Lee ‘Scratch’ Perry le ha prendido fuego a su estudio (otra vez)

El mítico productor majara de reggae y dub ha perdido su 'laboratorio' suizo en un incendio. Esta vez ha sido accidental, pero en 1979 hizo lo mismo a propósito. Envíale un disfraz para que lo use en sus conciertos, y él te recompensará con entradas gratuitas.

A poco que uno esté interesado en la música jamaicana, o en los grandes personajes que cambiaron la historia de la música, el nombre de Lee ‘Scratch’ Perry debe resultarle familiar. Hablamos de uno de los mayores artífices del sonido dub, de uno de los impulsores de la carrera de Bob Marley, y también de un grandísimo majara cuya excentricidad es mundialmente conocida, y que en 1979 le prendió fuego al Black Ark, su estudio de Kingston, para llevar a cabo una «purificación» inspirada por copiosas dosis de LSD y de la sagrada ganja. Pues bien: la historia se ha repetido, y el estudio suizo donde actualmente trabaja Perry ha desaparecido pasto de las llamas.

Esta vez, eso sí, parece que el incendio no se ha debido a la necesidad de acabar con los duppies (espíritus malignos) que habitaban dentro de una mesa de mezclas, sino a una causa mucho más prosaica: un accidente causado por una vela mal apagada. «Estoy tristísimo, y mi mujer está enfadadísma», ha comentado el genio en su Facebook (vía FACTtras comentar que la catástrofe no sólo ha acabado con su instrumental y con sus «botas mágicas», sino también con todos esos disfraces «de rey, de papa, de general…» que suele lucir en sus conciertos.

En cualquier caso, ‘Scratch’ ha encontrado una forma de suplir la pérdid: apelando a la buena voluntad de sus fans. En su mensaje, Perry promete recompensar con entradas gratis a todos aquellos que le hagan llegar ropas (cuanto más raras y originales, mejor) para llevarlas en el escenario. Cualquiera se fía de un tipo tan excéntrico, pero la oferta parece ir en serio. Para desearle lo mejor a este titán, os ofrecemos una selección de temazos con su firma.

https://www.youtube.com/watch?v=c4v8kgw-HlU

Publicidad