«No es Gollum: es Smeagol» – Peter Jackson, testigo en un juicio político en Turquía

El testimonio tolkieniano del director de El Señor de los anillos y de sus guionistas Fran Wash y Philippa Boyens podría salvar a un disidente de una pena de dos años de cárcel por reírse del presidente Erdogan en Twitter. Si sigue haciendo cosas como esta, lo mismo le perdonamos El Hobbit.

Actualmente, Turquía está en el ojo del huracán (menos metafóricamente de lo que parece, nos tememos) debido a cuestiones sobre las cuales CANINO no quiere pronunciarse sin un análisis detallado. Ahora bien: el país euroasiático también está siendo el escenario de un juicio bochornoso (como lo son todos los procesos que atacan a la libertad de expresión) y en el cual ha participado, como testigo pericial, el mismísimo Peter Jackson. El director neozelandés, así como sus guionistas de cabecera Fran Wash Philippa Boyens, han intervenido a favor de la defensa en el proceso contra el médico Bilgin Çiftçi, que podría enfrentarse a una pena de dos años de cárcel. Su delito: difundir un meme de internet en el que tres imágenes del presidente Recep Tayyip Erdogan aparecen contrapuestas con otras tantas de Gollum.

Resulta que, en Turquía, insultar al presidente es delito penal. De modo que, tras divulgar el meme, Çiftçi no sólo perdió su trabajo en la sanidad pública, sino que también fue puesto ante un tribunal. Sus abogados trataron de obtener un veredicto favorable alegando su derecho a la libertad de expresión, pero, al no resultar eficaz ese argumento, Jackson se ofreció voluntariamente para testificar junto a las dos guionistas. En un comunicado remitido a The Wrapel cineasta, Boyens y Wash afirman que las fotos de marras no corresponden a Gollum propiamente dicho, sino a Smeagol, la parte de su personalidad que no está corrompida por el Anillo Único. Así pues, se trataría de un personaje «dulce y alegre». «Smeagol no miente ni engaña, ni trata de manipular a otras personas. No es malvado, ni un conspirador, ni un embustero: esos son rasgos de la personalidad de Gollum, que en ningún caso debe ser confundida con la de Smeagol».

Aunque el veredicto contra Bilgin Çiftçi acabe resultando condenatorio, cosa tristemente probable dado el trato de Turquía a sus disidentes políticos, la pericia de Jackson y sus colaboradoras para retorcer un argumento queda a la altura de la de James Stewart en Anatomía de un asesinato.

Publicidad