[Canino Planet] De Londres a Pyongyang: viaje por la Navidad

Señores oscuros gritando citas de Mad Max, mercados eróticos, fiestas de vino dulce, cristianos en sótanos... La Navidad se celebra de muchas maneras diferentes en todo el mundo. Enviamos a nuestro corresponsal mundial de CANINO en un viaje por la cultura navideña. Avisamos: se avecinan curvas.

Viernes, Londres

Mujeres pintadas con spray bronceador, treintañeros subiéndose a templetes para interpretar canciones de Calvin Harris y Ellie Goulding. Bajo ellos, cientos de personas que bailan y se dejan la voz. No es el paraíso: se trata del Winterland Wonderland, el mercado alemán navideño más caro de Londres (y por extensión del Reino Unido) levantado en el centro de Hyde Park.  Y nos encanta.

Mientras el enésimo remix de Daft Punk resuena en el aire, los extraños gigantes de Baviera nos contemplan desde lo alto. Echamos un vistazo a los móviles. La burbuja de usuarios de Meetic y Tinder está a punto de E.S.T.A.L.L.A.R.  Tres mil usuarios se conocerán esta Navidad en Winterland: post-cenas navideñas, empresas de Paddington y Canary Wharf despidiendo por todo lo alto otro año de crecimiento…. Fiesta y besos bajo el muérdago artificial.  No hay duda, chico: Winterland is the place to be.

Pero también hay sitio para los pequeños, claro. Si algo tiene Winterland es su detallista gusto por el exceso.  Cines 5D (el 3D es tan, tan 2013)…

Londres cine 5d

… y cerca de allí, la siempre bienvenida Puerta del Infierno.

Londres puerta infierno

Los árboles muertos escupen sangre a ritmo del Hello de Adele.

Londres arbol

Esclavos poseídos gritan encerrados en celdas mientras una buena ración de Señores Oscuros sobresalen entre los muros.

Londres prisionero

De una las almenaras sobresale el señor del castillo, sosteniendo una afilada guadaña. «¡¡Sed testigos, oh mortales!!», grita. «¡Esto el Vahalla!» ¿Mad Max? ¿El señor oscuro está citando Fury Road¡Venid, niños!, prosigue el Señor de la Demonium¡Venid con papá!

Cenamos los típicos churros alemanes con nata alemanes y terminamos nuestro mini de vino dulce especiado con vodka (receta típica alemana de Essex).  Tardamos una media en hora en salir, esquivando borrachos y cajeros automáticos, y caminamos hasta la estación
Victoria, rumbo al aeropuerto Stansted.  

Londres churros

Sábado, Hamburgo

Tras dormir en el precario aeropuerto inglés cogemos el primer avión a las seis. Alemania nos da los buenos dias. Estamos en la cuna de los mercados navideños, así que nos decimos que algo habrá por hacer.

Desde la misma terminal alquilamos un coche que nos lleva a Hamburgo. Llegamos a Santa Paulit, uno de los mercados navideños más interesantes de la región. Atentos al vídeo de presentación.

-¿Cuánto cuesta éste?-, le preguntamos a un vendedor de gorritos de Papá Noel.
-30 euros.
-¿No cree que es un poco caro?
-Está hecho de vello púbico.
-¡Déme tres!

Hamburgo

Nos dirigimos a uno de los espectáculos privados, donde un par de ayudantes de Santa Claus bailan desnudas. Fuera se venden penes de chocolate que eyaculan crema de diferentes sabores, sin obviar las clásicas muñecas hinchables.  También nos resulta muy interesante la sala de doblaje, donde podemos doblar películas pornográficas.

Si seguimos el Instagram del festival nos encontramos fotos de espectáculos tan interesantes como la chica que se unta de mermelada. Son risas.

Santa Pauli wurde gestern offiziell eröffnet!

A photo posted by Spielbudenplatz (@spielbudenplatz) on

Lunes, Tokyo

Las aspirinas para el dolor de cabeza no ayudan a quitarnos el sabor del mullen wine de los dientes.  A la salida del aeropuerto nuestro contacto nos espera para subir al Narita Express, rumbo a la capital.

Durante el trayecto nos habla sobre la Navidad nipona. Nos informa acerca de la compañía KFC, que desde hace ya unos cuantos años instauró la tradición de comer un delicioso cubo de pollo frito en Nochebuena. Desde entonces toda familia japonesa que se precie tiene que reservar con antelación su cubo.

Japón kjc

¿Quieres una Navidad feliz?

Procúrate un cubo.

También lo anuncian en Estados Unidos, por supuesto.

https://www.youtube.com/watch?v=lrAkb9AZ8Xg

Paseamos por el centro comercial de Roppongi Hills, donde se ha instalado uno de los mercados navideños más famosos de Tokyo. Observamos, las principales marcas de whisky y de tarjetas de crédito, sus principales ofertas en pantallas HD. El anuncio de 2011 transmite bastante acertadamente la sensación general: limpio, aséptico, organizado.  No necesitas nada fuera del exterior. La gente hace cola para entrar en el centro comercial.

Algunos con cubos.

Miércoles, Pyongyang

Beijing Airport, uno de los aeropuertos con más conexiones de AirChina para viajar a Europa. En una de las terminales, sorpresa, oímos hablar de la compañía Taedong Travel, una agencia de viajes que ofrecer tours navideños por la capital de Corea del Norte.  Interesados, les enviamos un email y recibimos un folleto explicativo en menos de una hora.

Convencidos, en menos de seis horas embarcamos en un destartalado Tupolev Tu-204. En las pantallas del avión no nos muestran el recorrido vía GPS sino documentales: escenas en blanco y negro de valientes coreanos de la Guerra de Corea contra la capitalista América.

Aprovechamos de paso para dormir un poco.

Corea arbol fox newsjpg

Lo cierto es que en Corea del Norte, quizás por ser un país ateísta, las Navidades son bastante tranquilas, pese a que Corea del Sur cada año les plante un árbol navideño en la frontera. Los cristianos practicantes se reúnen en sótanos (sin decírselo a sus vecinos, claro) para tomar té y celebrar misas. El único problema es que no se nos está permitido tomar fotos de todo esto (tanto las azafatas como los cristianos en el sótano nos lo dejan claro desde el primer momento).

Mientras se tapan con las mantas proporcionadas por el Imperio nos preguntan si hay alguna tradición de Navidad en nuestra tierra. Les hablamos de monstruosos seres de madera, el tiò del Nadal, criaturas que los niños muelen a golpes hasta hacerlos defecar y así expulsen regalos por el ano. Le enseñamos unas viñetas bastante ilustrativas del proceso de apaleamiento. Pero ellos no se creen nuestros rituales barbáricos, por supuesto.

coreationadal Barcelonainfo

Por no creer, los auténticos auténticos norcoreanos no creen (malditos sean) en la Navidad.  La única relevancia que puede tener es que la fecha coincida (sorpresa) con una celebración aún más importante, el cumpleaños de la Gran Madre, Kim Jung Suk, mujer del Primer Líder Kim Jong II.

Cerca de la estatua de Chollima el guía nos quita cualquier duda: la Navidad no existe, es sólo un pretexto diabólico, perverso, un acto de las culturas capitalistas para prolongar la decadencia, el consumismo y la globalización por todo el mundo.

Pero nosotros somos europeos, le explicamos.

A nosotros, el ruido nos encanta.

Publicidad