Los hombres que odiaban a las mujeres: quién es quién en el neomachismo online

Internet ha permitido a misóginos y antifeministas de todo el mundo ponerse en contacto y agruparse bajo diferentes nombres. Mientras uno de estos grupos organiza reuniones físicas en más de 160 ciudades, el programa Salvados recibe críticas por preparar un programa sobre la violencia de género. Hoy, en CANINO, profundizamos en el internet más machista.

La noticia saltó en Twitter a principios de semana: el sábado seis de febrero los usuarios de la web neomachista Return of Kings saldrían a las calles para reunirse en más de 160 ciudades de todo el mundo. Cuando se descubrieron los lugares y las horas elegidas para las reuniones, el grupo comenzó con las amenazas: Grabaremos y fotografiaremos a toda mujer sospechosa de ser feminista, subiremos las imagenes a internet, las identificaremos y les arruinaremos la vida

A pesar de que finalmente la quedada ha sido cancelada (o más bien, será realizada en secreto), debemos tener en cuenta que estas amenazas no estaban vacías. Los grupos machistas (los autoproclamados movimientos por los derechos de los hombres) acosan, insultan, humillan e intimidan a cientos de mujeres diariamente usando las redes sociales.

Si estás pensando ‘Venga ya, no creo que [el machismo en internet] sea para tanto’, entonces, bueno, felicidades por tu pene blanco”Son palabras de John Oliver, el presentador de Last Week Tonight durante uno de sus monólogos iniciales de junio de 2015, que dedicó exclusivamente al neomachismo y al acoso de mujeres online. Como Oliver demuestra en el video, la violencia verbal y la agresividad sexual dirigida hacia las mujeres es mucho mayor que a la que se enfrentan los hombres, por lo que estamos ante un problema muy específico donde el odio nace casi exclusivamente en un género para dirigirse al otro.

Detrás de cada hombre que levanta la mano a su mujer hay una cultura que lo ampara, detrás del que sube los videos eróticos de su exnovia sin permiso hay un grupo que lo soporta y detrás de cada violador, hay un foro que lo entiende. Esto no me lo invento. En internet podemos encontrarlos a todos.

Men’s Right Activist/A Voice for Men: estafadores y estafados

AVFM

Los Men’s Right Activist (activistas por los derechos de los hombres o MRA) ahora renombrados A Voice for Men (una voz para los hombres, AVFM) se originan como un grupo que lucha por la igualdad “real” denunciando, entre otras cosas, que el feminismo ha ido demasiado lejos y que ha acabado por perjudicar y socavar los derechos de los hombres. Son una escisión del Movimiento por la liberación de los hombres original, un grupo —feminista, por cierto— que abogaba por el fin de la violencia contra las mujeres y los homosexuales.

En la actualidad, los AVFM luchan por lograr un mundo en el cual la mujer ocupe el lugar que le corresponde según la historia, la biología y la tradición cultural. Entre los derechos que exigen para los hombres (aunque no hagan nadapara conseguirlos, aparte de acosar a feministas) se encuentran el fin de la mutilación genital masculina (la circuncisión), el derecho a renunciar a la paternidad durante el mismo plazo que tiene una mujer para abortar (a pesar de que se oponen al aborto) y la abolición de las leyes contra la violencia de género y las violaciones (exigen que el estado no pueda regular el sexo entre adultos).

Paul Elam

El líder detrás de AVFM es el norteamericano Paul Elam, un hombre que, según su historia, ha pasado por todo tipo de penurias a causa del hembrismo que impera en la sociedad. En su biografía comenta que su mujer lo alejó de sus hijos y le quitó todo durante su proceso de divorcio. Más tarde, prosigue, su ya exmujer lo acusó falsamente de malos tratos y violación lo que lo llevaría a la pobreza y las drogas. Sin embargo, el año pasado el portal Buzzfeed desenmascaraba las mentiras de Elam en un duro artículo en el cual, además, se hacía referencia a los cientos de dólares que amasa Elam gracias a las generosas donaciones a la causa por parte de sus seguidores.

Return of Kings: los trolls peligrosos

Roosh V

Mientras que los AVFM disfrazan su misoginia de activismo, Return of Kings ni siquiera se toman la molestia. Return of Kings se define como una web con artículos de interés para hombres heterosexuales. No obstante, si echamos un ojo a los 35 post más populares de la página —los que ellos mismos recomiendan para empezar— encontramos que todos ellos (menos dos) se basan más en compartir ideas radicalmente machistas, homófobas y racistas que en entretenimiento o cultura enfocado a un target masculino. [pullquote align=»right» cite=»» link=»» color=»» class=»» size=»»]Promueven que la mejor forma de acabar con las violaciones es hacerlas legales si se producen en propiedad privada.[/pullquote]

Por ahora, lejos de haber conseguido algún cambio sustancial en la vida de los hombres, los únicos éxitos de Return of Kings pasan por haber viralizado hashtags gordófobos y en haber “boicoteado” la última entrega de Star Wars (2015). Según los datos que manejan los responsables de la web, su activa campaña en contra de la protagonista femenina de la billonaria cinta ha causado a Disney una pérdida de 4,2 millones de dólares.

El dueño y creador de la web, el “artista del ligue” Roosh Vorek (Roosh V), es conocido por promover la idea de que la mejor forma de acabar con las violaciones es hacerlas legales si se producen en propiedad privada. Para Roosh V, que ha confesado en un programa de la BBC que violó en su casa a una mujer que no sabía dónde se encontraba y que se quedó inconsciente antes del acto, el despenalizar las violaciones enseñaría a las mujeres a no ser “unas zorras que se van con cualquiera”, ya que después de una mala experiencia, estas se lo pensarían dos o tres veces antes de ir a casa de un hombre. Nada dice «igualdad» como vivir con miedo a tus amigos, ¿verdad?

Red Pillers:  hombres blancos marginados

The Red Pill (la pastilla roja) es un subforo de Reddit, la página web más visitada del planeta. En él, 15.000 hombres del todo el mundo comparten experiencias y se dan consejos alrededor de los grandes problemas que, como hombres blancos, deben afrontar cada día. Las conversaciones más populares tratan sobre compartir trucos para conseguir mujeres (lo que denominan “The Game”, el juego).

Los Red Pillers tienen su propia filosofía dedicada casi exclusivamente a definir a las mujeres. Para ellos, ambos sexos han evolucionado de forma diferente y deben aceptar sus roles: el de la mujer, en casa y con los hijos, y el del hombre, trabajando y teniendo sexo esporádico. Sin embargo, en la sociedad actual, la mujer usa sus armas —entre ellas el sexo— para obtener más poder del que le corresponde y someter al hombre lo que, a largo plazo, perjudica a ambos (ya que la mujer necesita ser dominada para ser feliz).

Una de las teorías de los Red Pillers más aceptadas es la de “The Wall” (el muro) que dice que las mujeres alcanzan su máximo valor (determinado sólo por su belleza y atractivo sexual) en torno a los 25-26 años y, a partir de ese momento, empiezan a decaer rápidamente. Es por eso que las mujeres manipularán y engañarán a los hombres (usando tácticas secretas como el maquillaje o los sujetadores con relleno) para conseguir casarse y ser mantenidas antes de alcanzar esa fatídica edad. Las mujeres que no lo consigan —siempre según este grupo— se verán obligadas a bajar cada vez más su estatus o llevar una vida miserable.

Men Going Their Own Way: radicales inmaduros

MGTOW

Los Men Going Their Own Way (Hombres que van por su cuenta, MGTOW) argumentan que las mujeres occidentales se han vuelto tan hostiles hacia los hombres que la única solución posible para ellos es vivir de forma separada sin tener ningún tipo de relación con ellas, ya sea romántica, sexual o laboral. Para los MGTOW, las mujeres son seres manipuladores, sin sentimientos ni inteligencia, que merecen ser apartadas de su búsqueda de la felicidad. Debido a lo fantasioso de sus argumentos son el grupo con menor número de integrantes y con la media de edad más baja.

La filosofía de los Red Pillers y de los MGTOW es muy similar pero, mientras que los primeros desean a largo plazo que la mujer vuelva a su lugar tradicional en la sociedad, los segundos sueñan con una utópica ciudad poblada exclusivamente por hombres donde la única incursión femenina será la de stripers y prostitutas. En el ámbito del activismo, las campañas de MGTOW pasan por “desmitificar a la mujer” con descubrimientos tan rompedores como que huelen mal si no se lavan (¡y algunas no lo hacen todos los días!) o que la razón por la que llevan tacones es para intentar hacer creer a los hombres que sus piernas son más largas. 

La cosa española

En España estos grupos son aún minoritarios quizás por la barrera del lenguaje pero eso no significa que las mujeres no suframos el neomachismo y el acoso en internet. Aquí tenemos un tipo de machismo propio, el machista patrio, el cuñao, hijo de machistas, cuya única “filosofía” es la ridiculización de cualquier pensamiento contrario por muy bien expuesto que esté.

El machista patrio no intenta hacernos creer que busca algún tipo de derecho para el hombre, es el machista de memes, el que conoce —100% de verdad— a uno al que metieron una noche en el calabozo y le arruinaron la vida sólo porque lo acusó en falso una mujer. A estas personas ni siquiera les interesa el dato de que las denuncias falsas son el 0.01% del total, no se paran a considerar que te meten en el calabozo sólo si la policía interpreta que hay peligro y no quieren reconocer que una noche en la cárcel, aunque es desagradable, no te arruina nada. Hombres que denuncian que treinta —siempre treinta, qué casualidad— “de los suyos” son asesinados cada año ante el silencio de la prensa pero luego son incapaces de nombrarte alguno de los casos. «No todos los hombres» pero ese tipo de hombre, el que no se informa porque no quiere. Pero eso puede cambiar poco a poco.

Jordi Évole, presentador de 'Salvados'

Jordi Évole, presentador de ‘Salvados’

Este domingo siete de febrero se inicia la nueva temporada de Salvados, con un programa dedicado a la violencia de género que, según se intuye, estará centrado en la violencia física. Desde que se anunciara el tema, un par de semanas antes de la emisión, las redes sociales del programa conducido por Jordi Évole se han convertido en un pozo de odio e insultos hacia las mujeres y el presentador (sólo hay que ver las respuestas que generó su tuit presentando el programa), demostrando, una vez más, que un grupo muy visible de la población se molesta, simplemente, por la intención de tocar el tema (antes de saber siquiera qué va a decirse sobre él). Aún así, es refrescante que un programa de máxima audiencia se decida a hablar de un tema sabiendo de antemano que va a generar tanta controversia y negatividad. Esa es la forma de cambiar las cosas. 

Repetís mil veces que “no todos los hombres”, y estoy segura de que es verdad. No todos somos asesinos pero con sólo uno es más que suficiente. “No todos los hombres”, sólo demasiados.

Publicidad