Las Brujas de Nueva York: las skaters reivindican su sitio

Se definen como skaters, pero aún más importante, como mujeres latinas, indígenas y negras. Brujas nace del sentimiento de exclusión que sentía en los colectivos de skaters normalmente formados por hombres. Se declaran una comunidad feminista desde la que reclaman sus poderes como mujeres, ganando espacios con la presencia de sus cuerpos en las plazas, las calles y los parques de NY.

Brujas es un grupo de mujeres que se consideran, por encima de todo, una familia. Localizadas en el Bronx, Nueva York, decidieron crear su propia crew ante la ausencia de mujeres en los grupos que se localizan en dicha zona. Se definen como skaters, pero aún más importante, como mujeres latinas, indígenas y negras.

Arianna Gil, fundadora, describe en varias entrevistas cómo Brujas nace del sentimiento de exclusión que sentía en los colectivos de skaters normalmente formados por hombres. Si bien una crew funciona como una familia, como un lugar al que pertenecer, Gil cuenta cómo no le había sido posible experimentar esos sentimientos de retorno y cotidianeidad en ninguna crew, precisamente, por ser mujer.

las brujas de nueva york 5

El mundo del skate está eminentemente formado por hombres y es, además, por callejera, una cultura árida y difícil. Gil consideró que era necesario tomar posiciones y cobrar un espacio que aún no había sido conquistado. El nombre Brujas es un préstamo tomado de la cinta de 1986, grabada por Danny Plotnick, Skate Witches. “We’re the skate witches and we don’t take no crap from no one.” En ella, un trío de mujeres en chupas de cuero se dedicaban a tirar muchachos de sus tablas para, posteriormente, robárselas. Su nombre ya es una declaración de intenciones.

brujas_back-820x1024

Brujas enfocan la brujería como un punto de vista, otro, desde el que ver el mundo: “Gran parte de nuestro mundo es descrito a través de modos patriarcales, rígidos, académicos, médicos. Una concepción científica de entender el mundo. Tradicionalmente, detrás de estas perspectivas se encuentran hombres”, dice Gil. Brujas proponen, como alternativa a esta mirada científica, una mirada mágica, venida de las culturas indígenas a las que ellas mismas pertenecen, basadas en la exaltación de la comunidad y con un origen matriarcal.

Son brujas-chamanes pero también brujas como las que fueron quemadas por herejes, o como teoriza Silvia Federici en su Calibán y la bruja, por intentar la emancipación de la mujer (cuando, a través de la religion, se criminalizó el control de la natalidad poniendo los úteros a trabajar al servicio del capitalismo, allá por la Edad Media). Son brujas que reclaman espacios para los cuerpos femeninos, en este caso, en la calle.

Las Brujas nueva york 4

Pero este no es el único medio que emplean. Además de en la calle, Brujas tienen gran presencia online y organizan paralelamente fiestas como manera de generar y mantener esa comunidad de la que hablan. Eventos rituales que en realidad son una forma de trabajo social y político. Gracias a estos encuentros se generan y afianzan conexiones y relaciones entre los miembros y otras comunidades afines y se crean nuevas infraestructuras.

Como decíamos antes, Brujas no van a aguantar chorradas de nadie, y sin duda, es más que necesario que así sea. Los espacios que reclaman están aún por batallar, y si a alguien le cabe alguna duda de ello, bien lo demuestran los comentarios de este video en el que un hombre muy ofendido comenta la entrevista que publicó el New York Times:

https://www.youtube.com/watch?v=_SbZ53Oa2_0

Y aquí, el vídeo original de The New York Times.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad