Los 7 momentos más demenciales de la carrera de Shia LaBeouf

Los padres de Shia LaBeouf habrían deseado que su hijo fuera una estrella juvenil feliz en cuya carrera brillan éxitos de taquilla indiscutibles, pero es más probable que ahora mismo estén más preocupados que los de Robert Downey Jr en 1996.

Es bastante difícil recopilar los marrones en que se ha metido Shia LaBeouf en los últimos años. No sólo se ha condenado ante media industria renegando de Hollywood y faltando al respeto a Steven Spielberg -vale que Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull, 2008) era una brasa, pero un respeto al hombre que te hizo rico con Transformers (Íd., 2007) no habría estado mal-. También, de cara al público, ha sido el blanco de las críticas con sus innumerables detenciones, peleas, borracheras y escándalos, plagio a Daniel Clowes incluido. Desde hace un tiempo también se ha convertido en el rey de las performances. Con motivo de la última, titulada #allmymovies y en la que repasará los momentos más bajoneros de su filmografía, revisamos sus stunts artísticos más demenciales.

Captura de pantalla 2015-11-11 a la(s) 09.54.44

7 – HAY BRONCA: Como todo buen artista incomprendido, genio loco o actor macarra con dinero y vicios, el expediente de Shia está lleno de broncas. Y todas son en garitos de mala muerte. A veces empieza él, otras esque alguien le provoca. El caso es que cuando rueda pelis, los bares se llenan de gente con cámaras en cada uno de los locales de la zona. Lo más curioso es que a pesar de estar en muy buena forma, no suele ganar las peleas. Igual es que es pacifista.

 

labeouf

6 – DIGNOS MAESTROS: En Disturbia (Íd., 2007), una versión moderna de La ventana indiscreta (Rear Window, 1954), LaBeouf interpretaba a un joven con problemas con la ley. Bueno, digamos que sabía lo que hacía y que, a lo mejor la preparación del papel se le fue de las manos. Porque el tío es un genio y quizás un exceso de celo profesional le llevó al lado oscuro. En aquella época son incontables los arrestos por ir bebido, puesto de lo que sea, conducción temerosa o intrusión. Robert Downey Jr ha dejado su legado en muy buenas manos.

 

5 – LA MODESTIA BIEN ENTENDIDA EMPIEZA POR UNO MISMO: Es un bocazas. No contento con rajar de Indiana Jones, desesperando a sus mentores y (ex)amigos, el pequeño Shia no escarmienta y se marca una rajada olímpica de Transformers: La venganza de los caídos (Transformers: Revenge of the fallen, 2009) en la presentación de Transformers: El lado oscuro de la luna (Transformers: Dark side of the moon, 2011).

 

Captura de pantalla 2015-11-11 a la(s) 10.13.42

4 – HACERSE SUFRIR: Su último acto redentor, incluido en su proyecto artístico Meditation for Narcisists, es una perfomance interminable en la que el actor/artista repasa toda su filmografía durante 72 angustiosas horas. Puedes verlo en directo aquí. Ahora mismo debe haber ido a echar un pis o darse una ducha, pero puedes revisar las horas anteriores, aunque es una pena que no podamos ver qué está contemplando en cada momento. Quizás intentar adivinar a qué obedecen sus gestos de angustia forma parte de la experiencia, pero en cualquier caso, ayer estuvimos viendo un rato (por supuesto que estuvimos viendo un rato: esta experiencia hay que vivirla a tope) y aparecían los títulos de las películas. Es posible que alguna distribuidora haya protestado. Es posible. Es posible también que en muchas productoras haya un departamento llamado «Shia LaBeouf» que se dedica a reaccionar lo más rápidamente posible a las ideas del actor.

 

3 – MUSIC TELEVISION: Reírse de uno mismo es algo muy importante en esta vida, y LaBeouf se ha pasado al jefe final de esa pantalla marcándose un PERFECT con este increíble temazo de Rob Cantor donde se define como lo que es: un auténtico caníbal. El mundo de la música parece estar preparado para Shia, como demostró también en un apocalíptico, turbio e incomodamente sensual y violento videoclip de Sia (not related, creemos) para la canción Elastic heart coprotagonizado por Maddie Ziegler.

 

2 – HACERSE UN PYNCHON: Visitar la Berlinale con una película clasificada X y dirigida por Lars Von Trier podría calificars de una experiencia suficientemente arty para cualquier ser humano normal, pero LaBeouf decidió amenizar la alfombra roja con una bolsa de papel en la cabeza donde podía leerse “Ya no soy famoso” No contento con petarlo de esmoquin, en la rueda de prensa dio un paso al frente con un look y unas historias muy de pescador alcoholizado tras muchos años a la deriva.

 

iamsorry

1 – MEDITACIÓN BUENA: Meditation for Narcissists es otro de sus aciertos como artista inquieto y más centrado en el arte más radical que en el estrellato de Hollywood. Un vídeo donde podemos verlo saltar a la comba durante una hora, un perdón eterno titulado #IAMSORRY donde nos deja helados con los utensilios que deja sobre una mesa: ahí se ven un muñequito de Optimus Prime, un látigo, una botella de Jack Daniels y un cómic de Daniel Clowes, autor al que el actor plagió en su cortometraje Howard Cantour.com (2012). LaBeouf es uno de los personajes más interesantes del momento y además sabe pedir perdón. También confiesa haber sido violado por una señora.

Nos motivas mazo, Shia.

Publicidad