Javier Bardem: ¿cuántos monstruos es capaz de interpretar?

Lejos, muy lejos, quedan los días de Jamón Jamón (1992) o Huevos de oro (1993), donde Javier Bardem daba muestras de hombría macarra a prueba de ridículos. Ahora, tras retar al mismísimo James Bond pre-Brexit y rodar a las órdenes de los Coen o Ridley Scott, nuestro actor más internacional, aquel que hace unos años decía orgulloso “NO” al mainstream, está cerca de convertirse en la criatura más popular del género fantástico.

Si algo ha demostrado Javier Bardem a lo largo de su carrera es que puede hacer todo lo que se proponga, aunque puede que, visto lo visto, quizás cabe pensar que en algún momento de su ascenso ha hablado más de la cuenta en lo que respecta a sus delicados pasos por la industria de Hollywood. Ahora, con una carrera asentada, un premio de la Academia (No es país para viejos, 2008) y un sindiós de proyectos en el horizonte, su nombre suena más fuerte que ninguno de cara al nuevo universo de reboots que Universal prepara de sus criaturas más célebres. Javier Bardem está cerca de convertirse en el monstruo de Frankenstein, aunque seguro que a él le gustaría más ser el doctor.

Con un físico imponente y unas facciones más duras que una bola de demolición, Bardem podría convertirse en un especialista del género. Pero en CANINO, siempre amigos de los universos paralelos, nos preguntamos qué otros monstruos clásicos podrían encajar en su ibérico perfil.

El monstruo de Frankenstein.

bardem11

La noticia está ahí, y mientras Alex Kurtzman pone patas arriba el centro de Londres con La Momia, Javier Bardem podría tomar el relevo de actores como Boris Karloff, Bela Lugosi, Lon Chaney Jr., Christopher Lee, Robert De Niro, Aaron Eckhart, Randy Quaid o el que más tiene en común con caracterizaciones pasadas del propio Bardem, el Peter Boyle de El jovencito Frankenstein (1974), que recuerda al protagonista de Mar adentro (2004)

Viscosidad

bardem12

Al final de Skyfall (2012), lo que parecía un guiño al Tiburón de la saga Bond terminaba pareciéndose más al protagonista de la cachonda película de William Sachs de 1977 The Incredible Melting Man.

Buffalo Bill

bardem5

No, no hablo del cazador de bisontes, me refiero al psicópata que popularizó El silencio de los corderos (1991). El Bardem de Los fantasmas de Goya (2006) y El consejero (2013, imagen) darían como resultado un asesino bastante más aterrador que su aclamado rol en Spanish Movie. Perdón, en No es país para viejos (2007).

El exorcista

bardem2

En este caso estaríamos hablando de la víctima inocente que es poseída por un demonio que te cagas. Básicamente lo que era Bardem en Perdita Durango (1997), esa peli que llevas veinte años intentando que te mole.

La mosca

bardem1

Para el “antes” podemos retomar la molez extremadamente hortera de El consejero, mientras que para la fase de putrefacción valdría con recordar Días contados, la película de Imanol Uribe de 1994.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad