[Crítica] ‘Ahora me ves 2’ – Nuevos juegos de manos

Empecemos con un disclaimer pertinente: me apasiona todo lo relacionado con el ilusionismo, y eso es lo que hace que producciones prácticamente ignotas como El increíble Burt Wonderstone (2013) cuenten con todas mis simpatías y que películas que sobre el papel no me atraerían como El prestigio (2006) me emocionen considerablemente.

O que películas como la primera entrega de Ahora me ves, vapuleada por la crítica y por ese público que pasa por taquilla solo para luego soltar unas soflamas sobre lo mal que está el cine de hoy día, se me antojen como productos más que memorables. «Eh, pero reconoces que son carencias afectivas personales, que Ahora me ves es un horror«. No, ni siquiera. Me gustó la insensatez general del proyecto y ese dejar completamente a un lado la coherencia interna o la credibilidad para contar una historia cuyo punto de partida ya es un fenomenal disparate: solo un grupo de ilusionistas es capaz de poner en marcha un robo multimillonario gracias a sus habilidades con la hipnosis, el manejo de cartas, la distracción colectiva o la jeta pura y dura.

Y desde ese punto de partida, la cosa solo va a más: ni siquiera se preocupan de explicar a fondo cómo funcionan los trucos, algo aparentemente indispensable en una película donde la mecánica del ilusionismo parece imprescindible para hacer avanzar los resortes de la acción. Desde el momento en el que la película arranca haciendo un truco de magia auténtico al espectador, tiene carta blanca para no dar más explicaciones. Y la primera Ahora me ves (2013) funciona así: de lo más sofisticado, como esa fabulosa introducción, a lo más gañanazo (el empleo de la hipnosis es un deus ex machina decepcionante) en un suspiro, pero a un espectáculo de magia hay que ir queriendo que te engañen, y desde esa perspectiva el resultado es impecable.

Ahora me ves 2 solo tenía una solución de posible continuidad: como suele pasar en las secuelas de este tipo de películas (franquicias como Mission: Impossible o Fast & Furious lo saben bien), la huida hacia adelante es la única opción. Ahora me ves 2 sale relativamente airosa de ese trance decidiendo continuar linealmente lo contado en la primera entrega, hasta el punto en que aún teniendo la anterior fresca, es fácil perderse. Las historias prosiguen donde se dejaron, no hay desarrollo de personajes ni conflicto dramático porque ya los conocemos, simplemente el argumento prosigue, y se da por sentado que el espectador sabe que uno de los personajes es un topo del FBI, que el personaje de Morgan Freeman está encarcelado por lo que sucedió en la anterior entrega, que hay una sociedad secreta de magos llamada El Ojo que controla los pasos de los protagonistas… es fácil perderse en el laberinto de espejos, pero lo mejor es que da todo un poco igual.

Ahora me ves 2 presenta a un nuevo personaje, una maga underground (buen guiño para conocedores a lo que es una mezcla de punk y grand-guignol dentro de la escena mágica) llamada Lula (Lizzy Caplan) y que rápidamente se integra con el equipo del experto en grandes ilusiones (Jesse Eisenberg), el hipnotista (Woody Harrelson), el cartomago (Dave Franco) y el advenedizo enamorado de ese mundo pero que nunca tuvo la constancia / paciencia / talento para hacer magia por sí mismo (un personaje altamente ridículo y muy beneficiado de la siempre sentida interpretación de Mark Ruffalo). Juntos se ven obligados por una especie de Joven Goldfinger / maguete mediocre interpretado por Daniel Radcliffe a robar una pieza de alta tecnología en una cámara de alta seguridad donde no pueden meter metales, lo que da pie a la mejor y más delirante pieza del conjunto: una set-piece a lo Mission: Impossible pero con cartas. Los magos presentes en la sala temblarán de emoción con pases, lanzamientos, misdirections (¡el gong!) y técnicas cartomágicas para robar un chip informático y el resto del respetable… bueno, disfrutarán con una secuencia contenida, humorística y excelentemente coreografiada, un poco lo que es toda la película: menos contenida que su predecesora, menos sofisticada, pero igualmente desvergonzada.

ahorameves2home

Es cierto que el nuevo director, John M. Chu, no está tan fino (en lo técnico) como lo estaba en esos espectáculos de neo-kung fu chandalista que son Street Dance (2008) y Step Up 3D (2010), y que las secuencias de combate y persecuciones de Ahora me ves 2 no son gran cosa -salvo un divertido follón en un mercado de Shanghai donde Ruffalo pone en marcha una buena cantidad de trucos de escenario para lanzar sartenadas de collejas-. Pero el conjunto es lo suficientemente vistoso como para merecer una tarde veraniega. Es cierto: ya no se explican tanto los trucos, algo que era la seña de identidad y originalidad de la primera entrega, pero creerás que un hombre puede hacer llover hacia arriba, como un dios.

Y la última vez que miré, eso era lo que me gustaba de la magia.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Now you see me 2

Año: 2016
Vuelve el equipo de magos / ladrones de guante blanco con una aventura muy continuista con el argumento de la primera entrega y que repite uno por uno todos los abracadabras que convirtieron a su precedente en un éxito sorpresa.
Director: Director: Jon M. Chu
Guión: Guión: Ed Solomon
Actores: Intérpretes: Jesse Eisenberg, Mark Ruffalo, Woody Harrelson