[Halloween dura un mes] Día 7: ‘El hotel del horror’

[Celebramos Halloween como hacemos con todo en CANINO: sobredimensionándolo. Estiramos la noche de las brujas todo un mes: cada día, aquí, durante todo noviembre, tendrás una minireseña de una película, comic, videojuego o libro relacionados con el terror y que quizás no conozcas. Si te gusta descubrir cosas, nuestro Halloween dura un mes te va a encantar. Eso sí, ojo: algunas están muertas.]

Aunque El hotel del horror abre con una escena de una bruja en la pira, maldiciendo a descendientes varios, su trama no se centra en la venganza de la bruja sobre estos, como hacía Barbara Steele en La máscara del demonio (1960), estrenada poco después que esta en Inglaterra. No sé si Mario Bava la habría visto, pero de lo que no cabe duda es que si hay una película que es pionera en brujas reencarnadas y aquelarres satánicos en pueblos de Nueva Inglaterra es ésta. Miembros de un culto, camuflados en trajes de respetables habitantes de pequeños pueblos e imaginería gótica al máximo volumen. Ingredientes que el terror italiano explotaría al máximo en los sesenta, y que se siguen viendo claramente en películas como Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (1980) de Lucio Fulci.

Todos los elementos del cine satánico posterior ya estaban aquí. Oh sí, también tienes a Christopher Lee haciendo de villano, y uno de los más inquietantes de su carrera, por cierto. Pero no es una película de Hammer Films. Quizá por ello cuesta ver a este pequeño clásico en las listas de lo mejor de cine de terror: no pertenece a ningún grupo al que adscribirla, y ha quedado un poco a merced del descubrimiento clandestino y la reivindicación puntual, como sucede en este especial canino. La mayoría de críticas hacia esta obra se han centrado en el guión. La predictibilidad de muchos acontecimientos, las altas tasas de coincidencia, un argumento que crea un loop de repetición obvio… para el que suscribe esos supuestos errores están en consonancia con la idea de condenación eterna que evoca.

La estructura del film da un giro radical de la que no debería dar ninguna pista, pero lo importante es que crea una situación en el que un personaje vuelve a encontrar la misma situación vivida por otro personaje paso por paso. Las mismas figuras siniestras en la carretera -hola, En la boca del miedo (1994)-, los mismos vecinos mirando fijamente a los extraños del pueblo, y otra serie de elementos de pura atmósfera que crean una sensación de inevitabilidad casi fantástica, además de una cualidad de pesadilla irreal que comparte con El carnaval de las almas (1962).

La niebla perpetua y la descripción perfecta de lo que debe ser un pueblo fantasma y embrujado es un precedente de la saga Silent Hill, velado o no, pero definitivamente, fundamental en la traslación fílmica que rodó Christophe Gans en 2006. Sus siluetas a contraluz, con cruces del cementerio en puro contraste tienen una cualidad expresionista que, unido a la economía de diálogos y el silencio perpetuo, explican que la trama es lo de menos: El hotel del horror es un triunfo estético de ambientes y sensaciones en el que la maldad es una presencia. Es un clásico de tal calibre que da vergüenza que no se encuentre en apenas ninguna lista de lo mejor del cine de terror cuando podría/debería estar al menos entre las veinte mejores obras. Su director, John Llewellyn Moxey, dirigió alguna buena película para televisión durante los setenta, pero no consiguió acercarse el nivel de esta obra maestra. Milton Subotsky  y Max Rosenberg, sus productores, unirían fuerzas para crear la otra casa del terror británica, Amicus Productions.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

Horror Hotel / The City of the Dead

Año: 1960
Miedo en la ciudad de las brujas vivientes.
Director: Director: John Llewellyn Moxey
Guión: Guionistas: George Baxt, Milton Subotsky
Actores: Intérpretes: Betta St John, Venetia Stephenson, Christopher Lee, Patricia Jessel, Dennis Lotis, Valentine Dyall, Norman McGowan