Daniel Craig: «Antes que rodar otra película de James Bond, me corto las venas»

¿Qué le habrá hecho Christoph Waltz al intérprete de 007? Tras Spectre, Daniel Craig admite que sus ganas de volver al servicio secreto de Su Majestad tienden a cero.

Dice Daniel Craig que el fin de rodaje de Spectre, la nueva película de James Bond, no ha sido precisamente un jolgorio, y que tras ocho meses de plató sus ambiciones se reducen a «quitarle la alarma al despertador y dormir hasta tarde». La cuarta película del actor inglés como 007, y la segunda (y última) de Sam Mendes tras Skyfall, parece haber dejado a Craig hecho pasta de boniato, algo resumido en una sencilla y bonita declaración para Time Out Londoncuando el entrevistador le preguntó si tenía ganas de volver al servicio secreto británico, el intérprete respondió: «Ahora mismo, preferiría romper un cristal y cortarme las venas antes que hacer eso».

Ojo: no se trata de que Daniel Craig quiera despachar con viento fresco a James Bond (tampoco puede, ya que le queda un filme más por contrato), sino que ha salido muy, muy quemado de la producción de su último filme. Durante la conversación llegan a apuntarse incluso los deseos de las productoras correspondientes de que Spectre y la siguiente película de la saga fuesen rodadas a la vez: «Yo les pregunté ‘¿Se os ha ido la puta olla?’, sólo que de la forma más amable posible. Estas películas son demasiado grandes». La clave para tantas prisas era, por supuesto, el buen resultado de Skyfall en crítica y taquilla: «Después de hacer esa, teníamos que hacer otra, algo que a Sam [Mendes] y a mí nos resultaba abrumador. Estábamos en plan ‘Y ahora, ¿qué coño vamos a hacer?». Por otra parte, Daniel Craig también confirma que él fue quien «suplicó» al director de American Beauty que volviese a la saga para rodar otra película con él.

De esta manera, el actor remacha que, por ahora, «si hiciese otra película de James Bond, sería sólo por el dinero» y que su punto de vista sobre su posible relevo como agente con licencia para matar son, digamos, tibias: «Le diría ‘buena suerte’. La verdad, me importa un carajo». Ahora bien: al final, no se resiste a darle un consejo a un hipotético sucesor, sea éste Idris Elba o cualquier otro: «No te acojones. Asúmelo. Algún cliché de mierda por el estilo. Pero, ya en serio, asegúrate de que lo haces genial. Tienes que esforzarte al máximo porque vale la pena. Es James Bond». 

Publicidad