[Crítica] ‘Cahors Sunset’ – El estigma de la vejez

En CANINO empezamos el año con alegría y optimismo, pero también con el ánimo templadito por los sinsabores de la vida. Cahors Sunset es un melancólico juego desarrollado por Locomotivah, un pequeño estudio brasileño independiente, cuya propuesta de corte eminentemente narrativo se centra en la vejez, el deterioro, y la muerte.

Galeno definía la vejez como un proceso naturalmente intrínseco, de igual valor al de otras etapas vitales e igualmente disfrutable. No era tanto un declive como otra fase más, con sus particularidades, del desarrollo humano. Nuestra sociedad actual tiende a medir el valor de las cosas en términos de productividad y, en consecuencia, también el valor de las personas. De ahí que la vejez hoy día se haya convertido en un estigma, tal y como definió por primera vez en 1980 el gerontólogo social estadounidense Robert Atchley.

La vejez está estigmatizada. Hoy en día la juventud no es una etapa, es una exigencia vital, estética y social. Los videojuegos, como industria cultural joven tanto de edad como de espíritu, acostumbran a ensalzar valores relacionados con todas las formas posibles de juventud. El propio medio apenas ha salido de la edad del pavo, y en la inmensa mayoría de sus iteraciones se reproducen mensajes, mecánicas, temáticas y estéticas relacionadas con la salud, la juventud, la belleza (como concepto que deriva de forma exclusiva de esa juventud), la fortaleza y, en definitiva, todo aquello a lo que nos aferramos desesperadamente como si fuera ésa y no otra la verdadera forma y esencia de nosotros los seres humanos. Como si la vejez, la enfermedad o la tristeza fueran errores que se pudieran y debieran evitar. Vejez, tristeza, enfermedad, y muerte como declive y fracaso. En definitiva, el estigma de la vejez golpeando fuerte.

Cahors Sunset es un curioso juego de texto que adopta forma de RPG en el que controlamos las decisiones de un jubilado francés de 65 años, residente de un pequeño pueblo llamado Cahors. El objetivo es tratar de mantener al personaje principal con vida tanto tiempo como sea posible a través de decisiones que tomamos mes a mes. El juego nos permite tomar una decisión cada mes del tiempo total de vida que le queda a Valentin Puget. Cada decisión que tomemos (salir a pasear, visitar a nuestro hijo, viajar a París, saltarnos las recomendaciones del médico y fumarnos un cigarro, prescindir del vino en la cena, acudir al hospital a ver a un amigo enfermo, ir a un concierto de Charles Aznavour, ir a nadar, comprar lotería, o ver un partido de nuestro equipo favorito, entre otras muchas) tendrá un efecto sobre su salud física o mental, sobre su vida social, su estado de ánimo o su situación económica (todo esto representado a modo de stats, como en cualquier juego de rol que se precie).

Por supuesto, no todas las opciones son buenas; muchas contienen efectos secundarios no deseados bastante predecibles, y otras pueden tener consecuencias inesperadas. La idea básica es equilibrar los efectos positivos y negativos de cada acción elegida, pero además tomar consciencia de que, al igual que en nuestra vida, no podemos controlarlo todo. Si bien en el término medio está la virtud, o eso dicen, el azar juega un papel importante y al bueno de Puget tan pronto le pueden desvalijar la casa como le puede tocar la lotería, o que la noticia de la muerte de un buen amigo le deje anímicamente hundido.

1cahers

El juego establece un paralelismo curioso y un tanto agridulce con la exposición intercalada que va haciendo de pasado y presente. Cahors Sunset nos narra los acontecimientos del pasado, ya inamovibles, de manera paralela a las pequeñas decisiones cotidianas que, desde el presente del protagonista, sí podemos tomar. Los meses van pasando de la mano de esas pequeñas variaciones, activas, en el rumbo de la vida de Valentin mientras asistimos, pasivos, al relato histórico de la Francia de los años sesenta y al relato familiar de los Puget y del propio Valentin.

El juego de Locomotivah es también una forma de reflexión sobre el famoso efecto mariposa de Edward Lorenz. ¿Cuáles fueron y en qué medida influyeron todas aquellas pequeñas decisiones tomadas por otras (tantas) manos las que acabaron escribiendo el destino de la familia de Valentin, y el de la propia Francia de aquellos años? ¿En qué medida tomó parte el azar en todo esto? Por otra parte, el ritmo narrativo del juego hace coincidir el momento en el que empezamos a encariñarnos con la familia Puget con ese otro en el que la salud (o el dinero y, en consecuencia, también la salud) de Valentin empieza a verse seriamente deteriorada y por tanto existe riesgo de muerte. Las alegres historias de juventud y de una prometedora y feliz vida adulta se van conjugando con esas pequeñas derrotas cotidianas derivadas del deterioro físico y mental: un tropezón en plena calle, una caída en casa, ser objeto de una broma maliciosa y condescendiente por el simple hecho de ser viejo, o escuchar ese mote poco agradable que se han inventado los chavales del pueblo para reírse de ti.

2cahers

La muerte en los videojuegos, en su propio significado como elemento mecánico más, subraya una idea de evitabilidad. Morimos porque somos torpes. Si somos fuertes y estupendos no morimos, nadie es capaz de acabar con nosotros. Es más, nadie puede hacernos daño. El dominio en el videojuego tiende a la inmunidad, refuerza la idea de inmortalidad. Esta ilusión de invulnerabilidad es uno de los ingredientes con que los videojuegos alimentan las fantasías de grandes y pequeños, lo cual está muy bien si no fuera casi la única opción posible, con permiso de los juegos de From Software, donde morir es pauta de avance.

Aquí, por fin, la muerte es inexorable, es el final del juego. No podemos evitar esa muerte pero en nuestra mano está intentar llegar a su orilla lo más tarde posible. Lo cual es un buen entrenamiento para cuando tengamos que hacer lo propio.

 

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Cahors Sunset

Año: 2015
Un simulador de anciano de tono melancólico y contemplativo, pero que toma elementos de géneros tan dispares como el RPG.
Estudio: Desarrollador: Locomotivah
Plataformas: Plataformas: PC