[Halloween dura un mes] Día 22: ‘Last Shift’

[Celebramos Halloween como hacemos con todo en CANINO: sobredimensionándolo. Estiramos la noche de las brujas todo un mes: cada día, aquí, durante todo noviembre, tendrás una minireseña de una película, comic, videojuego o libro relacionados con el terror y que quizás no conozcas. Si te gusta descubrir cosas, nuestro Halloween dura un mes te va a encantar. Eso sí, ojo: algunas están muertas.]

A veces, las joyas ocultas no lo son tanto por su desconocimiento entre el fandom como por el recorrido comercial que realizan durante sus primeros años. La coyuntura de producción constante de terror de bajo presupuesto para el mercado de VOD está enterrando bajo pilas de mediocridad a películas de autor, con un recorrido y voz previas. Anthony DiBlasi no es un director con grandes señas autorales, pero sí tiene un olfato infernal de terror oscuro que se echa en falta en los nombres que más rebotan estos años en las salas de cine. Todas sus obras merecen la pena el vistazo, pero Last Shift es una película de terror de culto instantáneo que se hace pasar por un estreno directo a vídeo cualquiera y es probable que, aunque se alabara en círculos especializados, no llegue a romper barreras de distribución que la lleven a aficionados menos entregados y pendientes.

Tanto es así que ni siquiera se ha estrenado en España, por lo que incluir esta película en un listado de terrores poco conocidos no solo está justificado sino que es necesario. Dicho esto, hay que reconocer que parte de lo atractivo de su propuesta es su punto de partida: una policía novata cuyo primer trabajo es quedarse a cargo de una comisaría en su último turno antes de que la cierren para siempre. El detalle que la eleva es que su padre, también policía, murió en acto de servicio cuando detenía a una secta satánica en esa misma comisaría. La mayoría de ojos miran hacia Carpenter y su Asalto a la comisaría del distrito 13 (1976), pero lo cierto es que, salvo el sabor a terror clásico que desprende, y su uso de la fotografía y el plano panorámico, no tiene tanto que ver con el director. La comparativa más adecuada sería una versión sobrenatural de El vigilante nocturno (1994).

También encontramos ecos de las atmósferas de la obra de Clive Barker, que DiBlasi tiene aprendidas tras la adaptación de uno de sus relatos en Dread (2009), y reminiscencias de la familia Manson y el mejor cine satánico; quizá el cineasta actual con el que más relación puede tener en su estilo es con el Scott Derrickson más luciferino, aunque a nivel de intenciones también se alinee con alguna de las obras de Mike Flanagan. No es menester entrar en detalles argumentales, por lo que tan solo déjense llevar por el tren de la bruja que propone: momentos inquietantes, atmósfera a lo Silent Hill (2006), y terror de vieja escuela sin pretender ser más de lo que puede y debe. Por cierto, no se dejen engañar por el genérico póster reminiscente de terrores japoneses fuera de fecha.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Last Shift

Año: 2014
Director: Director: Anthony DiBlasi
Guión: Guion: Anthony DiBlasi, Scott Poiley
Actores: Intérpretes: Juliana Harkavy, Joshua Mikel, J. LaRose, Natalie Victoria, Sarah Sculco