‘Blanco Humano 2’, otra secuela que no esperabas

Me pregunto por el estado de las arcas de Universal Pictures mientras asisto atónito a una avalancha de secuelas imposibles. Después de Poli de Guardería 2, sin Schwarzenegger, toca Blanco Humano 2. Sin Van Damme.

Corría el año 1993 cuando el maestro John Woo, ídolo absoluto por entonces, se asociaba con Sam Raimi, otro que tal, para comenzar a rodar en terreno USA al lado de Jean-Claude Van Damme. Joder, sólo de recordarlo se me ponen los pelos de punta. Woo venía de destrozar todos los muebles de Hong Kong con la poderosa Hard Boiled: Hervidero (1992) y estaba más que dispuesto a no dejar serpiente con cascabel con otro título “hard”. En este caso, Hard Target, que aquí conocimos como Blanco humano (1993)

Blanco humano funcionaba a las mil maravillas porque tenía un productor que adoraba el cine imposible y excesivo, y su guión venía firmado por Chuck Pfarrer, un maestro a la hora de escribir disparates como Navy Seals (1990), Barb Wire (1996) o Virus (1999). Pfarrer estaba en la cima de su creatividad por entonces, y venía de escribir junto a Raimi su Darkman (1990), así que el ambiente festivo y descreído era lógico.

Ha tenido que pasar casi un cuarto de siglo para que los fans del cine de acción más chabacano y de baja estofa nos veamos recompensados con una continuación con más gente matando a otra gente porque sí, y sin que ninguno de los responsables de la primera película haga acto de aparición. Ahora, ¿a quién no le hace una secuela de Blanco humano para un domingo por la tarde en alguna plataforma de streaming o en un buen DVD? Scott Adkins, especialista en todo tipo de actioners y cada vez con más presencia en pelis grandes, nos parece una buena elección. Creo que lo único malo que puedo decir a esto es que bajar al videoclub no sea una opción.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad