Fallece Gene Wilder: adiós al Jovencito Frankenstein y Willy Wonka

Conocido sobre todo por sus colaboraciones con Mel Brooks, otro genio judio (aunque Wilder se declaró en algún momento 'judío-budista-ateo'), Gene Wilder fue uno de los actores de comedia más relevantes del Hollywod de los setenta y los ochenta y fue nominado al Oscar en dos ocasiones, como actor y como guionista. Llevaba semiretirado del cine y el teatro desde finales de los noventa, centrado en su carrera como novelista. Nos deja a los 86 años de edad.

Wilder le debe buena parte de su fama a Mel Brooks, pero sería injusto ceñir su carrera solo a esas colaboraciones. Es cierto que fue junto a él se ganó dos nominaciones al Oscar, uno por actor secundario (el hilarante Leo Bloom de Los productores -1967-, su primer papel de importancia tras debutar triunfalmente en Bonnie y Clyde -1967-) y otro por coescribir con Brooks el guion de la aún hoy impresionante El jovencito Frankenstein -1974-. Fueron sus dos colaboraciones más relevantes juntos, pero también coincidieron en Sillas de montar calientes (1974).

También en los setenta, Wilder compuso otro de sus personajes más reconocibles: el inefable Willy Wonka de Un mundo de fantasía (1971), la insólita adaptación de la novela de Roald Dahl y a cuya interpretación dotó Wilder de unos claroscuros y una ambigüedad que deberían hacer que Johnny Depp corriera a acurrucarse avergonzado debajo de la cama.

Wilder también gozó del éxito de taquilla en películas como, por ejemplo, las que rodó junto a Richard Pryor: El Expreso de Chicago (1976), Locos de remate (1980), No me chilles que no te veo (1989) y No me mientas que te creo (1991). Su carrera se redondea con películas que, de mayor o menor calidad, siempre dignificó con interpretaciones desternillantes y rebosantes de humanidad y un toque amargo: de El hermano más listo de Sherlock Holmes (1975) a La mujer de rojo (1984), pasando por El mejor amante del mundo (1977), El rabino y el pistolero (1979), Hanky Panky (1982) o Terrorífica luna de miel (1986).

En lo personal, después de varios matrimonios fallidos, iniciaría una relación con la llorada y talentosa actriz del Saturday Night Live Gilda Radner en 1981, con la que se casó en 1984. Una larga lucha con un cáncer de ovarios acabó derrotando a la actriz en 1989, de solo 42 años, lo que impactó tremendamente en la sociedad de la época y concienció a Wilder de la dolencia. El actor dedicó desde entonces buena parte de su tiempo a colaborar con su imagen y aportaciones económicas a la concienciación del cáncer de ovarios. A él mismo se le detectó un linfoma no hodgkiniano en 1999, que terminó de dejar atrás en 2005. Wilder ha muerto de complicaciones por la enfermedad de Alzheimer.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad