Augustus Sol Invictus, el senador que mató a una cabra y bebió su sangre

No todo en la política va a ser gente de buen vivir y moral disoluta de puertas adentro. Augustus Sol Invictus es un político estadounidense que parece salido de una película de videoclub. De las buenas.

Augustus Sol Invictus es un Libertario que se presenta a senador por el estado norteamericano de Florida, y su apelativo es lo menos asombroso de una carrera que parece sacada de un cómic de Warren Ellis.

Se interesó por las leyes, según sus palabras, cuando su familia sufrió daños colaterales de la DEA. En 2013 y convertido ya en abogado, vira a la grandeza, renuncia a su puesto y se adentra en el desierto de Mojave.

Augustus Sol Invictus 4 para Canino

Cuando sobrevive se cambia el nombre, ya que no fue bautizado con la grandilocuente ensalada de latín a la que responde hoy: tal es la convicción en sus dones que se renombra como Invencible Emperador Solar y empieza de nuevo con su propia firma, Imperium Law. Sus compañeros reciben un correo con su decisión y se lo toman a broma. Augustus no sólo les llama parásitos, afirma que es un regalo para la humanidad allá donde se hable inglés y que iniciará una Segunda Guerra Civil después de adentrarse en la naturaleza para la nueva luna de mayo.

La cabra polémica

Pero si Augustus Sol Invictus se ha hecho famoso es porque el presidente del Partido Libertario de Florida, Adrian Wyllie, renuncia a su puesto ante la negativa del comité del partido a oponerse al que es su único candidato al Senado.

Para Wyllie, el joven es un fascista partidario de la eugenesia y una nueva guerra civil, y critica que el candidato practique la Thelema, una religión pagana creada por Aleister Crowley. Lo que es peor: acusa a Augustus de haber sido expulsado de una orden de Thelema, la Ordo Templi Orientis, por descuartizar una cabra y beberse su sangre.

Augustus Sol Invictus para Canino

Si las acusaciones ya son estrafalarias, la contestación de Augustus lo es más: asegura que fue expulsado de la orden por motivos políticos. Ah, y que la cabra no fue descuartizada. «Sacrifiqué una cabra al dios de la naturaleza… Sí, me bebí la sangre de la cabra». Todo, como agradecimiento por sobrevivir en su incursión  enel Mojave.

Llamada a la revolución

Si conseguirá ser senador sólo el tiempo lo dirá, pero Augustus Sol Invictus sabe que será difícil ante una mayoría cristiana de votantes. Aún así, no se corta a la hora de llamar la insurrección: cree que una nueva guerra civil ya ha empezado, y se pregunta cuándo van a devolver el ataque los ciudadanos.

Os dejamos, como colofón loquísimo a esta semblanza escrita desde el respeto y la admiración, con una de sus arengas a sus seguidores:

No quiero tanto que votéis como que despertéis. Quiero que rompáis con lo establecido y sintonicéis. Quiero que toméis LSD y practiquéis hechicería. Quiero que escuchéis música trap y black metal, que aprendáis leyes y las rompáis deliberadamente, que encontréis vuestra propia religión. Quiero que aprendáis el uso de armas de fuego y os sometáis a un riguroso entrenamiento físico. Quiero que tratéis vuestros cuerpos como Templos Sagrados y que llevéis a vuestra novia a un club de striptease para seducir a una bailarina en los cuartos de atrás. Quiero que adoréis la Naturaleza y bailéis desnudos en la medianoche alrededor del fuego, gritando en un éxtasis de alegría. Quiero que os sublevéis. Desatad un infierno. Romped vuestras limitaciones. Renunciad a vuestras vidas y adentraros en la Naturaleza, para que Dios pueda contarte las cosas que vendrán. 

Para más información, podéis visitar su página web.

Publicidad