Descubre el pasaje del terror más espeluznante del mundo: la McKamey Manor

¿Las casas de los horrores te saben a poco? ¿Ya no hay película de terror que te erice el vello de ninguna parte del cuerpo? No te preocupes. Hoy te presentamos la casa de los horrores de tus más dulces pesadillas: la McKamey Manor.

No hay gente más apasionada que los fans del terror. Siempre buscando situaciones más extremas, más terroríficas, está en su condición el llevar un poco más allá el riesgo lógico, con tal de tener un subidón de adrenalina. Como ocurre con los practicantes de deportes extremos, pero cambiando el lanzarte por un puente por la impresión de lanzarte por un puente. Por eso, cuando parece que las viejas casas de los horrores, con su gente disfrazada y sus reglas de no tocar bajo ninguna circunstancia a los usuarios se quedan cortas, es necesario encontrar el modo de ir todavía más allá.

Con una experiencia que sobrepasa todos los límites razonables para casi cualquier persona.

Eso es lo que pensaron los McKamey, una pareja que decidieron abrir la McKamey Manor, una casa de los horrores situada en San Diego que ofrece una experiencia de terror de más de diez horas denominada «reto survival horror». ¿Y qué nos espera allí? Básicamente toda la mierda siniestra que te quepa imaginar: ser asfixiado, ahogado, obligado a comer cucarachas vivas, encerrado y torturado de todas las maneras posibles, además de perseguido y asustado de las formas más convenientes y no aptas para nadie con un expediente médico mínimamente problemático . De hecho, esa es una de las condiciones para participar. Has de presentar una carta de tu médico de cabecera, un chequeo completo, una carta de tu aseguradora y un test de drogas. Sólo por si las moscas. No vaya a ser que el sabor del vómito se te atragante hasta la muerte.

Esta demencia, que se ha extendido también a localizaciones en Huntsville y Nashville, puede experimentarse por la módica cantidad de cuatro latas de comida para perros, llegar hasta allí y ponerte en manos de los McKamey. ¿Y si no tienes el dinero o las agallas para ir hasta allí? No te preocupes, porque ahora puedes disfrutar en su propio canal de Youtube de la experiencia de otros que si se han atrevido.

Gente con redaños, sin duda, porque aún no ha habido nadie en la historia de McKay Manor que haya sobrepasado las seis horas de su recorrido por el infierno.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad