[Crítica] ‘Three Fourths Home’ – El largo camino a casa

Vivir es complicado. Es complicado enfrentarse a la vida adulta, experimentar el deterioro de las relaciones familiares, o el propio deterioro de los miembros de tu familia. A los videojuegos nunca se les ha dado demasiado bien abordar estos temas, salvo honrosas excepciones en las zonas más periféricas de la escena independiente. Three Fourths Home es un excelente ejemplo de ello.

Llueve torrencialmente en alguna zona indeterminada de Nebraska. Especiales informativos en televisión están emitiendo una alerta por tornado. Kelly conduce bajo la lluvia, aparentemente sin rumbo fijo. La densa capa de agua derramada sobre la luna del coche apenas deja ver un par de metros de la estrecha carretera en blanco y negro. De repente suena el teléfono, el hilo conductor de la historia que late bajo Three Fourths Home, una historia familiar contada a través de palabras y silencios durante una larga conversación telefónica entre Kelly y su familia, mientras ésta conduce bajo la tormenta.

Three Fourths Home es un drama interactivo, un relato visual conducido a través de líneas de texto y puntuales opciones conversacionales, pero es, sobre todo, un ejercicio de escritura inteligentísimo. La conversación entre Kelly y los diferentes miembros de su familia que se van alternando el teléfono (su madre, su padre, y su hermano) nos arroja retazos parciales y sesgados de un cuadro familiar cuyos espacios en blanco iremos rellenando a medida que progresa el viaje.

La interacción es mínima y circunstancial, pero necesaria para avanzar en el relato. Pulsamos una tecla para conducir el coche de Kelly, y otra tecla para dar o quitar las luces del coche, mientras se van sucediendo kilómetros y kilómetros cuyo paisaje de fondo va cambiando de forma imperceptible; de campos de maíz a molinos de viento, de zonas boscosas a granjas decrépitas. Más allá de esto, elegimos una de entre varias opciones de respuesta cuando se nos da la oportunidad. Una de estas opciones nos da a elegir, de una forma extraordinariamente sencilla y sutil, brillante, la orientación sexual de la protagonista.

threefourths1

Mientras Kelly suma kilómetros -no sabemos si poniendo tierra de por medio con respecto a su familia, o en dirección a casa- el relato, en un delicado paralelismo con el propio viaje en coche, nos acerca a la familia pero a su vez nos muestra el enorme abismo existente entre sus miembros. El resentimiento, el dolor, la soledad, la incomprensión, la nostalgia de un tiempo que ya fue, y esa sensación difícilmente explicable, difícilmente definible, que entumece las relaciones familiares; la de esas personas condenadas a quererse a pesar de no entenderse, a pesar de apenas conocerse realmente y, precisamente por ello, con una capacidad especial para hacerse daño.

La buena escritura, por desgracia, no abunda en los videojuegos, pero aquí se erige como recurso principal e imprescindible para pintar un retrato familiar bastante complejo a partir de unos pocos trazos precisos y para, poco después, emborronar todo el cuadro con el ruido blanco de la incomunicación, dolorosa y al parecer irreversible.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Three Fourths Home

Año: 2015
Un exquisito viaje automovilístico en forma de videojuego indie que se revela como una reflexión sobre las relaciones familiares y sus problemas.
Estudio: Desarrollo: [bracket]games
Distribuidora: Distribuye: Digerati Distribution
Plataformas: PS4, Xbox One, Vita, PC, Mac OS