Las películas raras de Elle Fanning: tu nuevo género favorito

Elle Fanning en un fotograma de la película 'Teen Spirit'

A Elle Fanning siempre le pasan cosas raras en la ficción. Tiene facilidad para ser una extraterrestre y unos rasgos faciales para embaucarnos con sus mentiras de otro planeta. Algo particular. Todas las películas independientes que protagoniza tienen algo especial y ella misma es, sin duda alguna, la artífice de ello.

De un tiempo a esta parte, todo lo que protagoniza Elle Fanning se ha vuelto una debilidad para mí. No hay debate posible: soy #TeamElle. Porque se ha convertido en uno de mis personajes favoritos de películas de cine independiente como The Neon Demon (2016), Cómo hablar con chicas en las fiestas (2017) o ¿Estamos solos? (2018), además de una apuesta segura para las óperas primas de otros intérpretes, como Galveston (2018) de Mélanie Laurent.

En su debut cinematográfico, Max Minghella, el actor que hace de Nick en The Handmaid’s Tale (2017), también ha apostado por ella para liderar Teen Spirit (2018), su primer largometraje, que lleva por título en España Alcanzando tu sueño. El film se estrena este 2 de agosto y trata sobre una adolescente de origen polaco que vive en la isla inglesa de Wight, donde compagina el instituto con un trabajo de camarera y el cuidado de los animales y la tierra en la granja de su familia. Pero lo que más le gusta en la vida a Violet Valenski es cantar y, cuando el talent show Teen Spirit aterriza en la isla para hacer un casting, no duda en probar suerte de la mano de un cantante croata de ópera caído en desgracia.

La historia se ha vendido como una visceral versión del cuento de Cenicienta en formato musical, pues habla de una chica, un tanto desterrada, cuyo destino parecía el del común de los mortales y que acaba descubriéndose ante el mundo como una gran cantante pop. Pero lo más sorprendente es que Elle Fanning interpreta temas de Robyn y Carly Rae Jepsen, entre otros artistas, fardando, también, de voz y talento ante el micrófono.

Elle Fanning en un fotograma de la película 'Teen Spirit'

Con Teen Spirit, la actriz que fuera niña prodigio ha vuelto a demostrar lo bien que encaja en contextos de ficción peculiares y cómo consigue transmitir, como protagonista, la esencia de historias tan random a base de naturalidad y un toque de rareza. La vulnerabilidad e inocencia transmite su rostro juega a favor de las historias independientes, donde hemos visto a Fanning adaptarse con versatilidad al tono y al servicio de cada relato.   

Elle Fanning, reina de las películas raras

Sostuvo toda la fantasía gore de The Neon Demon, la película de Nicolas Winding Refn, donde era una modelo incipiente que no conocía muy bien el paraje en el que se metía. Ahí interpretó a Jesse, de vitalidad envidiable y a quien te creías como un animal acorralado a la vez que contaba con la mirada todo lo que callaba con la boca. Asimismo, se fue de madre en la adaptación de la historia de Neil Gaiman Cómo hablar con chicas en las fiestas, donde iba al paso de todas las mamarrachadas que pasaban en la trama, haciendo aún más especial la marcianada que firmaba John Cameron Mitchell, responsable de Hedwig and the Angry Inch (2001).

Elle Fanning y Alex Sharp en un fotograma de 'How to Talk to Girls at Parties'
Elle Fanning y Alex Sharp en un fotograma de Cómo hablar con chicas en las fiestas

Lo curioso es que todos estos papeles a los que ha dado vida Elle Fanning, por diversos que parezcan, son uno: el de esa chica de un pueblo recóndito que acaba viviendo un destino especial. La interpretación de Fanning tiene matices diferentes, pero la esencia es la misma y permanece impertérrita.

Eso sí, donde mejor se luce es en las tramas cotidianas, como en esa Mujeres del siglo XX (2016), donde Annette Bening cree que la única forma de que su hijo se críe como debe ser en 1976 es con los personajes de Elle Fanning y Greta Gerwig jugando un papel importante en su vida. Dos mujeres demasiado modernas y reivindicativas para los tiempos en los que se ambienta la película. En esa trama, Fanning era normal, pero no del todo. La dosis de peculiaridad estaba también presente.

Y si eso no es lo que diferencia a los personajes interesantes de los que no lo son, ¿entonces qué?

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad