Cuñado Medieval: El tuitero del siglo XV que estabas esperando

Propiamente, se trata de un cuñado renacentista, pero eso importa poco: con sus ideas sobre Juana de Arco, la peste negra y lo preparado que parece Fernando de Aragón, los mensajes de este hidalgo castellano te convencerán de que, hace seis centurias, los había que ya se rascaban la entrepierna antes de soltar ideas DEFINITIVAS sobre España y el mundo.

Debemos comenzar citando un hecho cierto: los cuñados han existido siempre. No hablamos sólo del vínculo de parentesco (según la RAE: «Hermano del cónyuge»), sino también de esa acepción moderna del término que designa a esas personas que hablan mucho, a destiempo y con contundencia, generalmente sobre temas sociales y políticos sobre los que no tienen ni pastelera idea. Esta subespecie del género humano, tendente a las opiniones conservadoras, a los argumentos de manual y a vivir vidas que son un ranciofact en sí mismas, ya se movía por la Península Ibérica hace aproximadamente seis siglos. ¿Cómo lo sabemos? Pues gracias a los mensajes de Cuñado Medievaluna tuitstar en ciernes que comienza a arrasar en internet.

Los efectivos de CANINO han tratado de ponerse en contacto con el responsable de la cuenta, infructuosamente: será que éste estaba muy ocupado cogiendo sitio para la próxima batalla contra los sarracenos. Aun así, viendo sus perlas de sabiduría podemos fechar aproximadamente la época desde la cual nos escribe. Dadas sus opiniones sobre Juana de Arco (1412-1431)…

…así como su favorable punto de vista sobre Fernando de Aragón (1452-1516) ese rey tan guapo y tan preparado al que aún no llama «Católico»…

…podemos sentenciar que el Cuñado Medieval nos escribe desde mediados del siglo XV, por lo que tal vez sería más apropiado denominarle «Cuñado Renacentista». En todo caso, no ser capaz ni de situar su propia época le pega mucho a un señor cuyas opiniones sobre los últimos avances científicos son tal que así:

Como corresponde a un buen cuñado, este tuitero del Plateresco tiene sentencias a propósito de cualquier cosa. Aquí podéis verle opinando sobre el siempre peliagudo diálogo entre culturas.

Tampoco faltan en sus mensajes cotilleos acerca de las celebrities de su época. Por supuesto, él las conoce a todas (aunque sean personajes de ficción).

Por otra parte, está claro que nos hallamos ante un cuñado amigo de sus amigos, y que no quiere pecar de excesivo cuando opina sobre ciertas cosas. Aunque, a veces, le pierda esa impulsividad tan castellana.

 

Y, si le seguimos atentamente, vemos que en el fondo es un romántico y un soñador que aspira a altas gestas de caballería. Como matar dragones, por ejemplo.

Pero, hasta que llegue ese momento, no piensa privarse de analizar temas candentes, como las próximas elecciones generales en el Bosque de Sherwood.

Y tampoco le duelen prendas en señalar a los aragoneses y los vascones, esos enemigos de la unidad de… espera, ¿existía ya España en el siglo XV, o no?

 

Afortunadamente, para seguir a Cuñado Medieval no es necesario un doctorado en Historia, ni tampoco una máquina del tiempo. Basta con suscribirse a una cuenta de Twitter que ya suma 5.189 seguidores (y subiendo). Seguro que, tras unos días recibiendo sus cronicones, acabarás llegando a la conclusión de que España nunca ha tenido remedio. O sintiendo ganas de irte a la taberna, a discutir sobre los tobillos de Cristina de Pisán mientras bebes una jarra de tinto con los colegas.

Publicidad