Música Canina 23: Anda suelto Satanás

En esta playlist no sólo hay Metal, pero garantizamos que es cien por cien apta para poner los cuernos: casi tres horas en compañía del Maligno, sus ángeles y los músicos que le han dedicado temazos (y de Miguel Bosé).

Queridos hermanos y hermanas: esta semana, la playlist de CANINO se deja de frivolidades para advertiros de un grave peligro para vuestras almas. Porque habéis de saber, miembros de nuestra congregación, que un poder siniestro y oculto acecha en vuestras canciones favoritas. Como decían The Louvin Brothers, esa entrañable pareja de hillbillies fundamentalistas, Satán es real. Y no sólo eso: sus garras se extienden hacia vuestros tiernos corazones desde los discos de vuestros artistas favoritos.

Como nunca es tarde para renunciar al Maligno, a sus pompas y a sus obras, hemos preparado una playlist que os mostrará la clase de música demoníaca de la cual debéis manteneros alejados. Por supuesto, contamos con representantes del blues (la música diabólica por excelencia, repleta de artistas que, como Robert Johnson, vendieron sus almas en un cruce de caminos) y de Metal, con Mötley Crue, Candlemass, Electric Wizard Barón Rojo (por citar sólo unos pocos) cantando las loas del Enemigo. Otros endemoniados, como Current 93, Javier Corcobado (en el trío infernal de Demonios Tus Ojos) HIM apuestan por otra clase de oscuridades que, igualmente, huelen a azufre. Pero no os confiéis: los mensajes del Averno también vienen ocultos en otras sonoridades: la filiación luciferina de The Rolling Stones, Elvis Presley, Los Planetas Orbital es bien sabida, pero andad prevenidos contra las tentaciones con las que rameras babilónicas como Madonna, Kylie Minogue Christina Rosenvinge regalarán vuestros oídos, porque su propósito es arrastraros hasta la perdición.

Andad con ojo, eso sí, porque si sometéis vuestras almas a esta ordalía, no tardaréis en encontraros con el auténtico mensajero del Adversario, Ruina de Reyes, Ángel del Pozo Sin Fondo, Gran Bestia 666, Príncipe de Este Mundo y Padre de las Mentiras. Y el nombre de ese emisario no es otro que Miguel Bosé, quien os agarrará muy suavemente y os arrastrará al abismo en un pispás. Y allí permaneceréis, encadenados al Fuego Eterno… hasta la semana que viene, cuando esta selección se vea reemplazada por otra de inspiración más virtuosa.

Publicidad