‘Juego de Tronos’: femenina pero no feminista

De un tiempo a esta parte hay un gran sector de las audiencias y de la prensa que proclama, sin ningún sonrojo, que Juego de Tronos es la serie feminista que estábamos esperando. Aunque tengo que reconocer que me parece maravilloso que un producto tan premiado y exitoso cuente con muchos personajes femeninos interesantes y en posiciones de poder, para que lo podamos considerar feminista todavía falta.

(Por descontado, este artículo contiene spoilers hasta el final de la séptima temporada)




La sexta temporada de Juego de Tronos (2011-) terminó con casi todos los puestos de mayor importancia y poder ocupados por mujeres. En un mismo capítulo (Vientos de invierno), Cersei se coronó reina, Sansa recuperó Invernalia y Daenerys partió hacia Poniente con el apoyo de las Islas del Hierro (Yara Greyjoy), Dorne (Ellaria Arena) y el Dominio (Olenna Tyrell). Eso animó a muchos blogs y medios a referirse a esta como una serie desde la que se promueve el empoderamiento femenino y, por consiguiente, el feminismo.

¿Qué es el empoderamiento femenino? Según la web Mujeres en red, “se trata de un término acuñado en la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing (Pekin) en 1995 para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Actualmente esta expresión conlleva también otra dimensión: la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente ostentan las mujeres y que tiene que ver con la recuperación de la propia dignidad de las mujeres como personas”.

Es evidente que la serie ha mostrado a muchos personajes femeninos empoderados desde la primera definición. Sin embargo, la narrativa ha apartado a muchos de esos mismos personajes con la misma velocidad con la que los alzó. Para mostrarlo, voy a analizar la evolución de estos personajes femeninos en posición de poder a lo largo de la séptima temporada.

Cersei Lannister

La reina Cersei en sus aposentos.

La reina Cersei en sus aposentos.

Tal vez el personaje más empoderado en este sentido comienza la temporada en un trono que parece que no le durará demasiado. Conforme se suceden las escenas, la vemos convencer a los nobles ponientis para que luchen a su lado y al Banco de Hierro para renovar sus préstamos, así como lograr varias victorias militares con la ayuda de su hermano Jaime. Cersei fue humillada y perdió a todos sus hijos, así que ahora se aferra a lo único que le queda: el poder. Si en algún momento pensamos que este personaje caminaría por la locura, convirtiéndose en una nueva Aerys Targaryen, la temporada nos ha mostrado justo lo contrario. La reina Lannister es cruel, sí, pero no de una forma que no hayan sido antes hombres como su propio padre.

Yara Greyjoy

Yara Greyjoy, vestida con el blasón de su familia.

Señora de las Islas del Hierro por derecho sucesorio y por votación, al menos hasta que Euron apareció para hacer chistes de penes. Cuando ofreció su flota a Daenerys en la temporada pasada podríamos pensar que la usaría para luchar y, al final, lo único que ha hecho con ella es llevar a la reina Targaryen hasta Poniente. Ha bastado un único ataque nocturno por sorpresa (¿no hay vigías en esos barcos?) para destruir la flota y capturar a este personaje que no hemos vuelto a ver y que presumiblemente será rescatada por su hermano Theon en la próxima temporada. Su empoderamiento no ha durado mucho.

Ellaria Arena

Ellaria Arena, vestida de luto, en los jardines de Dorne.

Ellaria Arena, vestida de luto, en los jardines de Dorne.

La bastarda dorniense, que alcanzó el poder de una forma que no queda demasiado clara (¿no hay familias nobles en Dorne que quieran sustituir a los Martell?), lo pierde nada más comenzar la temporada. Resulta capturada en la misma batalla que Yara Greyjoy, así que la guerra que trató de provocar asesinando a Myrcella se ha terminado pronto para ella. Debemos suponer que ahora está en los calabozos de la Fortaleza Roja, observando cómo se pudre el cadáver de su hija, y que no volveremos a saber de ella en los seis capítulos que le quedan a la serie. Hemos de suponer que tampoco queda en Dorne nadie con ganas de intentar rescatarla.

Olenna Tyrell

La reina de las espinas, Olenna Tyrell.

La reina de las espinas, Olenna Tyrell.

La reina de las espinas, única superviviente de la casa que controló el Dominio durante tres siglos, también ha sido borrada del mapa. No ha logrado sus objetivos de llevar fuego y sangre a Desembarco, ni tampoco de vengarse de Cersei más allá de la pequeña satisfacción que le pueda reportar el confesar que asesinó a Joffrey, justo antes de morir. Aunque este personaje era conocido por ejercer el poder desde las sombras, el período en el que lo ha ostentado de forma pública también ha sido muy breve.

Daenerys Targaryen

Daenerys Targaryen, aspirante al Trono de Hierro, en las playas de Rocadragón.

Daenerys Targaryen, aspirante al Trono de Hierro, en las playas de Rocadragón.

Es más comprometido analizar si el papel de esta reina ha sido empoderante o no, teniendo en cuenta que cada uno de sus pasos ha sido cuestionado por la narrativa y por los personajes. Por primera vez desde la muerte de su esposo, hemos visto a Daenerys perder. Ha perdido batallas, territorios y hasta un dragón. ¿Han sido estas pérdidas un castigo a sus decisiones, a los consejos que ha seguido, o solo el destino? ¿Se han utilizado como una excusa para desprestigiar su criterio frente al de sus consejeros o ha sido justo lo contrario? Es posible que no nos quede claro hasta ver cómo se cierra su arco narrativo.

Sansa Stark

Sansa Stark tras escapar de los Bolton

Sansa Stark tras escapar de los Bolton

La sexta temporada mostró cómo su “hermano” era elegido Rey en el Norte por encima de ella a pesar de su mayor derecho y de que, sin su intervención, la batalla de los bastardos se habría perdido. Creo que es justo afirmar que en las dos últimas temporadas Sansa ha demostrado tener inteligencia y capacidad suficiente como para asumir posiciones de poder y, aún así, la serie se ha empeñado en mostrar a Jon como un líder equiparable a ella en cada discusión. No ha sido hasta su marcha que Sansa ha podido ejercer como Señora de Invernalia.

Más adelante, los dos Stark que continúan con vida regresan al hogar familiar, el uno desentendiéndose de cualquier responsabilidad y la otra convertida en un peligro para la estabilidad de Sansa y hasta de Jon. Tras una trama de secretos y conspiraciones, por fin Sansa corta el último lazo que la unía a esa niña inocente y manipulable que una vez fue. Ajusticiar a Meñique era la única forma de el personaje pudiera avanzar definitivamente.

daenerys

Ahora que ya tenemos clara la evolución de los personajes, podemos responder a la pregunta que nos ocupa. ¿Apoya Juego de Tronos el empoderamiento femenino? No me atrevería a afirmar ninguna de las dos opciones con seguridad. De las seis mujeres en posición de poder que comenzaron la temporada, tres han quedado apartadas. Las otras tres han sido menospreciadas, cuestionadas e ignoradas incluso cuando tenían razón. Supongo que podemos darle un aprobado a la serie en este aspecto, por lo menos hasta que veamos cómo acaba su última temporada.

¿Es Juego de Tronos una serie feminista? Aquí lo siento pero la negativa está más clara. Por lo menos para mí, no lo es. El feminismo busca la liberación de las mujeres de la opresión social y en Juego de Tronos no vemos a ninguno de los personajes luchando por esa liberación. Es más, la mayor parte del tiempo, las mujeres empoderadas que aparecen en pantalla están intentando matarse las unas a las otras, sin cuestionarse ni revisarse la misoginia o los roles aprendidos. Evidentemente es algo que no le podemos pedir al universo de Poniente, pues no sería coherente consigo mismo. No tengo ningún problema con que la serie se ambiente en un mundo machista e injusto pero no puedo colgarle la etiqueta de “feminista” (calificación que solo tiene sentido en nuestro mundo como espectadores) a una serie que ha hecho avanzar a la mayoría de sus personajes femeninos a fuerza de violación o que subraya tanto el papel de hombres como Ned Stark en la educación de sus hijos, pero olvida a Catelyn. Un debate, en cualquier caso, que siempre va a depender de la visión de quien opine, por lo que posiblemente jamás acabará de resolverse.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

3 comentarios

  1. quitus_bcn dice:

    Tengo una pregunta que me da miedo hacer, pero hemos venido a CANINO a disfrutar de las collejas en la cabeza. Así que adelante:
    -Tengo la sensación que los feminismos suelen relacionar patriarcado con violencia. Como si ese nuevo mundo feminista sería, por extensión, un mundo no violento. Pero esa idea, la que imposibilita relacionar violencia con feminidad, ¿no es un constructo básicamente heteropatriarcal? ¿No es una forma efectiva de quitarle poder a la mujer? Repetir una y otra vez que no tienen ni la energía, ni la fuerza física para hacer esto o lo otro. No son, en ese sentido, los personajes femeninos de “Juego de Tronos” feministas al rebelarse ante esa idea. Que ellas también pueden matar, ser crueles, etc…

  2. Anonima dice:

    Jon Nieve se ha postulado como el gran sabedor de todo y todos. Sin embargo, no es capaz de doblar la rodilla hasta que es demasiado tarde y sus acciones (como hacerse el valiente peleándose con cuatro tíos antes de subirse al dragón, da la sensación que su hombría no le permite coger la mano a Daenerys en una situación de vida o muerte) ha demostrado ser todo un obstáculo para Sansa (no haciéndola ni puto caso en las reuniones) y para Daenerys logrando que el Rey de la Noche mate a su dragón y que un sinnúmero de conflictos surjan por no querer rendirse a la persona que por otra parte «le pedía ayuda». Si Daenerys no llega a ceder a ayudarle, no sé que hubiese pasado.

  3. Claudia dice:

    En algunos puntos que expones pienso que tienes razón , pero no hay que dejar a un lado que Juego de Tronos está mostrando un gran abanico de tipos de mujer, reconstruye ciertos arquetipos de mujer en la ficción y los renueva (Brienne, Arya…). No vemos los típicos estereotipos. La importancia de la mujer en la serie es exactamente la misma que la de los hombres, independientemente del poder que se les otorgue en la historia. El feminismo en la ficción hay que medirlo por la complejidad del personaje.
    En cuanto a lo que dices que la mayoría de mujeres están intentando matarse las unas a las otras, con los personajes masculinos ocurre lo mismo (en eso consiste la serie).
    Obviamente queda mucho por hacer, no vamos a ver un cuerpo femenino desnudo obeso o sin depilar, (todavía nos salpica el postfemenismo) pero estamos de camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *