Música Canina: Canciones con mucha letra

Aunque a veces sea difícil creerlo, los rockeros leen. Y no sólo eso: también escriben canciones sobre los libros que les gustan. Aquí tienen unos cuantos clásicos del rock literario, desde Nick Cave con Peter Straub hasta David Bowie con George Orwell.

Misterios de la vida: si, a veces y a tenor de cómo se comportan, uno duda de que sus músicos favoritos sean capaces de pensar sin mover los labios, imagínate lo que le costará imaginárselos leyendo. Pero, qué cosas, resulta que a algunos músicos sí que les va eso de la literatura, hasta el punto de escribir canciones basadas en sus libros favoritos. De eso, precisamente, va nuestra playlist canina de esta semana.

Algunas elecciones son medianamente esperables: que Kate Bush le debió su primer hit Emily Brontë y sus Cumbres borrascosas (o, mejor dicho, a una adaptación cinematográfica de la novela) es de dominio público. Como también lo es que Nick Cave, siempre letrado él, se lo pasa pipa leyendo los libros de terror de Peter Straub, igual que Alaska y los Pegamoides con Stephen King. Asimismo, la tribu del Metal siempre ha conservado el carné de la biblioteca cerca de su corazón (de metal), con lo que esos Mastodon dándolo todo en nombre de Moby Dick, Los Suaves arrimándose a Pío Baroja, resultan tan esperables como unos Génesis (los de Peter Gabriel, ojo) inspirándose en Arthur C. Clarke para un espasmo sinfónico-progresivo. Pero, ¿y lo de The Strokes con Aldous Huxley Un mundo feliz? ¿Y esos Joy Division acogiendo a J. G. Ballard como su señor y salvador personal? Eso, por no hablar de Jefferson Airplane reconociendo afinidades lisérgicas en Lewis Carroll, o de XTC inspirándose en la serie de libros infantiles Querido Dios… para componer una demoledora oda al ateísmo. Hay que ver, este Andy Partridge, qué malo es…

Así, entre best-sellers y obras de culto, entre narrativa y ensayo, se mueve nuestra lista. Examinen sus anaqueles y hojeen sus volúmenes hasta la semana que viene, cuando dejemos de nuevo los tochos en la estantería y nos demos de nuevo a la mala vida.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad