‘Code 8’ era un corto… para poder hacer una película

La espera ha terminado. Vale, no estamos hablando de una superproducción marvelita ni de un intento de resurrección por parte de alguna compañía en horas bajas, pero el aspecto de Code 8 es fabuloso, limpio y claro. Sus creadores necesitan 200.000 dólares para convertirlo en una película y en menos de dos horas lleva casi 40.000.

El cortometraje de diez minutos, finalmente desvelado, bien podría ser el prólogo de una película sobre mutantes, algo entre X-Men y algún videojuego en la onda de Infamous: un inocente con poderes extraordinarios será acosado por las injustas fuerzas del orden de un futuro cercano. El tono y, sobre todo, la luz del día, recuerdan al Neill Blomkamp de District 9 (2009), aunque ojalá Jeff Chan tenga más apego a la ciencia-ficción que al drama social planetario, algo asumimos que imprescindible si cuentas una historia de obreros humildes (con superpoderes), pero que el director de Johannesburgo suele anteponer a la diversión.

La campaña acaba de arrancar en Indiegogo y tiene algún premio suculento para los distintos contribuyentes, desde el “venga, cinco dólares, que no tienes ni dinero ni tiempo para leer las recompensas pero solo quieres que esto salga adelante” hasta el “ok, 50.000 pavos: eres productor de la peli”. Entre medias, invitaciones para la fiesta de cumpleaños del maldito Arrow (Stephen Amell, productor de la película junto a su primo Robbie Amell), premieres, blu-rays o guiones dedicados. Desde CANINO esperamos que cumplan el objetivo, algo bastante viable teniendo en cuenta la velocidad a la que suben las cifras,

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad