[BIFFF 2016] Frenesí en primera persona para cerrar el año

Visto y no visto: la 34 edición del Festival Internacional de cine fantástico de Bruselas se nos ha ido hasta el año que viene. Dos semanas llenas de sorpresas, reencuentros, puestos de películas y carteles de quinientos pavos.

La ciudad recupera la normalidad, la ley busca presuntos criminales huidos, el aeropuerto vuelve a funcionar… ha sido un mes complicado para la capital de Europa, que se ha repuesto con la llegada de la primavera y las ganas de llenar cada uno de los pases del festival. Y también todas las terrazas, que estamos en temporada de soles. Esto es lo que hemos visto en la recta final del festival.

Scherzo Diabolico (2015): Adrián García Bogliano aún está por conquistar a las grandes masas, pero la pequeña, la que sabe de qué va esto, ya le sigue la pista desde hace tiempo. Ahí va el diablo (2012) nos gustó, pero fue Late Phases (2014) la que nos enamoró, con un tratamiento de la licantropía de barrio muy al estilo de la inolvidable Miedo Azul (1985) que Stephen King llevó del papel a la pantalla. Ahora Bogliano regresa a México con un thriller de humor negro que desemboca en una barrabasada que lo distancia del género más comedido. Es fea, es torpe y es divertida.

 

https://www.youtube.com/watch?v=MX7j4dVUSaE

The Call Up (2016): El primer trabajo del desconocido Charles Barker no pasará a la historia de la ciencia ficción, pero tampoco lo pretende. Su propuesta es ciencia-ficción simple, limpia y sin adulterar, que juega como Gamer (2009) jugaría una partida de Cube (1997) si la pesadilla de Vincenzo Natali fuera un juego de mesa. Simpática e intrascendente, tan fácil de olvidar como difícil es pasar un rato agradable sin que nadie te llame tonto.

 

Yoga Hosers (2016): Uno de los platos fuertes de la edición a pesar de la cancelación de la visita de su director, con quien teníamos cerrada una entrevista jugosa (fuck you, terrorists!) fue la nueva ¿comedia? de ¿terror? del director de Red State (2011) y Tusk (2014), que continúa (más interrogantes aquí) transitando por la True North trilogy en un vehículo al servicio de su hija, Harley Quinn Smith, y de su amiga Lily-Rose Melody Depp, hija de su padre pero viva imagen de su madre, Vanessa Paradis. Hace ya unos días del visionado y no soy capaz de formarme una idea definitiva de la broma de dudoso gusto-pero-con-adorable-atmósfera-Hughes que plantea a estas alturas del director de Clerks (1994). Hay que verla para creerla.

 

Darling (2015):Te vas a hartar de hype, pero ya estoy yo aquí para que no te fíes de todos los #besthorrorfilm2016 que leerás en los próximos meses a propósito de la peli de Mickey Keating, el clásico director rentable de gama baja capaz de hacer media docena de pelis en cinco años. No estoy diciendo que su labor en esta moderna y cuqui pesadilla diabólica sea nefasta, pero sus escasos 78 minutos se pierden en pasillos y planos tan estudiados que terminan por chirriar casi tanto como sus salidas de tono formales, llenas de flashazos y ramalazos de luz que intentan ser muy artísticos pero que solo sirven para justificar media docena de sustos del todo a cien. Además, estéticamente, es tan fea como un little secret film pedante… pero al menos recupera a la perdida Sean Young. Lejos, muy lejos, de la fantástica Anabel (2015) de Antonio Trashorras. A esa nueva prensa que nos vende esto como revelación les daba yo una buena dosis de pasillos demoníacos.

 

Hardcore Henry (2015):¿Se puede estar más pasado de revoluciones que las dos cintas de Crank (2006-2009) juntas? La respuesta es SÍ. Hardcore Henry es una epopeya salvaje en primera persona sobre la supervivencia adrenalínica de un cíborg mudo. Un exitoso monstruo de Frankenstein que utiliza el lenguaje de los videojuegos (el shooter en primera persona es evidente, pero también los juegos de plataformas) para marcarse una ultraviolenta y espídica aventura de la ciencia ficción más clásica en una mala tarde moscovita. Una ganadora, una fiesta de la sangre que empieza con los créditos y el primer plano más bonito (y ochentero) de la película. Una obra maestra.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad