Bromazos que te dejan regular: el de la confusión entre la Biblia y el Corán

Hola a todos, pranksters, jackasses y amigos de dejar en evidencia a los integristas de todo signo. Hoy traemos a CANINO un bromazo puesto en práctica por un par de satanases holandeses, uno que se ceba con el Libro Sagrado entre los Libros Sagrados, o más bien entre los que en teoría deberían habérselo leído.

El proceso (visto en Mashable) es el siguiente, pones unas tapas del Corán a una Biblia y lees a incautos transeúntes pasajes tan destacados como «Si desobedeces mis órdenes e inclumples mis leyes te comerás la carne de tus propios hijos y la carne de tus propias hijas«. Y preguntas qué tal. Y claro: que si te has criado con ese libro, luego no me extraña que pase lo que pasa. O un hilarante «¿Quién podría creer en algo así?» O, eh: «Ni siquiera sabía que este tipo de cosas aparecían en el libro«, refiriéndose en todos los casos al Corán, que al parecer dice muy claro que es correcto arramblar con armas de fuego en salas de conciertos. La paradoja la resume perfectamente una entrañable pero muy equivocada señora: «Me molesta que haya gente que crea que todo lo que hay escrito ahí es verdad«. Completamente de acuerdo, oiga.

Cuando estos diablillos preguntan a los transeúntes cuál creen que es la diferencia con la Biblia, las opiniones también son de cuádruple facepalm con tirabuzón: la Biblia es más pacífica, menos impositiva o se trata a la mujer de forma mucho más respetuosa (increíble pero sic!!).

Al final todo acaba con unas risas, claro. Las típicas risas.

Publicidad