[Especial San Valentín] Música Canina: El amor apesta

Corazones rotos, despechos homicidas y depresiones sentimentales a granel. Nuestra playlist de la semana es una suma de razones (musicales) para entender por qué "amor romántico" es un término tan devaluado, y el día de San Valentín una birria.

Durante años (por no decir «durante décadas») nos lo vendieron como una razón para vivir. Pero pasa el tiempo, cambian los discursos, y, ¡zasca! Resulta que, de repente, el amor romántico de toda la vida ha pasado a ser lo peor. Y no sólo en los cenáculos de costumbre, oigan, sino también en la TV y en la prensa generalista. ¿A qué puede deberse esto? Pues tal vez las canciones que ha escogido el equipo de CANINO para esta semana de San Valentín nos den una pista: en nuestra playlist pueden encontrar, resumidas en canciones, todas las maneras en las que la dependencia emocional puede hacer sufrir a una persona.

Puestos a dar argumentos, empezamos con uno de mucho peso: el crimen pasional descrito por Alaska y Dinarama con una precisión que pone los pelos como escarpias, y llena hasta los topes las pistas de cualquier discoteca. Pero no hace falta tirar por esos morbos (o por los de Soft Cell) para sentirse empujado a un facepalm. Sin ir más lejos, ¿se imaginan a ustedes mismos enfrentados a la sarta de excusas que ofrece el adúltero Sandro Giacobbe en El jardín prohibido? Pues, seguramente, tras escucharlas se sentirían movidos a emigrar al Himalaya (como la chica de Los Nikis), asegurando que el amor apesta (J. Geils Band) y que da ántrax (Gang of Four), mientras que las canciones dedicadas a ensalzarlo dan asco (Bob Wayne). Por otra parte, si pensaban que esta clase de penares son privativos del sector hetero, ahí tenemos a Carlos Berlanga, Lidia Damunt Bambino para confirmarles lo contrario.

Y así les dejamos: entre rosas marchitas, bombones pisoteados y ositos de peluche con costurones, tirado todo y revuelto bajo la lluvia de febrero. No se dejen llevar por el marasmo, asuman que la vida sigue y que aún quedan razones para seguir adelante. Sin ir más lejos, escuchar la selección de temazos (estos, esperamos, con el corazón más entero) que llegará la semana que viene…

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad