Música Canina 19: Beyond The Dance

Esta semana, nuestra playlist se pone fina: un surtido de temazos idóneos para cerrar garitos, bailar un agarrao en brazos amorosos y encarar con elegancia el fin de la noche.

Las luces se encienden. La pista empieza a vaciarse, pese a las protestas de aquellos que aún quieren más. Los camareros tienen la expresión propia de aquel que ha visto pasar toda su vida frente a sus ojos (y, probablemente, así haya sido), y a las extremidades empieza a acudir ese cansancio propio de una de esas noches que se prolongan hasta el amanecer o más allá. Aparentemente, de no ser uno el hombre más fuerte del mundo (que diría Scott Walker) un momento así sólo permite dos opciones: o irse a buscar un after, y que sea lo que quiera el Dios de la química recreativa, o tirar para casita y confiar en que la resaca sea clemente. Pero claro, en CANINO nos gusta tirar por el camino de enmedio. Y, en esta ocasión, el camino de enmedio es una tradición muy bonita y hoy en día en desuso: la del baile agarrao.

En realidad, esta forma de acabar las noches mesuradamente en lo rítmico y apasionada en lo carnal es conocida por muchos DJs, quienes saben que no hay nada como pinchar una lenta para que el público se resigne a lo inevitable y las parejas se arrullen con más vigor. Pero que nos aspen si hay mejores formas de ir frenando los excesos que las que pueden encontrar aquí: desde ese David Bowie dispuesto a vender su alma al Festival de San Remo traduciendo Space Oddity al italiano (con una letra de Mogol, el letrista de cabecera para Lucio Battisti y otros grandes) hasta unos Blur que se apoyan en la voz de Laetitia Sadier (Stereolab) para llegar hasta el final del asunto, aquí encontrarán efusiones de intimidad que van desde lo apoteósico (Ramones, Transvision Vamp, Módulos, Fleet Foxes, Elvis Presley) hasta lo susurrante (Damien Rice, Everything But The Girl), pasando por esa sordidez que sólo Lou Reed, Nick Cave, The Stooges (¡gasp!) o Soft Cell podían aportarnos. No todas las noches acaban bien, ya se sabe.

Pero ojo, porque, a pesar de todo esta playlist no huele precisamente a regurgitación alcohólica: con sus maneras de ligón de bar (un poco perjudicadas, ya se sabe, pero la hora es lo que tiene), Bryan Ferry está aquí al frente de Roxy Music para presentar a una cuadrilla de damas y galanes en la que figuran Burt Bacharach, Calle 13, Beyoncé, Van Morrison, Dinah Washington o el inmarcesible Richard Hawley, entre otros. Y, por supuesto, también ese Marvin Gaye dispuesto a ejercer como terapeuta sexual con caja de ritmos. En resumen, una colección de temazos con los cuales desfallecer sobre unos brazos queridos, abandonarse a formas más sutiles de lo dionisíaco o, en último caso, acunar pacíficamente la morriña pensando que a solas no se está tan mal. Pero atentos, porque dentro de siete días esta playlist se habrá desvanecido cual subidón de sábado noche, y tocará espabilarse de nuevo…

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad