Entrevista – M. Cabotá y T. Bestard: «‘I am your father’ reivindica los actores detrás de la máscara»

En una galaxia muy, muy cercana, el británico David Prowse fue Darth Vader –y acaso nunca haya dejado de serlo–. Sin embargo, no es su rostro, sino el de Sebastian Shaw, el que emerge de la máscara en El retorno del Jedi (1983) antes de que exhale su último suspiro.

Los palmesanos Marcos Cabotá y Toni Bestard son los máximos responsables del documental I Am Your Father, en cines desde el pasado viernes. Nostálgicos de tomo y lomo, ambos realizadores se han propuesto reivindicar al actor que se mueve bajo la legendaria indumentaria del villano. Hablamos con ellos de teorías de la conspiración, recuerdos impregnados de melancolía y finales alternativos en una cinta llamada a provocar al fandom un mes antes del estreno de El despertar de la Fuerza (2015).

Ignacio Pablo Rico: La idea de fondo del documental –rodar la escena de la muerte de Darth Vader con David Prowse– se le ocurre a Marcos hace ya más de diez años, cuando conoce al intérprete en el Festival de Sitges. ¿Por qué el proyecto tardó tanto en concretarse?

Marcos Cabotá: No es algo fácil. Son muchos factores. El primero, reencontrarnos con Prowse y proponerle la idea. Aparte, claro, de buscar financiación y personas que crean en el proyecto.

Toni Bestard: Cuando empezamos el documental, no existía exactamente la idea de volver a grabar la escena. Se nos ocurrió a ambos más tarde. Le planteé a Marcos que quizás sería conveniente contar con un hilo conductor, una persona que representara a los fans. Podía ser él, pues es más joven y más incondicional de Star Wars. Yo podía aportar un punto de vista objetivo, técnicamente hablando, mientras él conectaba sentimentalmente con los seguidores acérrimos.

IPR: ¿Fue dura la búsqueda de financiación?

MC: Gracias a Dios, Nova Televisió y Singular Audiovisual no dudaron del proyecto. Tocamos su puerta y presentamos la locura que queríamos hacer. Les pareció fascinante. Enseguida estábamos manos a la obra, porque creyeron en la película. Es verdad que, más tarde, hubo problemas, como que las cosas fueran más caras de lo que parecían en un principio. Pero los productores han estado detrás siempre y les debemos agradecimientos eternos.

TB: Básicamente, el proyecto fue creciendo. Al principio teníamos una idea muy sencillita, hacer un cortometraje documental, un biopic de Prowse. Lo que pasa es que, cuando lo entrevistamos, y a la hora de indagar en su vida, nos dimos cuenta de que la historia de David no se podía resumir en un corto. Tendríamos que hacer una peli. Eso implicaba contactar con todos los personajes que debían aparecer en el documental. Es un proceso que se alarga mucho en el tiempo y, claro, también incrementa las dificultades a nivel económico. Estuvimos casi tres años trabajando en esto.

IPR: I am you father no es solo un documental acerca de David Prowse, sino sobre vuestros lazos afectivos con Star Wars.

MC: Totalmente. El padre de todo es, evidentemente, George Lucas. Es el creador de este universo paralelo que nos aleja un poco de nuestras desgracias, y más dado el actual panorama político internacional. Es una vía de escape. Tanto Toni como yo hemos estado enamorados de Star Wars y de su universo siempre. I Am Your Father es una especie de acercamiento a ese mundo. Conociendo la vida de Prowse, conocemos más de esas producciones que tanto nos fascinan.

TB: Eso no hay que olvidarlo nunca. La película es también un homenaje, una reivindicación de aquellos actores detrás de la máscara, representados aquí a través de su máximo exponente: el actor que hizo de Darth Vader. También guarda mucha relación con la propia saga. Lo que nos lleva a rodarla es nuestra afición a Star Wars. Yo soy un fan generacional, pero Marcos es de los que incluso coleccionan merchandising relacionado con la franquicia.

Imagen17

IPR: ¿Realmente creéis que se cometió una injusticia con David Prowse al impedirle ser “el rostro” de Darth Vader? ¿No es acaso legítimo que Lucasfilms tomara esa decisión?

MC: Evidentemente, George Lucas y Lucasfilms tienen el derecho legítimo de poder elegir y hacer lo que quieran con los actores. Es su trabajo y son sus propietarios. Con eso, personalmente, no tengo ningún problema. Lo que nos parece injusto es que, 35 años después, Lucasfilms siga denegando la autoría de Darth Vader a David Prowse, impidiéndole que vaya a firmas o a celebraciones oficiales. Roza lo ridículo. Pasó hace mucho tiempo, ya ha sucedido. Una gran empresa debería dejar de estar preocupada por alguien como él, un octogenario que vive retirado en las afueras de Londres, en Bristol.

TB: Sí, claro. Yo considero que, como en algún momento apunta el documental, un director tiene derecho a hacer los cambios que desee. No criticamos el hecho de que David Prowse no fuera el actor que aparecía cuando Luke le quitaba la máscara a su padre, sino cómo tuvo lugar el proceso. A hurtadillas, a espaldas de David, como en el patio de un colegio. No quieren que el niño se entere de que le están haciendo una putada. Es una cosa un poco extraña. Intentamos averiguar los motivos y, en un principio, pensamos que quizás tenía que ver con que él no era el actor adecuado. Pero, más adelante, comenzamos a descubrir que le prohíben muchas cosas en ese rodaje. Se tergiversan sus palabras, se le acusa de decir cosas que en realidad no ha dicho… No se trata de decidir si George Lucas hizo una mala o una buena elección; eso es cosa suya. Nos interesaba averiguar los motivos ocultos.

Darth-Vader

IPR: David Prowse vive encerrado en una burbuja nostálgica. ¿Hasta qué punto su obsesión con Darth Vader ha impedido que su existencia se desarrollara con normalidad? Quizás, en lugar de regresar a Star Wars otra vez, lo hubiera ayudado más una semanita en Mallorca…

MC: No es el primer ejemplo de un actor que da vida a un gran personaje y se queda estancado en él. Y David Prowse, en realidad, siempre quiso ser culturista. Sin pretenderlo, cayó en Hollywood e interpretó a uno de los personajes más famosos de la historia del cine. Ha vivido de ser Darth Vader durante treinta años, visitando convenciones y firmando autógrafos. Lo respeto y me parece bien. Llegó a su tope con un villano icónico y supo que, más allá de eso, no iba a hacer demasiado. En realidad, la historia se repite en buena parte del elenco de Star Wars exceptuando, claramente, a Harrison Ford. Los demás, en su mayoría, no han hecho gran cosa, aunque en la nueva trilogía vuelvan a tener papeles destacados. Pero hasta hace unos años, Mark Hammill, Peter Mayhew y Carrie Fisher estaban desaparecidos.

MC: David tuvo su gran momento. Como dice uno de los entrevistados, “era la persona adecuada en el instante adecuado”. Gracias a su físico, acabó protagonizando algunas películas memorables, como Star Wars o La naranja mecánica (1971). Él ha tomado la decisión de vivir a la sombra de Darth Vader hasta hoy mismo.

davidprowse-2

IPR: Una ausencia muy notoria es la de Norma Prowse, la mujer de David. Parece que no le hizo demasiada gracia el trabajo que hacíais. ¿Ha llegado a ver la película terminada?

MC: Sabemos que Norma está cansada de que desfilen por su casa periodistas y programas de televisión. De pronto, llegan dos españoles allí, y ella no se plantea la diferencia entre un magazine televisivo, con cuatro preguntas, y una producción cinematográfica ambiciosa y respetuosa. Confundió el concepto. Nos tomó por periodistas y, cansada de Darth Vader, no tuvo interés en colaborar. Cuando llegábamos, se marchaba para hacer otras cosas. Ha visto el trailer y parte de un primer montaje, pero terminada, tal como está ahora, no ha llegado a verla. En el momento en que lo haga, entenderá que no es un programa británico más que ha ido a molestar a David. La echamos de menos en el documental, pero su ausencia es un buen reflejo de la opinión que guarda sobre la mitología que rodea a su marido.

TB: Tiene una relación bastante negativa con el personaje de Darth Vader. Piensa que le ha robado buena parte de su matrimonio con David. Estima que él ha gastado horas en el personaje que no le ha dedicado a la relación. No ve con buenos ojos nada relacionado con Star Wars. Era eso lo que más le molestaba, no que un par de españoles asaltaran su casa y grabaran su intimidad.

IPR: En los primeros minutos, aseguráis que toda película necesita un villano. Si en I am your father el héroe es Darth Vader, ¿quién es el malo?

TB: (Risas) No hay un villano claro. Hay una sombra alargada, como podría ser la del Emperador; una de esas sombras que están siempre presentes, pero que no descubres hasta el final. No te voy a dar el nombre que buscas, pero queremos hablar de la completa deshumanización de Hollywood, que a veces trata a las personas como objetos. Trataron a David antes como una máquina que como un ser humano. En el rodaje hay un control exhaustivo de lo que hace o dice cada persona, pero ningún tipo de conexión sentimental con quienes trabajan en estas películas. En I Am Your Father está presente la mala relación de David con la industria. Curiosamente, sí que hay una especie de antagonista a quien llegamos a ver: Robert Watts. No creo que sea un personaje negativo pero, en algunos momentos, tiene un perfil que recuerda al del Emperador. No es un villano, pero acaba mostrando la verdadera cara de lo que sucedió allí.

Captura de pantalla 2015-11-23 a la(s) 11.09.36

IPR: ¿Sabéis si la película ha llegado hasta George Lucas?

MC: La tiene sobre su mesa. Se la enviamos, en su momento, a las oficinas de Lucasfilms para que pudiera verla, pero no hemos vuelto a saber nada.

TB: Como nos cedieron fotografías de Star Wars, por obligaciones del contrato debíamos enviarles una copia del documental.

IPR: ¿Ha habido alguien a quien os hubiese gustado incluir en el documental pero que finalmente se quedara fuera?

TB: Nos hubiera gustado mucho poder charlar con uno o dos de los actores principales. Entramos en contacto con ellos, pero coincidió con que se empezaba a rodar El despertar de la Fuerza y no concedían entrevistas. Por ejemplo, sabemos que David mantuvo una muy buena relación con Mark Hammill. Habría sido genial tenerlo allí, pero estaba incorporándose a la nueva trilogía y no podía siquiera revelar el aspecto físico con el que aparecería. Con algunos intérpretes estuvimos a puntito, y a otros los entrevistamos pero, por derechos de imagen, y al estar ellos trabajando en El despertar de la Fuerza, se sumieron en un voto de silencio y no querían responder a nada de lo que les preguntábamos. Aunque pienso que las personas que hablan en I Am Your Father son justo las que necesitábamos para contar la historia. Son especialmente valiosas las aportaciones de Gary Kurtz y de Rober Watts.

screenshot_1_30_13_1_42_pm

IPR: Es inevitable preguntarlo: ¿qué esperáis de El despertar de la Fuerza?

MC: Yo estoy muy ilusionado, incluso nervioso. Tiene los ingredientes para ser una gran película. Todo lo que hemos podido ver en imágenes filtradas y trailers –aunque intento no mirar mucho– me gusta. Cuenta con un cineasta genial y pienso que será un peliculón. Va a tener un impacto taquillero que quizás nos dé alguna sorpresa. La imagino superando a Titanic (1997) y Avatar (2009). Las cifras de preventa de entradas están siendo impactantes. Hay, en lo que hemos podido ver ya, una mezcla de nostalgia y novedad que seduce. Unirá en el entusiasmo a los fans nuevos y a los viejos.

TB: Teniendo en cuenta que detrás está J.J. Abrams, que es un fan reconocido de Star Wars y un director maravilloso, espero esa película que a todos nos hubiese gustado ver en 1999 y que no vimos.

Publicidad