[Música Canina] Disco: la guía definitiva

¿Estás preparado para romper la pista? Ponemos a girar la bola de espejos en una playlist de tres horas que te hará bailar hasta morir, de Donna Summer a Pegamoides y mucho más allá.

Tenía que pasar. De tanto ponernos anfetamínicos con el postpunk y alucinar con la psicodelia, la realidad ha dado un vuelco y nos hemos precipitado a una dimensión alternativa donde las chicas llevan vestidos sueltos de Halston o jump suits de Yves Saint Laurent, mientras que los chicos lucen pantacas de campana y camisas con alerones. Todos y todas se alzan una plataformas y unos tacones que nos hacen preguntarnos, no ya cómo se las apañan para bailar sin descanso, sino cómo pueden tenerse en pie. Y, entre brillos estroboscópicos, hielo seco y baldosas que se iluminan al pisarlas, un DJ de afro monumental y presencia casi divina hila un temazo tras otro en la noche interminable. Por si quedasen dudas: la playlist canina de esta semana va de música disco.




Pero ojo, ¿de qué música disco estamos hablando? Porque hubo muchísimas, y las sigue habiendo. Tenemos a la hija golfa del soul y el funk, la de LaBelle, Tina Charles, Chic o los MFSB (“Motherfuckin’ Sons of a Bitch”), entre muchísimos otros. Tenemos también ese lado electrónico, el de Patrick Cowley con Sylvester Donna Summer con Giorgio Moroder, que acabará pariendo al house y dando forma al pop moderno. Eso, por no hablar de las estrellas del rock que se apuntaron a la movida (Kiss, The Rolling Stones, Paul McCartney) o de su lado arisco, que también lo tuvo. Porque, cuando los punks descubrieron que en las discotecas gays nadie les quería dar de ostias, múltiples hijos del imperdible (de Vivien Goldman Blondie Alaska y los Pegamoides) aprendieron a bailar. Con decir que el portero de nuestro garito tiene el jeto de Frank Zappa, y que Throbbing Gristle son parroquianos…

La puerta espaciotemporal está abierta y ya nadie puede cerrarla: entre brindis con champán, espasmos de todo tipo y gritos enfebrecidos de “Chi-Chi, get the yayo!”, los bajos y las baterías se revolucionan, las divas aúllan y la fiesta se vuelve infinita. Podríamos prometerles que habrá nuevas entregas en las que variemos el set con italodisco, techno y otros bailes modernos, o que saldremos de aquí para ofrecerles una nueva playlist la semana que viene… pero el DJ acaba de poner Disco Inferno y no estamos como para asegurar nada. Burn, baby, burn!

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad