Felipe Rodríguez Torres

Crítico cultural especializado en cine y cómics, además de guionista amateur y licenciado en Publicidad y RR.PP. especializado en marketing online. Amante de David Lynch, Grant Morrison, Howard Chaykin y un sinfín de autores que es imposible nombrar en estas líneas, escribe en la actualidad en Caimán Cuadernos de Cine, Revista Mutaciones, el Pájaro Burlón y Redrum Blog de Cine, mientras mantiene actualizado, en la medida de lo posible, su blog personal La Habitación Nº 26.

Suspiria (1977): cuando el giallo encontró su evolución y cumbre

El manierismo hiperestilizado de Dario Argento llegó a su cumbre plástica y conceptual en Suspiria. Un cuento gótico pop, donde los excesos del realizador junto a la atmosférica y escalofriante música de Goblin dio lugar a un relato de terror inclasificable e irrepetible, que influyó no solo en el devenir del giallo, sino en todo el cine de terror venidero.

La eclosión del giallo (1970-1977): Entre la brutalidad y el manierismo

La llegada de la década de los setenta, precedida por el éxito y la influencia de una cinta como El pájaro de las plumas de cristal y un autor como Dario Argento, dio como resultado la explosión del giallo y la invasión de las carteleras con un sinfín de títulos que comenzaron a llevar un paso más allá los hallazgos formales de las obras precedentes, fusionando más si cabe la unión entre Eros y Thanatos.

Los orígenes del giallo (1962-1969): Muchachas que sabían demasiado y pájaros de plumas de cristal

Aprovechando el inminente estreno de Suspiria, el remake del director Luca Guadagnino del clásico de Dario Argento, es un buen momento para dedicar un especial sobre el giallo: en él intentaremos descifrar una escisión del cine de terror que gracias a sus excesos formales y su ruptura de tabúes redefinió el ecosistema del cine de terror a lo largo y ancho de la cinematografía mundial.