegada a la familia de un nuevo hombre. Sin embargo, en las comunidades judías más abiertas (también llamadas reformistas) comienza a ser frecuente que la mujer participe en el ritual ayudando o realizando ella misma la intervención siempre y cuando haya recibido la preparación (espiritual) requerida.

Ritual de circuncisión

Los judíos llaman a este ritual “Brit Milá” o “Berit Milá”, expresión hebrea que significa “alianza” o “pacto”. Esta es la razón por la que, miles de años después, los judíos siguen sometiéndose a esta práctica: para ellos representa la alianza que Dios hizo con Abraham, y que se recoge en el libro del Génesis (primer libro de la Torá judía y primer libro también de la Biblia cristiana). Según las escrituras sagradas, Dios prometió a Abraham una enorme descendencia a cambio de que todo varón después de él fuese circuncidado. A Abraham le faltó tiempo para circuncidarse él mismo y a su propio hijo, sobre todo porque después de prometer, también dijo Dios: “y el incircunciso que no circuncidare la carne de su prepucio será borrado de mi pueblo. Rompió su pacto.” (Génesis 17, 14)

Sin embargo, la circuncisión no es solo cosa de judíos. Los musulmanes también mantienen este ritual, aunque no todas las tradiciones celebran esta práctica al octavo día del nacimiento, retrasándose en algunas escuelas de ley islámica hasta que el varón cumple los siete años.

Aunque Jesucristo fue circuncidado, prueba de ello es que se conservan más de diez reliquias de prepucios atribuidos al Salvador de los cristianos, sus seguidores dejaron de realizar este ritual pocos años después de su muerte, animados, sobre todo, por San Pablo, que proclamó que no era un requerimiento necesario para la salvación.

Contando únicamente con la milenaria tradición de las tres grandes religiones monoteístas, íntimamente relacionadas (tanto el islamismo como el cristianismo provienen y evolucionan desde las escrituras hebreas) podría ser obvio pensar que fueron los judíos los verdaderos precursores de este ritual. Pero ya hace más de un siglo que los investigadores descubrieron que en algunas culturas africanas y en otras culturas australianas esta práctica lleva ejerciéndose desde hace siglos. Para los aborígenes australianos, la circuncisión era una prueba de valentía y autocontrol que formaba parte del rito del paso a la edad adulta. Por otro lado, para ciertas tribus africanas, la circuncisión era un símbolo de sometimiento.

circuncision-3

En la actualidad aún no se ha llegado a un acuerdo sobre cuál podría ser el origen de la circuncisión y su significado primitivo. El Dr. Julio César Potenziani resume adecuadamente el estado de la cuestión sobre este tema en un solo enunciado: “nunca se podría imaginar cómo una cirugía tan simple haya tenido tan diversas causas y tan completa trascendencia en cada una de las culturas que modelaron la historia del hombre”.

Lo que sí está claro es que el pene parece alzarse históricamente como mucho más que un mero miembro del cuerpo humano, por lo tanto, cualquier parte de ese pene, por pequeña que sea, debe reclamar la atención y el valor que le corresponde. El culto al pene, por su relevancia en el acto de la reproducción, se testimonia en pinturas rupestres datadas en 20.000 años de antigüedad. Es probable que la circuncisión y la idea de mejorar el acto sexual y, por consiguiente, la perpetuación del clan, estuvieran relacionadas en un primer momento.

Historia de un ritual

circuncision-4

La mayoría de los investigadores coinciden en que los primeros en otorgar a la circuncisión un significado ritual desvinculado de lo puramente sexual fueron los egipcios. Heródoto, historiador griego del siglo V a.C., también atribuye en su obra Historias el origen de la circuncisión a esta cultura. Es sabido que no fueron los egipcios los primeros en practicarla, pero es aceptado que fueran los primeros en usarla como rasgo distintivo, ya que la obsesión de esta cultura por la pureza física y espiritual podría haber derivado en considerar un honor estar circuncidado. El Libro de los muertos describe cómo el Dios Ra se circuncidó a sí mismo, tal y como recoge el Génesis que hizo Abraham.

Por otra parte, las investigaciones más actuales tienden a señalar que, si bien están de acuerdo en que la circuncisión cobra un nuevo significado a partir del Antiguo Egipcio, ese significado nada tiene que ver con el honor, sino todo lo contrario. Parece que los antiguos egipcios se enorgullecerían de su prepucio (como hicieron después los griegos, y por extensión los cristianos helénicos), obligando a sus esclavos a ser circuncidados, para distinguirse de ellos. Es probable que esta sea la razón del verdadero origen histórico del “Brit Milá” judío: si ellos fueron circuncidados por los egipcios y se han sentido siempre orgullosos de su pasado como esclavos, es más fácil entender que quisieran mantener ese símbolo de distinción como pueblo liberado por su dios.

circuncision-5

Sea por una alianza con Dios o por la celebración de haber superado la esclavitud, lo cierto es que en la actualidad unos dos millones de bebés son circuncidados cada año alrededor del mundo. Y cada año, más de cien bebés menores de un mes mueren en Estados Unidos debido a las complicaciones del ritual de la circuncisión, razón por la cual existe un debate abierto, sobre todo en aquellos países donde la religión judía y la religión musulmana tienen un peso importante, sobre la continuidad de esta práctica. Por un lado, se la cuestiona desde un punto de vista ético: un recién nacido no puede tomar sus propias decisiones y estar o no de acuerdo con el ritual al que va a ser sometido. Por otro lado, los médicos recuerdan que la circuncisión de los bebés recién nacidos es un procedimiento, desde un punto de vista médico, innecesario, puesto que no es hasta que el pene se ha desarrollado por completo que puede diagnosticarse un problema de fimosis.

Yo misma quise ponerme en el pellejo (nunca mejor dicho) de los hombres españoles sin prepucio y preguntarles en qué circunstancias se habían sometido a esta operación y si todas las molestias sufridas en el postoperatorio habían merecido la pena. Ninguno de ellos había sido circuncidado nada más nacer, todos ellos lo hicieron por recomendación médica (aún sin haber fimosis, por causas como la higiene o la prevención) y todos ellos quedaron satisfechos con el cambio.

Ritual de circuncisión

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *