[Crítica] ‘Mr.Robot’ S02 – Mucho más que televisión

Terminada la segunda temporada de Mr.Robot ya podemos decirlo claro: la serie ha perdido mucha de su frescura original. ¿Es eso algo necesariamente negativo? No si tenemos en cuenta cómo está reinventándose. La ficción estrella de USA Network quiere ser más que un producto de televisión y está jugando todas sus cartas para poder lograrlo.

Ojo: este artículo contiene spoilers de diversa consideración.

La segunda temporada de una serie tiene que ser, por fuerza, la más dura para el showrunner. Sentado ante el ordenador después de haber escrito una tanda de episodios que ha funcionado a las mil maravillas. ¿Qué hacer ahora? Puede escribir la siguiente temporada siguiendo al dedillo las pautas de la primera: usando la misma dinámica de personajes que tan bien ha funcionado, sacando partido de ese protagonista de carisma inacabable y construyendo un arco similar al que antes tanto pareció gustar al público. Entonces vendrán las quejas. Porque ahora, sin el factor sorpresa, la gente encuentra que la temporada es “más de lo mismo” y la crítica dice que está empezando a aburrir.

La otra opción es reinventarse. Esta alternativa es más arriesgada. Llevar la historia por un camino nuevo puede alejar a los espectadores, incapaces de encontrar en tu serie lo que antes tanto les gustada.

¡Qué difíciles son las segundas temporadas!, quizás por eso, suelen ser las peor valoradas en la mayoría de las series.

mrrobot-promo-mask-download-2560x1440

Sam Esmail, el creador de Mr.Robot no tuvo mucho que pensar. Después de presentarnos lo que parecía la caída del sistema capitalista al final de la segunda temporada era evidente que no podía volver atrás. No obstante, tampoco lleva la serie al sitio que todos habíamos imaginado. Si pensábamos que después del éxito del hackeo de fsociety el mundo se habría convertido en una sociedad utópica libre de deudas, nos equivocamos. Si creímos que las buenas intenciones de nuestros protagonistas llevarían el mundo a una distópica oscuridad, nos equivocamos también.

¿Por qué imaginamos que unos niñatos expertos en ordenadores iban a salir victoriosos contra la corporación más poderosas del mundo? Porque éramos demasiado inocentes, por eso. Las carcajadas de Esmail han tenido que ser épicas.

El enfoque del trastorno de identidad disociativo y Elliot

img2

Los primeros siete episodios de la temporada están centrados en un Elliot que, según él mismo nos dice, ha decidido ir a vivir a casa de su madre y ajustarse a una espartana rutina para intentar controlar a Mr.Robot. Hay que admitir que el ritmo de esta primera parte de la segunda temporada no está a la altura de lo que Esmail impuso el año pasado, pero es muy refrescante ver una aproximación de este tipo al mundo de las enfermedades mentales (ya hablamos en su día de cómo la ficción representa un trastorno como el Síndrome de Asperger).

En la primera temporada vemos que los problemas sociales, los ataques de pánico y las alucinaciones que sufre Elliot (síntomas comunes de su trastorno) son puestos al mismo nivel que la acción. Más tarde -tal y como intuíamos- Elliot descubre que sufre un trastorno de la identidad disociativo y que Mr.Robot es una personalidad creada por él que, además, comparte imagen con su difunto padre. Estamos acostumbrados a que el fin de la historia sea ese. A que todo acabe una vez el personaje descubre que “era él” y había sido él todo este tiempo. Pero para Esmail esto era sólo el punto de partida.

La condición de Elliot no era un tropo ni una herramienta para hacer al personaje más interesante sino uno de los elementos que lo construyen y que más que influye en su forma de ser y pensar. Esto lo sabe muy bien Rami Malek, que ha confesado en múltiples entrevistas, tanto antes como después de ganar su merecido Emmy, que consulta a un terapeuta para que le ayude a construir el personaje sobre una base real. La revelación de la identidad de Mr.Robot disipa la paranoia de Elliot -que ahora comprende muchas cosas de su pasado más reciente- pero le genera un profundo miedo y rechazo hacia sí mismo, así como una profunda desconfianza hacia nosotros (su amigo invisible) al que ahora prefiere engañar hasta descubrir si es o no de fiar.

Justo a mitad de la segunda temporada (demasiado tarde para mi gusto) Elliot nos confiesa que nos ha estado mintiendo. El engaño no era lo suficientemente bueno y las pistas estaban ahí (los mejores detectives de Reddit ya habían destapado el pastel en el capítulo 1), pero ese detalle -el que Elliot quiera engañarnos y recele de nosotros para después volver a confiar- crea un ambiente y una relación con la serie de lo más interesante. Nosotros, al igual que los demás personajes, tenemos una relación con el protagonista que puede ir cambiando según avanza la trama. La revelación de la midseason era el descubrimiento de que que Elliot estaba en la cárcel y que su retiro no era tan voluntario como nos había hecho creer.

img3

Ese tiempo de condena había ayudado a Elliot a reconciliarse, al menos temporalmente, con Mr.Robot, y a llegar a la conclusión de que lo mejor para ambos era trabajar juntos. También le había servido para desmontar un oscuro mercado online (no nos vayamos a olvidar de que nuestro protagonista es un hacker), una trama insignificante e insatisfactoria que en todo momento me daba la sensación de estar haciéndonos perder el tiempo.

A partir su puesta en libertad Elliot se diluye y no vuelve a cobrar presencia de nuevo hasta el tenso y sorprendente final. Esmail puede hacer esto porque cuenta con unas secundarias tanto o más interesantes que el personaje principal.

Mujeres fuertes, mujeres débiles y su lucha contra el poder

mr-robot-segunda-tempora-angela

Angela Moss

Todos los secundarios (entendiendo secundarios aquí como personajes que tienen trama propia además de colaborar en la principal) en esta temporada de Mr.Robot son mujeres. Todos. Además, estos personajes pasan de sobra los test más comunes para evaluar el sexismo en la ficción.

La mujer con más presencia en esta tanda de capítulos es Angela Moss, amiga de la infancia de Elliot, cuyos planes no nos quedan totalmente claros en ningún momento. Las tramas referentes a Angela no sólo se presentan de forma confusa sino de manera tan repetitiva como los mantras que la muchacha parece estar escuchando todo el tiempo. Siempre intuimos que Angela quería vengarse de E-Corp, la empresa responsable de la muerte de su madre, pero también era evidente lo que el dinero y el poder atraían a la muchacha. Las conversaciones con su jefe, Phillip Price, aunque rodadas de forma brillante, no hacen sino repetirnos una y otra vez casi la misma información. No es hasta que la chica comienza a relacionarse con fsociaty/Whiterose que su personaje cobra verdadero interés.

No obstante, no se puede negar que Angela, al igual que Joanna, son dos mujeres fascinantes. Aunque pueda parecer que no tienen poder por si mismas, ambas, con sus frías personalidades (es muy interesante ver esto en la madre novata Joanna, aunque creo que su tiempo en pantalla ha sido excesivo) y proyectando una seguridad que quizás no tengan realmente, son capaces de conseguir absolutamente todo lo que se propongan, usando para ello muy limitados recursos.

mrrobot_aspot_208_fullep_hp_2880x1260-4-1200x525

Darlene

En el lado opuesto están Dom, la agente de FBI encargada de investigar el 5/9 y Darlene, la hermana de Elliot, que ahora debe liderar fsociety. Ambos personajes son todo sentimiento. La soledad de Dom y su ansia por llenar su vida personal la definen de forma clara. Centrada en su trabajo, lo único que parece funcionar en su vida, se encuentra durante toda la temporada enfrentándose a un jefe que no la deja avanzar en sus pesquisas.

Es también un hombre -Elliot- el que retiene a una Darlene que se siente incapaz de llenar el hueco dejado por su hermano en la organización. A pesar de sus esfuerzos, Darlene no es un líder natural y son sus errores los que terminan poniendo en peligro tanto a los otros miembros de fsociety como a sí misma.

En uno de los capítulos finales, en una interesante conversación con Cisco, Darlene cuenta que el único momento en su vida en el que se sintió especial fue al ser secuestrada de niña en un parque de atracciones. Este momento, en el que descubrimos la enorme fragilidad y debilidad de un personaje que muchas veces actúa de forma brutal, debería ser suficiente para replantearnos la petición de personajes femeninos fuertes. A veces, los personajes débiles -interesantes y bien escritos- son tan necesarios, o más que los fuertes.

https://www.youtube.com/watch?v=u6G5Gc86NyQ

Pero si hay un personaje femenino peculiar en Mr. Robot es, sin lugar a dudas, Whiterose. La misteriosa mujer, obsesionada con controlar el tiempo y lider de Dark Army, es la única secundaria con poder propio de la ficción. Sin embargo, para lidiar con sus iguales, Whiterose debe ocultar su identidad de mujer trans y presentarse como un hombre, concretamente como el ministro chino de seguridad, y así cubrir las huellas de lo que su otra mano está haciendo.

La presencia de Whiterose, al igual que la de otros personajes femeninos como Trenton o incluso Darlene, no sólo muestran el compromiso de Esmail -descendiente de inmigrantes egipcios, como su protagonista- con la visibilidad racial, cultural, sexual y de género sino que consigue eliminar la falsa noción de que sólo los hombres blancos cishet están interesados e involucrados en el mundo de la tecnología.

Sam Esmail y el concepto de la televisión de autor

img6

Todos los episodios de esta segunda temporada han sido escritos y dirigidos por Sam Esmail. Es su serie, es su visión y USA Network le da la suficiente libertad para hacer lo que quiera con ella. Y sí, es porque puede que incluye escenas surrealistas en donde una niña de diez años pregunta a Angela si alguna vez ha llorado durante el sexo, secuencias de veinte minutos que imitan a una sitcom de principios de los noventa o metaconversaciones en las que uno de sus personajes menciona otra de las series de la misma cadena.

Más allá de las tramas y de los personajes lo que más críticas ha levantado en estos nuevos episodios es el hecho de que Esmail impregna cada fotograma y cada línea de diálogo con un estilo muy personal que, al parecer, molesta a muchos. Y les molesta porque es televisión. Porque creo nadie criticaría una película con un plano fijo tan impresionante y lleno de detalles como el del tiroteo de Dark Army en Lupe’s.

Se tilda a Esmail de pretencioso porque, no contento con inspirarse en lo que le gusta (cine de los ochenta y noventa, Kubrik, Lynch y Fincher, entre otros), retuerce esta inspiración hasta conseguir hacerla suya. En vez de lanzar las referencias crudas a la cara (que al parecer ser, es lo que ahora gusta), Esmail se toma en serio a sí mismo como autor en un mundo en donde hacerlo es ridículo y en el que es mejor tomarse todo a broma.

Sin embargo, y más allá de este ataque, que me parece injustificado y cruel, lo que se atisba es el nacimiento de un concepto en camino de definirse, el de la “televisión de autor”. Si, siempre han existido showrunners especialmente implicados que funcionaban como sello de calidad (David Simon y Kurt Sutter son buenos ejemplos de esto). Sin embargo, producciones como la primera temporada de True Detective (2014-) o esta de la que hablamos evidencian que los creadores tienen intención de hacer televisión de una forma mucho más íntima y personal. Lo que nos lleva a…

Mr. Robot en otras pantallas

Captura de un puzzle en la web de E-Corp

Un puzzle en la web de E-Corp

Es evidente la intención de Esmail de hacer de Mr. Robot un fenómeno con mayor alcance que el de una simple serie de televisión. De construir un producto que tenga a la gente especulando de manera tal que sean los propios consumidores los que se conecten a internet buscando de forma activa la propia publicidad. Perdidos (2004-2010) sabía mucho de esto. Los que vieran la serie durante su emisión original no sólo recordaran las teorías y especulaciones de los espectadores más fantasiosos (y atentos) en los foros de internet sino también las extrañas webs “paralelas” con las que Lindelof y Abrams nos entretenían fingiendo que nos proporcionaban información clave.

Las estrategia en este caso es bastante parecida. Tanto la cadena como Esmail son conscientes de que la serie no puede promocionarse de la manera habitual. Con su mensaje antisistema y anticorporativista, una campaña al uso podría parecer desconectada de la oscuridad en la que se envuelve la ficción y de la forma de pensar de su personaje principal. Inspirándose en Perdidos, USA Network lanzaba una campaña, bastante agresiv, por cierto, que empezó antes del arranque de la temporada y se ha mantenido activa hasta ahora.

Una de las webs promocionales de la temporada.

Una de las webs promocionales de la temporada.

Con la puesta en marcha de ciertos dominios, como uno a nombre de Evil Corp (la manera que tiene Elliot de referirse al conglomerado E-Corp) u otro de Confictura Industries (los encargados de fabricar las libretas que usa Elliot en la cárcel), se iniciaba un juego en los que los participantes debían encontrar y descifrar ciertas pistas para continuar recibiendo información (si os interesa, podéis ver el desarrollo y las claves aquí y aquí).

El ambiente underground está muy bien conseguido y las webs perfectamente diseñadas -tan llenas de detalles y easter eggs como la serie-, para que parecieran exactamente lo que tenían que parecer, algo no-demasiado-real. Uno de los objetivos, además de divertir, llamar la atención y viralizar la información, era que los espectadores introdujeran su email en la newsletter de USA Network para que, bajo la identidad de fsociety, se les avisara de la emisión de un nuevo capítulo, cosa que se hacía cada semana de forma diferente y original.

Otra muestra de la atención al detalle y del conocimiento del medio que tienen sus creadores es el evento en live-stream para promocionar la premiere en el que fsociety “eliminó” en directo 100.000 dólares en deudas. Este evento, que se emitió vía Twitch, ha sido visto más de 1.6 millones de veces y es hasta la fecha la campaña más exitosa de la agencia de publicidad que la ha llevado a cabo.

img9

Otro tiro certero fue el videojuego para móviles que se lanzaba justo cuando llegábamos a la midseason. Creado por Night School Studios, 1.51exfiltrati0n.ipa. funciona como una app de mensajería que nos lleva a entablar conversación con varios personajes de la serie a quienes hay que sonsacar información. El gameplay nos lleva a practicar la ingeniera social que tanto se nos menciona como pilar básico de un buen hackeo. Además de entretener (está muy bien escrito) y de proporcionarnos información muy interesante sobre cierto secundario, el juego es un disparador de la paranoia que hace que el jugador se replantee mil veces si está seguro de que, cuando escribe un mensaje, está o no hablando en realidad con la persona que imagina.

Lo que parece que no puede negarse es que Mr. Robot es una serie que está esforzándose por innovar, no sólo dentro de la ficción sino también fuera: desde la forma en la que se produce a la manera en la que se acerca a su público. Sí, puede que esta temporada haya sido una montaña rusa (y no siempre en el mejor sentido) pero, con sinceridad, tanto mimo en el producto resulta adictivo. No podemos esperar a las sorpresas de la tercera temporada.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

3 comentarios

  1. qwerty dice:

    No tengo muy claro que la primera temporada fuera (precisamente) "muy fresca". Todo lo "Fight Club" era bastante evidente. Lo que sí que creo que había era honestidad. Elliot es Tyler Durden, o algo. PUM. Y quizás eso es algo que a cambiado en la segunda temporada. La serie/Elliot nos miente, y eso cambia nuestra perspectiva (en parte creo que preferimos creernos muy listos y destapar el misterio antes que la serie; que quedar en evidencia y darnos cuenta que el relato nos ha mentido y nosotros nos lo hemos creído).
    Aún así, con los fallos que pueda tener la serie, la frases grandilocuentes, etc… me parece una serie cojonuda. Sumamente inquietante y que quizás tiene el mayor fallo cuando revela sus planes. Si algo no me ha gustado de esta segunda temporada es ese descubrimiento del PLAN. Que todo se reduzca a eso, cuando parecía algo mucho mas gordo (en ese sentido, el proceso de Angela, y su acercamiento al Dark Army es mucho mas interesante. Casi parece una secta y que le hayan lavado el cerebro).

    pd: Lo que comenta sobre la conversación entre Darlene y Cisco puede ser todavía mas jodido. Al parecer Angela utiliza el alias de Claudia Kincaid para comunicarse con Elliot. Reddit dice que: "hat movie (and the book it is based on) has a character named Claudia Kincaid, a 12-year-old girl who feels unappreciated at home and plans to run away.
    And that’s pretty much the story that Darlene tells to Cisco at the hospital."
    https://www.reddit.com/r/MrRobot/comments/51p9yk/spoilers_s2e10claudia_kincaid/

  2. MartaTrivi dice:

    Hey, qwerty! Lo de "fresca" lo digo precisamente por la honestidad que mencionas. Mucha gente no quería creer que Elliot y Mr.Robot eran la misma persona porque les parecía demasiado evidente y tengo la sensación que Esmail lo escribió de esta forma tan directa precisamente por eso. Sabía que no podía engañar a la generación que ha crecido con El club de la lucha pero también que
    este público buscaría un giro retorcido así que hacerlo simple era, en si mismo, una distracción.

    La verdad es que la temporada hace aguas precisamente porque no pasa nada. Todas las tramas se resuelven en nada o van a un punto que no es precisamente espectacular pero, eh, las segundas temporadas son difíciles y precisamente por eso seguiré confiando en Esmail.

    Sobre lo de Darlene y Cisco, no he querido incluirlo en el artículo porque hay gente que no le gusta leer teorías pre-temporadas pero lo gracioso es que Darlene usa Dolores H4ze como screen name y ese es el nombre completo de Lolita (la novela de Navokov). Precisamente, una niña que fue secuestrada por su violador (y el asesino de su madre).
    Lo de Claudia Kindcaid se dice en la primera temporada en la fiesta de del jefe de Elliot. Angela y Elliot hablan sobre cuando se fugaron para vivir en el museo de historia natural porque habían leído ese libro. Creo que lo de llamar a Angela así (es como Elliot la tiene registrada en el móvil) no es más que un alias cariñoso.

    Un saludo y gracias por leer.

  3. jojo dice:

    Palahniuk y Fincher deberían aparecer en los créditos de la serie. Una cosa son los guiños, inspiraciones u homenajes, pero otra es la burda copia. Quítale el rollo hacking, y tienes Fight Club al 100%, pero en peor (el personaje de Christian Slater se me hace insoportable). Hasta la hacktivista femenina – casualidad!, aquí también se forma un ejército – recuerda a Marla estéticamente. No sé qué tipo de serie de autor es ésta, en la que no hay absolutamente nada orignal. Incluso lo único que no se ha copiado de Fight Club, las visitas al psicólogo, son clavadas a las de Tony Soprano.

Los comentarios están cerrados.

'Mr.Robot' S02

Año: 2016
La segunda temporada de Mr.Robot funciona más como producto que revoluciona las redes que como serie de televisión. Su brillante música y cinematografía no logran ocultar los bandazos de un guión intencionadamente confuso.
Director: Director: Sam Esmail
Guión: Guionista: Sam Esmail
Actores: Intérpretes: Rami Malek, Christian Slater, Portia Doubleday, Carly Chaikin