‘Blood Father’ es el ‘Taken’ fronterizo que coloca a Mel Gibson en su sitio

El director del remake de Asalto a la comisaría del distrito 13 (2005) apuesta por un icono del género y coloca a la estrella en una violenta y oscura historia de venganzas y tatuajes en medio de ninguna parte.

Hace mucho que nadie que no sea el propio Mel Gibson apuesta por el inolvidable protagonista de Mad Max (1979), Arma Letal (1987) o Señales (2002), así que Blood Father (2016), vista en la última edición de Cannes, se antoja como una cita ineludible para los fans del actor australiano. Siguiendo la vía que Liam Neeson abrió con Venganza (2008), también dirigida por un director francés (Pierre Morel), Blood Father cuenta la historia de John Link, cuya hija de 17 años es acusada de robar a un violento cartel. La chica tendrá que huir junto a su padre, eterno fracasado, viejo motero y expresidiario que malvive en su caravana en medio del desierto tatuando a desgraciados, casi como si Martin Riggs viviera su jubilación de la peor manera (y más esperada) posible.

Erin Moriarty (True Detective), Diego Luna (Elysium), William H. Macy (Fargo) o Michael Parks (Red State) añaden más atractivo a la adaptación de la novela de Peter Craig (The Town: ciudad de ladrones), que comenzará a distribuirse por el planeta este mismo verano.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

1 comentarios

  1. Pingback: [Todos a una] Ojo por ojo: nuestras venganzas favoritas - Canino

Los comentarios están cerrados.