Guía para principiantes: ‘X-Files’

El 25 de enero Expediente X vuelve a la vida convertida en una miniserie de seis capítulos. Catorce años después del fin de la franquicia televisiva y ocho desde la última película, Mulder y Scully regresan con ganas de revivir los mejores momentos de un universo que durante casi una década llevó la sci-fi y el terror al prime time de las televisiones de medio planeta.

Si conoces poco de la serie original o directamente nunca le prestaste atención, pero quieres darle una oportunidad a esta nueva etapa, CANINO tiene la solución. Ahora tienes la oportunidad de descubrir el universo creado por Chris Carter en esta nueva guía para principiantes. Recuerda: la verdad está aqui dentro.

1-Investiga los orígenes de la serie

Chris Carter tenía dos series clásicas en la cabeza que le sirvieron de inspiración para Expediente X (1993–2002). La primera fue Kolchak (1974-1975), creada por Jeffrey Grant Rice y protagonizada por un correoso reportero interpretado por Darren McGavin, especialista en casos paranormales. Carl Kolchak se enfrentaba a vampiros, hombres lobo, brujas, endemoniados y hasta con el mismísimo Jack el Destripador en el Chicago de los años setenta y a plena luz del día. Entre otras cosas, Carter importó de Kolchak la figura del monster of the week, concepto del que hablaremos más adelante.

La otra serie de la que partió fue Los invasores (1967–1968), una historia sobre una invasión alienígena secreta en la Tierra que venía a ser una versión pulp de La invasión de los ladrones de cuerpos (1956). Creada por Larry Cohen, futuro héroe de la Serie B terrorífica, estaba protagonizada por Roy Thinnes en la piel del arquitecto David Vincent, el único terrestre que conocía la verdad y sabía reconocer a los alienígenas con apariencia humana (tenían un defecto: el dedo meñique rígido). El personaje de Thinnes es un claro antecedente del agente Mulder, un tipo atormentado y sabedor de la existencia de vida extraterrestre al que nadie cree. Un dato más: McGavin y Thinnes fueron homenajeados por Carter de forma directa al aparecer en diversos episodios de Expediente X.

2-Lee un poco sobre las teorías de la conspiración y la ufología

AntionRiberaElEnigmadelosPlatillosVolantes

Carter, surfero y periodista graduado, es hijo de la contracultura, el boom ovni de los sesenta y el caso Watergate. Unos ingredientes que están presentes constantemente en la serie. De hecho la trama principal, el complot entre el gobierno norteamericano y los extraterrestres para invadir la Tierra, crear una raza híbrida entre las dos especies que la habite y permitir que solo los altos cargos políticos y sus familias sobrevivan, es una metáfora muy loca de sus miedos y obsesiones.

Para ahondar más en el mundo de las conspiraciones y la ufología os recomendamos un par de libros. Sobre el fenómeno ovni vale la pena rescatar el extraordinario estudio del ufólogo catalán Antoni Ribera, El gran enigma de los platillos volantes (1975). Un tomo lleno de casos documentados, muchos en los Estados Unidos, que cita también los organismos gubernamentales que negaban/ocultaban la existencia de los ovnis. Y sobre conspiranoia, Empire of Conspiracy: The Culture of Paranoia in Postwar America (2000) de Timothy Melley, un volumen que analiza de forma exhaustiva como esas teorías han calado en la población y en la cultura pop yanqui.

3-Descubre los traumas de Mulder y Scully

Samantha_Mulder_Abduction_Little_Green_Men

Los agentes del FBI Fox Mulder y Dana Scully son dos personajes antitéticos. El primero es un creyente y la segunda una escéptica que en un principio es asignada como compañera de Mulder con una misión clara: desacreditarlo. Ahora bien, con el paso de las temporadas nacerá una complicidad/camaradería entre ellos que los hará inseparables. Uno de los factores que define su relación es una juguetona tensión sexual que no se resolverá hasta la segunda de las películas para cine, X-Files – Creer es la clave (2008). Otro aspecto que ayuda a describir sus personalidades son los traumas que padecen. Mulder vive obsesionado con la abducción de su hermana pequeña, Samantha, un hecho que presenció cuando solo tenía doce años de edad. La vida de la cartesiana Scully cambia cuando a finales de la segunda temporada es abducida también por los alienígenas; un suceso traumático que le acabará provocando un cáncer e infertilidad. A partir de ahí, como si se tratara de la Ripley de Aliens (El regreso) (1986), ejercerá de madre adoptiva de todos los niños que pasen por la serie. Ahora bien, Scully acabará teniendo un hijo en la octava temporada gracias a un misterioso embarazo.

4-Memoriza estos lemas

En los memorables títulos de créditos iniciales de Expediente X aparecían una serie de taglines, algunos la mar que inquietantes, otros directamente antisistema, que se harían tan o más famosos que los protagonistas de la serie. Lo mismo pasó con el poster que tenía Mulder en su despacho, en el que se podía ver un ovni y la frase «I Want to Believe”. Aquí tienes unos cuantos:

Trust No One
Deny Everything
Apology is policy
Resist Or Serve
Deceive Inveigle Obfuscate
All Lies Led To The Truth
Nothing Important Happened Today
They’re Watching
Amor fati
E Pur Si Muove

5-Descubre los Monster Of The Week

Más allá de la trama conspiranoica-extraterrestre que vertebraba la serie, Expediente X es recordada también por los episodios independientes en los que Mulder y Scully perseguían aberraciones humanas, bestias mutantes o personas con poderes mentales que a veces tenían una coartada fantástica. Ese es el concepto que apuntábamos antes del Monster Of The Week (el monstruo de la semana), creado por Jeffrey Grant Rice en Kolchak. La lista de monstruos de Expediente X es memorable, estos son solo algunos:

Tooms, un hombre de gelatina que se alimenta de hígados humanos. Hiberna cada treinta años y es difícil de cazar. De hecho Mulder y Scully lo intentan un par de veces sin éxito.

The Flukeman, una especie de gusano humano, producto de la radiación en Chernóbil, que llega a los Estados Unidos escondido en un barco. A algunas de sus víctimas se las come y a otras les inocula unas larvas para perpetuar su especie.

Lanny y Leonard, el homenaje de Chris Carter a ¿Dónde te escondes, hermano? (1982), un pobre hombre y su hermano siamés, un ser deforme y homicida que parece el gemelo bastardo del Belial de la película de Frank Henenlotter.

Virgil Incanto, un mutante de aspecto seductor que necesita la grasa humana para sobrevivir. Se dedica a seducir a mujeres gorditas a las que succiona la grasa con un beso mortal.

Edmund, George, y Sherman Peacock, una familia endógamica de paletos deformes que rivaliza con la de La matanza de Texas (1974). El episodio en el que aparecían, titulado Home (1996), era tan crudo y explícito que se censuró en algunos países.

6-El Fumador, el villano definitivo

Toda saga fantastique necesita de un villano que esté a la altura de las circunstancias. Debe tener carisma y algo que lo haga reconocible; un marca de fábrica. Pues bien, El Fumador, interpretado por William B. Davis, tenía todo eso y más. El humo marcaba sus apariciones (se trataba de cigarros con un hierbas especiales, ya que el actor no fumaba tabaco) y su presencia era siniestra; el secuaz del gobierno compinchado con los alienígenas, al que no le temblaba el pulso a la hora de matar por la causa. El Fumador vivía frustrado al no poder acabar con la vida de Mulder, sus superiores no se lo permitían; el peligro de convertir a Mulder en un mártir y a su búsqueda de respuestas en una cruzada desaconsejaban el asesinato. Por cierto, en uno de los capítulos más memorables de la cuarta temporada, Musings of a Cigarette Smoking Man (1996), Carter se atrevió a explicar los orígenes del personaje: un agente del gobierno sin escrúpulos que cometió los asesinatos de JFK y Martin Luther King, Jr.

7-Conoce a los aliados de Mulder y Scully: Skinner, Garganta Profunda y Los Pistoleros Solitarios

pistoleros

Si bien durante la serie hubo muchos personajes episódicos que ayudaron a nuestros dos agentes, tres son los aliados recurrentes que en más de una ocasión salvaron los culos de Mulder y Scully. Vamos con ellos.

-Walter Skinner: el jefe de Mulder y Scully. Al principio se muestra autoritario con ellos, pero a medida que avanza la serie se convierte en un aliado, cubriendo con saber estar los marrones creados por la pareja. En algunos capítulos sale del despacho y se lanza a la acción con un objetivo claro: salvar la vida de sus subordinados.

-Garganta Profunda: el confidente de Fox Mulder y un homenaje directo al caso Watergate (era el nombre en clave del agente de FBI que destapó el escándalo de las escuchas ilegales del presidente Nixon). Cuando Mulder quería contactar con él, ponía una X con cinta adhesiva en la ventana de su casa.

-Los Pistoleros Solitarios: tres nerds expertos en conspiranoias, capaces de hackear cualquier sistema de seguridad gubernamental. Los tres estaban enamorados platónicamente de Scully, dando lugar a grandes momentos cómicos. Fueron objeto de un spin off que solo duró una temporada.

8-Si no tienes tiempo de ver la serie clásica entera, mira solo las primeras cinco temporadas

mulderscully1

Por mucho que esté de moda el binge-watchin, tragarse del tirón las nueve temporadas de Expediente X para ponerse al día es demasiado. Por esa razón os recomendamos que veáis solo las cinco primeras, las mejores de la serie. En ellas hay suficiente chicha para comprender todo el universo creado por Carter: la trama alienígena, los monsters of the week y los principales aliados y villanos del dúo de agentes. También se trata del periodo donde mejor se explota la relación entre Mulder y Scully. Ahora bien, si cinco temporadas también os parece demasiado, un buen consejo sería ver solo el primer capítulo y el doble final de cada una de ellas. Así al menos tendréis claro cómo va eso de la invasión extraterrestre pactada con el gobierno. Por cierto, mucho cuidado en aminarse con la octava y la novena, el personaje de Fox Mulder casi no aparecía y el de Scully se diluía. De hecho fueron sustituidos de facto por dos nuevos agentes, interpretados por Annabeth Gish y Robert ‘T-1000’ Patrick.

9-Chequea el universo paralelo: películas, cómics y spin offs

xfilescomic

Más allá de las nuevas temporadas, el éxito de Expediente X dio lugar a un universo paralelo que convirtió la serie en un fenómeno pop. Empecemos por el cine y las películas: Expediente X: Enfréntate al futuro (1998) X-Files – Creer es la clave (2008). La primera es una espectacular y trepidante entrada en la trama alienígena. La segunda, un fallido intento de reverdecer los laureles del pasado, eliminando casi por completo el factor paranormal, y que solo vale la pena recordar por la novedad de convertir a Mulder y Scully en pareja sentimental.

Fijémonos ahora en la pequeña pantalla. Los Pistoleros Solitarios tuvieron su serie propia en 2001, solo apta para fans irredentos de la saga. Unos años antes llegó la más que reivindicable Millennium (1996–1999), un spin-off atípico, casi una serie con vida propia, protagonizada por un agente del FBI con poderes psíquicos llamado Frank Black (un excelente Lance Henriksen). Aquí el problema no eran los extraterrestres, sino una misteriosa secta que pretendía iniciar el apocalipsis. Expediente X y Millennium se cruzaron en 1999, en un episodio escrito, ojo, por Vince Gilligan (Breaking Bad), que sirvió para finalizar las andanzas de Black.

En referencia a los cómics, Topps y Wildstorm se animaron con el tema. De 1995 a 1998 hubo una colección regular dedicada a Mulder y Scully (uno de los dibujantes fue un Charlie Adlard pre-Los Muertos Vivientes). En 2013 se empezó a editar una nueva serie de historietas, bajo supervisión de Chris Carter y el amparo de IDW Publishing, que es considerada como la décima temporada de Expediente X.

10-Descubre los nombres ilustres que han pasado por la serie

AaroPaulXFiles

Nueve años de Expediente X dan para muchas colaboraciones especiales y descubrimientos de futuras estrellas. Dentro de los invitados con pedigrí hay que destacar la presencia de tres escritores que participaron como guionistas. Stephen King, que firmó el libreto de Chinga (1998), un relato de horror con una muñeca diabólica bastante bruto. Y la pareja formada por William Gibson y Tom Maddox, padres del ciberpunk, que se animaron a escribir un par de episodios: Kill Switch (1998) y First Person Shooter (2000). El primero es un atípico monster of the week; el segundo un relato de sci-fi lleno de referencias a la realidad virtual.

En el apartado de descubrimientos la serie de Chris Carter dio la alternativa a varios de los responsables que años después darían forma a Breaking Bad (2008-2013). Su creador, Vince Gilligan, ejerció de productor ejecutivo durante varias temporadas y escribió veintinueve episodios, uno de los cuales, el estupendo Drive (1998), estuvo protagonizado por un entonces desconocido Bryan Cranston. Aaron Paul también apareció en la serie, concretamente en uno de los capítulos de la temporada final. En Lord of the flies (2001) se le podía ver haciendo de un adolescente problemático.

Otro de los descubrimientos sonados de Expediente X fue el de Giovanni Ribisi. Su papel protagonista en D.P.O. (1995), un teenager white trash con la habilidad de controlar la electricidad y usarla como arma mortífera, fue uno de los highlights de la tercera temporada.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad