El último enfrentamiento con la bebida de Lemmy Kilmister

No era bourbon, ni vodka, ni tampoco cerveza. Lo último que Lemmy anunció antes de abandonar esta vida terrenal fue leche. Jodida leche finlandesa.

Pocas semanas antes de su muerte, un muy desmejorado Lemmy Kilmister se pasó por Helsinki para colaborar en un spot sobre leche. Supongo que pensaría que no había un plan más cojonudo para una noche de invierno que echar las horas en una oscura gasolinera de alguna estación de servicio de cualquier carretera finlandesa. Eso sí, ahí donde le ves, con bastón y una considerable pérdida de peso, el spot se realizó después del concierto que Motörhead ofreció allí el pasado seis de diciembre.

El anuncio, un remake de un popular spot finlandés de comienzos de los noventa, se grabó en un santiamén gracias al buen hacer del rockero, que destiló sorna y carisma hasta el último día de su vida.

Jussi Lindholm, director de operaciones, cuenta que recibieron la noticia de la muerte del cantante y decidieron no dar el anuncio pero sí utilizar el material que tenían, «que refleja el espíritu de Lemmy», para rendir tributo a un rockero de tal calibre que puede poner su nombre a un nuevo metal superduro.

En la web de la compañía alzan sus vasos de leche en su memoria. Nosotros también, que a estas horas el único que podía estar bebiendo Jäger era él.

Publicidad