[Música Canina] Ciudades en llamas con el rock’n’roll

La música pop más vigorosa siempre ha olido a asfalto. Nuestra playlist canina de esta semana lo demuestran contando las grandezas y las miserias de la ciudad como concepto... y como realidad.

¿Somos nosotros quienes las infestamos como parásitos? ¿O son ellas las que nos asfixian como a peces encerrados en un acuario sucio y estrecho? Cualquiera sabe, pero una cosa es cierta: la música popular, sobre todo en sus variedades más agresivas y grasientas, huele a asfalto, a cuarto mal ventilado, a tubo de escape y al tufo que dejan escapar las rejillas de ventilación del metro en invierno. A ciudades, en definitiva.




Los hay que le cantan al asunto de una forma épica, como esos Simple Minds instrumentales y todavía postpunk o esos Talking Heads tan neoyorquinos que daban hasta rabia. Los hay que proceden de urbes con fama pesadillesca (el Glasgow de Primal Scream) o aquellos que emplean la cosa urbana como metáfora (en el caso de The Cars, de un subidón de farlopa). Otros han llegado desde lugares que no sabrías localizar en el mapa (Nick Cave nació en un pueblo australiano llamado Warracknabeal: ahí es nada) o desde rincones que crees conocer bien hasta que escuchas sus descripciones. Pero todos, todos pasan sus vidas en urbes inmensas cuyos callejeros trazan acorde a acorde. Te dejamos con ellos hasta la semana que viene, cuando (con suerte) nos vayamos a otros lugares donde el aire es más limpio y los ritmos son más pausados.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad