[Entrevista] KAZ en Malasaña: «La gentrificación es un proceso imparable»

El dibujante underground Kaz

El dibujante norteamericano KAZ, que combina sus cómics underground con la escritura para series infantiles como Bob Esponja, presentó en Madrid el tercer volumen de su afamada serie Submundo. FOTOS: SERGIO TORO.

La cita en Chopper Monster, una de las tiendas más auténticas del madrileño barrio de Malasaña. Entre neones, vinilos de garage, libros de editoriales militantes como La Felguera o la propia editora de la obra de KAZ, Autsaider Cómics y, por supuesto, kilos de ropa rockera y zapatos de gamuza azul se alza un imponente sofá retro en el que debía tener lugar lugar el encuentro, conducido por el autsaiderista Edu Bravo y amenizado a los postres por el one-man-band King Cayman.

«Si Bob Dylan, que es famoso por haber robado poesía de otros autores y meterlos en sus canciones, ha obtenido el Nobel de Literatura quizá yo, que le robé las orejas a Mickey Mouse y se las puse a una rata gorda y drogadicta, tenga alguna posibilidad en el futuro», así de macarra arranca KAZ la presentación de El tercer Submundo, el último de los recopilatorios de su veterana tira, iniciada hace más de veinte años y sorprendentemente inédita en nuestro país hasta la llegada de la aguerrida editorial mallorquina famosa por apostar por iconos del cómic alternativo como Cowboy Henk, Tokio Zombie o Benjamin Marra.

kaztercersubmundo

De hecho, la edición española ha adelantado incluso a su casa madre estadounidense Fantagraphics publicando 16 páginas inéditas hasta la fecha: «Mis libros se han publicado en Francia, Italia, Sudamérica… Pero nunca continuadamente. Sin embargo aquí en España la recepción ha sido estupenda y estoy muy contento.» Una fuerte apuesta, a la que se suma la edición hace unos meses de Sidetrack City, con los cómics más experimentales, pochos y arties del autor de Nueva Jersey, que no duda en afirmar que «si el cine puede ser arte, si las series de TV pueden ser arte, si incluso el grafiti puede ser arte, entonces los cómics sin duda son arte«.

Algunos galeristas incluso se han llegado a interesar por su obra, pero KAZ se mantiene firme a sus principios independientes ya sea frente al postureo artístico e intelectual como al mundo editorial mainstream, representado en su país por el mundo de los sindicatos de humoristas gráficos que, como en los casos de Calvin y Hobbes, Dilbert o Peanuts, pueden hacerte millonario vendiendo tu tira a periódicos de todo el mundo. «Alguien de la industria me dijo que jamás sindicaría Submundo en un diario. En una ocasión, una cabecera bastante conservadora de Arizona quería hacer un suplemento así como modernos y molón y contrató mis tiras. A la segunda semana, envié una tira en la que un travesti intentaba amamantar a un adulto vestido de bebé con una teta de mentira. Por la mañana, el editor me llamó y me dijo: ‘Estamos teniendo muchas críticas negativas pero estamos llamando mucho la atención, es genial’. A las tres horas volvió a llamar: ‘¡Seguimos recibiendo críticas y comentarios, estupendo!’. Por la tarde me habían despedido y ese fue el fin de mi relación con la tiras de prensa sindicadas«, comenta entre risas.

kazportada

Siempre ha recalcado que esa libertad total para llenar sus historietas de gatos que fuman, ratas politoxicómanas y yonkis entrañables se debe a la seguridad económica que le da trabajar para la industria de la animación hollywoodiense, habiendo desarrollado proyectos para cadenas como Nickelodeon, Cartoon Network o la mismísima Disney que, de momento, no ha tenido problemas con la doble vida de Kazimieras G. Prapuolenis.

Para todos los aficionados a la novela gráfica resultará curioso saber que un autor tan punk e iconoclasta comenzase de la mano de uno de los mayores defensores de la respetabilidad del cómic como forma de arte adulta, el autor del ganador del Pulitzer Maus (1991): «Comencé a publicar mensualmente al tiempo que estudiaba en la School of Visual Arts de Nueva York bajo la tutela de Art Spiegelman. Vio el trabajo que hacía en clase y me propuso participar en una revista que estaba comenzando, y esa revista resultó ser RAW«. Pese al respeto por su maestro y otras figuras del «cómic serio» como Seth o Chris Ware, a pesar de estar «demasiado mayor para leer sus minúsculas y depresivas viñetas sin gafas», KAZ no puede evitar sacar al gamberro que lleva dentro cuando le preguntamos por un hipotético crossover entre los roedores de la obra de Spiegelman y uno de los personajes principales y más reconocibles de Submundo, la icónica y oronda Creep Rat: «Oh, no, no. Eso es un espacio sagrado para él. Recuerdo que una vez, durante una sesión de firmas, que él haciendo uno de sus pequeños ratones de Maus, ambientados en la Alemania nazi y yo bromeé con él: ‘¿Por qué has hecho una pequeña esvástica junto a tu nombre? Es porque en el fondo es lo que estás vendiendo, ¿no?’. Él me miró muy serió y me di cuenta de que poca broma con él respecto a esos temas… Sin embargo creo que sería interesante, y que si Creep Rat estuviese en Aust… Vamos a llamarlo Mauswitz para evitar problemas… lo tirasen al horno, saldría vivo para volver a tirarse él mismo otra vez.«

kaz_stc1

Tras la presentación, mientras King Cayman afina su garage-punk low-fi y el público se reparte entre dedicatorias y excursiones al chino a por más latas de cerveza, nos colamos en la trastienda de Chopper Monster para poder entrevistar al autor en exclusiva para CANINOEncontrándonos en un barrio que se debate entre mantener su espíritu rockero embadurnado en serrín y orina o ceder ante las hordas de baristas, trendsetters y Erasmus en busca de AirBnB’s, es inevitable comenzar hablando de las cañerías que originaron el lodo del que nace la obra de KAZ.

PEDRO TORO (PT): Submundo está inspirado en las calles de Manhattan, Jersey y Hoboken, donde creciste. ¿Cómo son ellas calles hoy? ¿Son aún un refugio para el tipo de personajes que retratas en tu obra?

KAZ (K): Ya no, todo aquello se gentrificó muchísimo. Pero ahora vivo en Hollywood, en una zona llena de indigentes y gente loca. De hecho hace poco caminaba por la acera, allí todo está construido para los coches con lo que las aceras son muy estrechas, y veo que un vagabundo viene hacia mi. Me fijo y me doy cuenta de que no tiene pies ni manos, creo que debido a la diabetes. El tipo no deja de mirarme al darse cuenta de que yo también le estoy mirando, pero todo en lo que podía pensar en aquel momento es que el universo de Submundo y todos los personajes creados durante estos años habían vuelto a la vida para acabar conmigo.

PT: Hablando de la gentrificación de Nueva York, como creador de tu propio mundo urbano, ¿qué opinas de este fenómeno?

V: Creo que es algo que no se puede detener. Simplemente, va a pasar. Allá donde vayan los artistas, en busca de espacio, alquileres bajos, incluso okupación, surgirán cafés, salas de conciertos… Y  los propietarios sacarán provecho de ello. Es lo que hace el capitalismo constantemente. Así que o te mudas a otro sitio o te gentrificas como todos lo demás.

PT: ¿Crees que alguna vez las calles de Submundo llenarán sus descampados de tiendas de cupcakes y barberías hipster?¿Se dejará Creep Rat crecer la barba?
V:
(Risas) ¡No podría imaginarme algo así! En realidad todo el escenario de Submundo que habita en mi cabeza es una recreación de mi pasado…

>>¡MI ARMARIO FAVORITO! ¿QUERÉIS PASAR?

Como si fuese una de las viñetas finales de los cómics de KAZ, una voz emerge desde el pequeño baño que comparte trastienda con el probador donde estamos realizando la entrevista. Tras comprobar que la interrupción no se debe a una rata gigante ni un gato fumador, sino a uno de los asistentes a la presentación, en química sintonía con el universo del dibujante estadounidense, continuamos.

PT: Tus personajes están en las paredes del Weirdo Bar, uno de los locales más icónicos de la Malasaña reciente, también diseñaste una camiseta para ayudarles a pagar una multa que les puso el Ayuntamiento, incluso estos días el barrio está empapelado con los carteles del festival Espíritu de Rock’and’Roll, también ilustrado por ti. Visto que eres casi una celebrity local, ¿has pensado en cambiar Hollywood por Malasaña?

V: Pues sinceramente, lo pienso cada día más. Viendo la estupenda aceptación que tienen mis libros y mi arte aquí. No sé si me mudaría para siempre, pero definitivamente me encantaría vivir una temporada aquí e involucrarme en toda vuestra escena, que me parece divertidísima. Me recuerda al Lower East Side de Manhattan en los 80.

kaz_malasana_1

PT: Nos encontramos en una tienda de ropa dedicada al rock, un tanto similar a lo que es el CBGB’s hoy en día. Tú que viviste sus inicios en la ciudad, ¿qué recuerdos tienes de la escena del punk en aquellos años?

V: Me pilló muy joven, con lo que era más un fan de la escena que realmente parte de ella. Tenía 17 años, e iba al CBGB básicamente porque el barman me servía pese a ser adolescente. Iba a la barra, me preguntaba: «¿Qué quieres?» y a la derecha veía a Richard Hell tomando un ruso blanco con lo que contestaba envalentonado: «¡Un ruso blanco!«. Al principio volvía porque era el único sitio donde no me pedían el carné, pero al final me acabé aficionando a la música y los grupos que actuaban allí. A mis amigos no les gustaba, estaban empeñados en que los músicos no sabían tocar los instrumentos, y yo trataba de convencerles de que no era eso lo importante, sino la energía y la actitud que emanaban. Fueron grandes años, lo pasé muy bien.

PT: Tu estilo de dibujo está inspirado en cartoons clásicos como Krazy Kat, Popeye o La pequeña Lulú y hoy en día,  trabajas en esta misma industria como guionista en series infantiles tan inteligentes como Bob Esponja o Phineas y Ferb. ¿Crees que los artistas underground del futuro se verán influenciados por estas series del mismo modo que te sucedió a ti en tus inicios?

V:¡Eso espero! Lo que veo en la escena de jóvenes artistas de animación en Los Ángeles es que la mayoría tienen proyectos paralelos, en cómic, en pintura… Que son increíbles y no necesariamente comerciales. Y algo con lo que me he topado es que muchos de los niños que veían mi trabajo en Bob Esponja luego han encontrado mi trabajo, y aunque en mi opinión quizá son demasiado jóvenes para leerlo, les ha encantado y les ha inspirado a la hora de hacer sus propios cómics. Recibo es tipo de cartas e emails constantemente y creo que es genial.

PT: De hecho, alguno de los mayores talentos del cómic independiente del momento están vinculados a series de animación, como Michael DeForge en Hora de Aventuras. ¿Estás al tanto de las series de animación actuales? ¿Qué opinas de ellas?

V: Intento estar al tanto, sí, aunque tampoco demasiado para evitar que influya en mi trabajo, y creo que es algo estupendo.

kaz_malasana_4

PT: Tu tipo de humor es provocador a la par que poético,  estructurado en paneles de 2×2 viñetas que crean una suerte de haikus repletos de drogas y sinsentidos. ¿Qué tipo de autores y experiencias te inspiran para llegar a esto?

V: Otros dibujantes me inspiran, por supuestos, pero también mis lecturas adolescentes de autores existencialistas como Albert Camus, El extranjero Aunque siento que al mismo nivel estarían las viñetas de Charles Addams, por ejemplo. También la música jugó un gran papel, desde los inicios del punk rock como los Ramones, que eran muy divertidos, a bandas británicas como X-Ray Spex cuyas letras poseían una poesía muy cachonda para mí. Y creo que ahí ibas por buen camino, ya que ese esquema de cuatro viñetas tiene más que ver con la poesía que con la narrativa, si tiene mucha letra la gente se aburre y no quiere leer la siguiente página, así que va más encaminado a buscar un ritmo. Y en ese ritmo tienes la música, tienes la poesía… Creo que me influye todo lo que leo, incluso si leo una novela del oeste me dan ganas de escribir un tebeo del oeste, solo tengo que buscar el tiempo y la ocasión para ponerme con ello.

PT: En tu estilo muchas veces prescindes incluso del punchline, de ese chiste final tan habitual en las tiras de prensa.

V: Al principio, cuando hacía cómics más experimentales y estaba aún buscando mi estilo, me topaba con que el punchline aparecía en la tercera viñeta, mientras que la cuarta invitaba más a la reflexión o a que el lector se tome un descanso para asimilar lo que acaba de leer. A veces no es divertido-divertido pero hay una intención detrás.  Recuerdo una página que hice donde, por el contrario, cada viñeta tenía un punchline, con lo que el conjunto no tenía sentido, pero rítmicamente me gustaba el resultado.

PT: Respecto a tu sentido del humor, ¿qué te hace reír?

V: Siento amor de verdad por Louis CK, le he visto varias veces en directo y me parece fantástico. Me encanta su capacidad para ser sucio y guarro partiendo de una honestidad brutal. Si alguna vez hiciese stand-up intentaría parecerme a él. También me encantan series de animación como Rick y Morty, Hora de Aventuras, Tito Yayo, gran parte de lo que hace Adult Swim… Me gustan más cuanto más raras son. Muy cerca de donde vivo hay un par de locales de comedia bastante famosos, como el Comedy Store, e intento ir con frecuencia por allí.

kaz_malasana_2

PT: Es imposible hablar con KAZ sin que surja el tema de las drogas, ¿dónde hay mejores camellos, en las esquinas de Submundo o en Sidetrack City?

V: (Risas) El de Sidetrack City sería probablemente el tipo con el carrito de helados que esconde un montón de drogas dentro. Me gustaría que probablemente sea Creep Rat, de Submundo, el que guarde las mejores drogas y el que realmente pueda darte un mejor servicio. Probablemente te coloque con sustancias que ni siquiera existen todavía. No hablo de marihuana o LSD sino de mandanga realmente salvaje. 

PT: Sé que es una pregunta que contestas mucho últimamente, pero en CANINO perseguimos la verdad y necesitamos que seas sincero. ¿Es Donald Trump un personaje escapado de tus tebeos más pesadillescos, fruto de un mal viaje?

V: Te diría que probablemente sí, ya que es un personaje que ha nacido rico y es verdaderamente estúpido. Lo cual son dos ingredientes estupendos para un buen personaje de cómic. De hecho creo que Robert Crumb ya la dibujó en su momento. Pero en la vida real es un sujeto realmente terrible.

PT: En una entrevista con motivo del primer libro de Submundo comentaste que al venir a España te gustaría ir a una corrida de toros en la que el toro acabase con el torero. ¿Cómo va ese plan?¿Lo has conseguido?

V: No he podido todavía. ¿Cómo está el tema? ¿Estamos en temporada? Me parece un deporte horrible, el toro no tiene ninguna oportunidad. Si fuese simplemente el toro contra el matador, sin espadas, ni banderillas… O quizá si lanceasen al torero para ponérselo más difícil… ¡Me gustaría ver una de esas!

Gracias a Iván y el equipo de Chopper Monster por la paciencia y la ayuda logística.

El tercer Submundo está editado por Autsaider Cómics. A la venta en tiendas especializadas o a través de su web

kaz_malasana_3

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad