Ha muerto Catherine E. Coulson, la Lady Leño de ‘Twin Peaks’

"Hoy he perdido a una de mis mejores amigas", afirma David Lynch. Coulson, que ha fallecido a causa de un cáncer a los 71 años, llevaba trabajando con el cineasta desde los 70 como intérprete y operadora de cámara.

Anda que no fastidia, pero es inevitable: algún día teníamos que dar nuestro primer obituario en CANINO. Y éste ha resultado ser el de una actriz muy querida en esta web: Catherine Coulson, a la que recordamos por su personaje de Lady Leño en la serie Twin Peaks de David Lynch, falleció a los 71 años a causa de un cáncer, según ha confirmado su agente esta madrugada (hora española). Operadora de cámara además de actriz, Coulson llevaba trabajando con el director de Terciopelo azul en 1974, cuando intervino en su corto The Amputee. Y, antes que eso, había trabajado para John Cassavetes en El asesinato de un corredor de apuestas chino. Después, Lynch y Coulson volvieron a coincidir en la mítica Cabeza borradora, con cuyo actor principal, Jack Nance, estuvo casada ella entre 1968 y 1976.

Fue en 1974 cuando Coulson y Lynch empezaron a bromear sobre un posible personaje: una mujer de pueblo, muy amable por lo demás, que lleva consigo a todas partes un tronco de madera y lo trata como si fuese un niño. En principio, aquello debería haber sido la génesis de una sitcom absurda titulada I’ll Test My Log For Every Inch Of Knowledge. Pero, con los años, la idea reapareció en una serie muy distinta: Twin Peaks, donde Lady Leño era uno de los personajes más llamativos de aquel pueblecito con su aserradero, sus donuts, sus asesinatos, sus espíritus malignos… Además de su relación con el universo lynchiano, Coulson intervino en títulos tan dispares como Star Trek: La ira de Khan (en su faceta de camarógrafa) y la serie Portlandia (en la de actriz). Ahora estaba previsto su regreso a la nueva temporada de Twin Peaks producida por el canal Showtime.

“Hoy he perdido a una de mis mejores amigas”, ha declarado Lynch en un comunicado. “Catherine era oro puro. Siempre estaba allí para sus amigos, y estaba llena de amor por todo el mundo”. Como homenaje a su figura, rescatamos aquellas introducciones tan descolocantes que grabó para los capítulos de Twin Peaks, invitándonos a adentrarnos en los misterios del asesinato de Laura Palmer cual una Rod Serling maderera e inquietante. Hasta siempre, Lady Leño: nos vemos en la Habitación Roja.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad