‘Diep.io’: la digievolución del canon ‘io’ es más geométrica que nunca

Mientras estáis ahí con el Doom de turno, con la última generación, con Lo + Poligonal 4, un sector de CANINO amante del empleo de los videojuegos para entrar en trance sicalíptico sigue dándole duro a los videojuegos absolutamente adictivos y de gráficos brutalistas. Sí, amigos. Tenemos un nuevo io a las puertas.

No sabemos qué tienen los juegos .io, de dónde salen, quién los hace, qué tipo de vinculación hay entre todos ellos. Pero algo tienen que los hace irremediablemente atractivos. Hace unas semanas hablábamos de Slither.io, un clon del mítico Agar.io que incluía bienvenidas novedades y cambios en la estrategia. Hoy nos hemos topado con una nueva mutación del concepto: Diep.io, una evolución del sistema de juego que se permite sofisticaciones como toques roleros y que es, en conjunto, mucho más agradable a la vista que el algo tróspido Slither.io.

Diep.io elige un aspecto geométrico que le da un baño cool e indie (algo que, posiblemente, no es) al conjunto y que le permite robar su mecánica a Geometry Wars y otros shooters que estuvieron de moda hace no demasiados años: teclas de cursor (o AWSD) para controlar la nave, ratón para orientar el cañón y disparar. Es decir, la estrategia ya no es, como en Slither.io, la de rapiñar cadáveres de gusarapos caídos en combate, sino algo más de habilidad pura: matar y no ser aniquilado. Farmear durante un ratito para ganar tamaño, mantenerse alejado de los jugadores más poderosos (cuando se puede: Diep.io se pone cruel y frenético en apenas unos segundos) e invertir los puntos en mejorar la nave.

Algunos de los aspectos en los que se puede potenciar el vehículo son el tope de energía, el daño soportado, la velocidad, potencia o recarga de las balas, la velocidad, la capacidad para regenerar energía… según la estrategia de cada jugador, según si tiene un estilo conservador o agresivo, si mejora la nave para que sea un cachalote (como el recién añadido al juego Necromancer, una pachorra letal 2D) o un francotirador, le convendrán unas cosas u otras. El reto, el de siempre, llegar a lo más alto del ranking de jugadores conectados antes de mirar por la ventana para comprobar con un grito que, maldita sea, se ha vuelto a hacer de día.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad