Música Canina 5.0: Queremos sentirnos sucios

Nuestra quinta playlist semanal nos encuentra de un subido ánimo sicalíptico. Tras haberte expuesto a esta colección de temazos pecadores, sentirás la urgente necesidad de darte una ducha fría.

Nuestra colección canina de temazos semanales acaba de llegar a su quinta entrega. Ha pasado un mes de andadura volviéndose más compleja, más larga y más arriesgada en el proceso, y, como suele pasar en esta clase de maduraciones, ha empezado a experimentar determinados cambios y pulsiones que le llevan a buscar contactos íntimos, personales y con abundante intercambio de fluidos. Vamos, que está más salida que el pico de una plancha. Ante lo cual, nosotros hemos reaccionado como progenitores responsables: elaborando una colección con las canciones más obscenas y sicalípticas que hemos podido encontrar, y hallándonos en nuestras manos (ejem…) con una colección de odas al sexo guarro.

Para nuestro cabaret erótico y musical nos hemos agenciado un maestro de ceremonias a la altura: Marc Almond, siguiendo el ejemplo de Truman Capote y recurriendo a «mamá puño y sus cinco hijitas» cuando el ligoteo se le resiste. Pero estas cosas, si bien satisfactorias en solitario, piden compañía, así que hemos tirado de agenda y recurrido a compañeros de juegos excepcionalmente habilidosos… si bien, en algunos casos, algo dados a forzar los límites. Allí están, sin ir más lejos, Alice Cooper, Depeche Mode y Lunes de Hierro (proyecto paralelo y guitarrero de Aviador Dro) sacándole brillo a los látigos y las esposas, o Thin Lizzy, con el siempre lascivo Phil Lynott recordando que, para una buena bajadita al pilón, hay que mover la lengua como si se cantase Sha-la-la. Mientras, Nine Inch Nails cruzan la barrera de lo permisible, Desechables extienden sus afanes lúbricos al reino vegetal, Siniestro Total anhelan Encuentros en la tercera edad Mireil Wagner canta no sabemos qué cosa sobre la muerte…

En fin, mejor no nos ponemos lóbregos, porque aquí la cosa va de regodeo: Cindy Lauper, She Wants Revenge, Add N to (x) (exigiendo nada menos que «dedos de metal sobre mi cuerpo») The Coathangers se unen a la orgía, mientras Da Vinci’s Notebook nos recuerdan que todo esto se resume en Internet Porn. Para terminar, y como no podía ser de otra manera, la Susan Sarandon desmelenadísima de The Rocky Horror Picture Show entonando el Touch-A Touch-A Touch Me despide la fiesta: ahora toca fregar tanta viscosidad… y esperar hasta la semana que viene, cuando esta lista se vea reemplazada por otra igual de estupenda pero, seguramente, algo menos calentorra.

Publicidad